¿A qué nos referimos cuando hablamos de conectar cuerpo y mente?

  • Mente
cat-icon-on-post

La conexión entre cuerpo y mente es una de las claves para encontrar el bienestar.

Pero ¿a qué nos referimos cuando hablamos de conectar cuerpo y mente?

Nuestros pensamientos afectan enormemente a nuestra salud. La mente se comunica con el cuerpo y viceversa. Que esta conexión sea positiva es una de la claves para encontrar el bienestar físico y mental. Hoy vamos a hablar de los beneficios de la conexión entre cuerpo y mente y cómo conseguirla.

Tu cuerpo está reflejando tu estado de ánimo.

Cierra los ojos, respira profundamente, empieza a ser consciente de tu peso sobre la tierra, de la presencia de tu cuerpo sobre el suelo, de la posición de los brazos, de las piernas, de la espalda… De esta manera comienzan muchas sesiones de relajación y meditación, y la finalidad de esta práctica es que nuestra mente empiece a reconocer el cuerpo en el que habita, el continente en que se encuentra. Este ejercicio es tan popular porque muchas veces no somos verdaderamente conscientes de cómo se está moviendo nuestro cuerpo, de su comportamiento, y de cómo nos está hablando de lo que necesita.

Fíjate en tu postura, puede que tus hombros estén tensos sin que te des cuenta. Esto además de producir molestias, dolores e incluso contracturas, es un signo de que algo te preocupa o de que te sientes incómodo. Tu cuerpo refleja a la perfección el estado de ánimo en que te encuentras, y si cuando estás preocupado o nervioso siempre tienes algún músculo en tensión, cuando al estar relajado el cuerpo y el organismo también se relajan.

De la misma manera, los estado de ansiedad o estrés afectan enormemente a la salud, y además de alterar completamente el sistema endocrino, las alteraciones en el estado de ánimo pueden acarrear problemas de salud de todo tipo. Es lo que se conoce como somatización.

Conectar el cuerpo y la mente significa estar atento y conocer los mensajes que nos envía nuestro cuerpo sobre nuestro estado de ánimo o de salud. Tu forma de pensar también puede afectar a la forma en que te sientes. La relación que existe entre el cuerpo y la mente es poderosísima, mucho más de lo que puedas llegar a pensar. Cuerpo y mente son aliados. Lo más importante cuando hablamos de conectar cuerpo y mente es conseguir una conexión positiva que beneficie a nuestro estado de salud y de ánimo.

Cuida tu cuerpo con una alimentación adecuada, con ejercicio regular y un descanso apropiado, y tu mente lo agradecerá. Escucha sus mensajes a través de la relajación, la meditación y el ejercicio. Poco a poco comenzarás a notar cómo tu estado de ánimo es más positivo, y cómo el estrés se va reduciendo. El responsable de esto será el equilibrio que se comenzará a crear entre tu cuerpo y tu mente.

Cuando estamos descansados nuestro rendimiento mejora y también el humor, lo que ayudará a eliminar estados de ansiedad, que a su vez favorecerá el descanso y ayudará a que nuestra alimentación sea más equilibrada, lo que repercutirá positivamente en la salud. Todo está conectado.

¿Por qué meditar para conectar cuerpo y mente?

Muchas veces las preocupaciones de la vida cotidiana nos mantienen con el ceño fruncido o en un estado de ansiedad que también afecta a la manera en que nuestro cuerpo produce o sintetiza hormonas que afectan también al equilibrio de la salud.

La atención consciente nos ayuda a concentrarnos sobre la realidad del momento presente, a valorarlo sin juzgarlo y a resolver los verdaderos miedos y preocupaciones a los que nos enfrentamos a diario poniéndoles otros nombres y asignándoles otros responsables.

De la misma manera, las técnicas de relajación y meditación nos ayudan a parar en la vorágine diaria y prestarle atención a nuestro cuerpo y a los mensajes que nos envía. El yoga es también una poderosa herramienta para conectar el cuerpo y la mente. De hecho la palabra yoga, significa unión en sánscrito antiguo.

La meditación, el yoga o incluso la danza son actividades que hacen que trabajemos con el cuerpo, son maneras de hacernos conscientes de la manera que tenemos de movernos. Trabajan la llamada propiocepción, la capacidad que tenemos de sentir la posición relativa de partes corporales contiguas, informando al organismo de la posición de los músculos. Este trabajo poco a poco hace que empecemos a ser conscientes de nuestras necesidades y nuestros estados de ánimo. Trabajar con el cuerpo relaja y produce una sensación de bienestar que se vuelve más permanente con la práctica regular.

En estas prácticas se trabaja siempre con la respiración, un elemento fundamental en el trabajo de conectar cuerpo y mente. Es el principio y el fundamento. Respira, tómate un momento para escuchar a tu cuerpo y deja que tu cuerpo responda a los estímulos de tu mente.

Todo está conectado.

compartir en redes