Beneficios de ejercitarse por la noche

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

En junio llega el calor y quienes hacemos ejercicio al aire libre sabemos lo duras que se vuelven las temperaturas para entrenar a ciertas horas. Nunca es mala hora para ponerse a hacer ejercicio, lo importante siempre es hacerlo, según nuestras necesidades y estilo de vida. En esta época del año una buena opción es entrenar por la noche, y hoy vamos a ver los beneficios que esto tiene.

Hay quien dice que si no encuentras un momento del día para hacer deporte es porque no es tu prioridad. Y esto es muy cierto. Hacer ejercicio es un hábito saludable que no solo nuestro cuerpo agradece, también es muy positivo para el estado de ánimo. Por lo tanto el calor veraniego solamente será una excusa para adaptar tus rutinas de entrenamiento y esperar a la caída del sol, cuando la temperatura es más agradable y tu piel no corre peligro.

Las temperaturas son más agradables y te protegerás del sol

Como acabamos de decir, entrenar por la noche en verano tiene la ventaja de que la temperatura es un poco más baja y los rayos del sol están descansando, por lo que no tienes ningún peligro de sufrir una insolación o una quemadura. Tan simple como parece, es una diferencia importante frente a correr bajo un sol de justicia, con sensación de fatiga debido al calor y con índices UV muy altos, que pueden ser perjudiciales para tu piel.

Estarás más activo

Si eres de los que por la mañanas no tiene energías para ponerse a entrenar la noche es tu momento. No eres el único ni mucho menos. Al final de la jornada la mayoría de las personas estamos más activas y dispuestas a hacer ejercicio a pesar del cansancio. Después de todo un día de oficina, el cuerpo pide movimiento. Además, si te has alimentado correctamente al tener los depósitos de glucógeno llenos, tus músculos estarán preparados para ponerse a trabajar a tope.

Después de todo un día de actividad, podemos decir que los músculos están preparados para el ejercicio. No olvides nunca calentar, pero es cierto que al final del día los músculos están más flexibles y dispuesto que por la mañana después de horas de reposo, lo que puede disminuir el riesgo de lesiones.

Es más fácil concentrarse

Busca un lugar que sea tranquilo durante la noche si entrenas al aire libre. El silencio ayuda a concentrarse, y a mayor concentración, mejor rendimiento. Habrá menos coches, por lo que bajará un poco la polución. Si vas a un gimnasio con horario nocturno, también hay menos gente y más silencio, es un lugar perfecto para concentrarse, y seguramente tendrás todas las máquinas para tí.

Esta tranquilidad será también muy relajante. Entrenar de noche, con toda la ciudad en calma es una sensación muy agradable y relajante. Busca zonas bien iluminadas y seguras, y por lo demás ¡la ciudad es tuya!

Tu entrenamiento será tu momento al final del día

Ya seas de los que hacen deporte en compañía o solo, si lo practicas al final del día, será una actividad perfecta para desconectar de todos los acontecimientos del día y concentrarte en tí mismo y en tu bienestar. Tu hora de entrenamiento será un momento para tí, para conectar con tu cuerpo y tu mente, para lidiar con tus problemas y preocupaciones una vez que ha terminado la jornada.

Dormirás mejor

Hacer deporte por la noche te ayudará a dormir mejor. Lo importante es no pretender dormir justo después de la actividad, ya que la frecuencia cardiaca ha aumentado y nuestro cuerpo tarda un par de horas en volver a un estado normal, hemos segregado hormonas como la adrenalina o las endorfinas que nos mantienen activos, por lo que el proceso de normalización del organismo necesita un tiempo. Justo el necesario para restablecernos, estirar, rehidratarnos, darnos una ducha, cenar un poco, algo ligero pero que nos ayude a reponer fuerzas, leer un rato y relajarnos antes de ir a dormir.

Después de ese periodo de recuperación, el cansancio hará su trabajo, y nos ayudará a descansar mejor. El ejercicio regular es una actividad que ayuda a relajarnos y descansar, no solo debido al cansancio, sino que regula los niveles de hormonas asociadas a la relajación y el descanso.

Correr o hacer cualquier deporte por la noche es una opción a considerar, y sobre todo en los meses de verano. Tranquilidad, temperaturas más bajas y un buen descanso son los beneficios generales que te esperan. ¡No te los pierdas!

compartir en redes