Slow travel: ¿Qué es y por qué debes practicarlo?

  • Viajes
cat-icon-on-post

Muchos aspectos de nuestra vida están determinados por el tiempo o, mejor dicho, la falta de éste. Vamos al trabajo con prisa, hacemos la compra corriendo, entregamos nuestros proyectos a contrarreloj y todo nos lo piden y lo pedimos con extrema urgencia.

Por esta razón, es normal que, cuando disponemos de unos días de asueto, no consigamos desconectar del todo, ya que llevamos un ritmo acelerado insertado en nuestros hábitos. Pero es hora de decir basta y apuntarse a una nueva forma de viajar: el slow travel, o viajar sin prisa. Si eres de los que necesitan un cambio de marcha y quieres tomártelo todo con más calma cuando viajas, has llegado al lugar indicado. Aquí te vamos a contar por qué debes practicar el slow travel y lo bien que te sentirás a la vuelta de tu próximo desplazamiento vacacional.

¿Qué es el slow travel?

El slow travel, o viajar sin prisa, es una consecuencia del movimiento slow food, cuyos orígenes se pueden encontrar en la Italia de los años 80, como rebelión ante los restaurantes de comida rápida y en defensa de la comida más local, tradicional y saludable.

Según los defensores de este movimiento, para que un viaje o unas vacaciones se consideren slow travel, tienen que darse un par de condiciones imprescindibles.

1. La primera, que la estancia en un mismo lugar sea de una semana al menos.

2. La segunda, que durante la estancia se disfrute con calma de las cosas del lugar, sin dejar que las prisas nos condicionen para visitar la mayor cantidad de cosas en el mínimo tiempo.

 

slow travel

¿Quién practica el slow travel?

Ahora que ya sabes lo que es el slow travel, seguramente estés pensando que no es ninguna mala idea y que, en ocasiones, tú también has pensado en hacer algo así o, en algún viaje, has tenido momentos bastante slow.

Por lo tanto, ya sabes la respuesta a la pregunta de quién lo puede practicar: tú. Pero en el caso de que no te hayas sentido –aún– en la necesidad de viajar sin prisa, ni tampoco conozcas a nadie que lo haya practicado, te interesará saber que el slow travel es algo más frecuente en gente que vive en grandes urbes y cuyo estilo de vida puede ser más acelerado por el propio ritmo de la ciudad, por las distancias que tiene que recorrer cada día, por su trabajo, etc.

Esto tiene una fácil explicación. Al vivir en constante estrés, nos acostumbramos a un tipo de vida muy acelerado y luego, inconscientemente, lo trasladamos a otros momentos en los que no deberíamos estar así. ¿Nunca te ha pasado que, tras un día de tensión fuera de casa, al llegar al hogar sigues con esa misma tensión cuando se supone que deberías poder relajarte y desconectar? Pues, de un modo u otro, lo mismo te puede pasar cuando te coges unos días y te vas de vacaciones.

slow travel

¿Cuáles son las ventajas de practicar el slow travel?

La primera ventaja, como habrás concluido, es la de conseguir un estilo de vida, aunque sea temporal, más relajado y placentero. En el fondo, para eso están las vacaciones, y hay que intentar que cumplan su objetivo.

La segunda ventaja es que, practicando el slow travel, percibirás un lado más auténtico del destino que hayas elegido. No todo consiste en ver atropelladamente el mayor número de cosas, comiendo en el menor tiempo posible y llenando la tarjeta de memoria de la cámara o del móvil con miles de fotografías que luego no recordarás haber hecho y que no sabrás apreciar.

Sumérgete en el ambiente, mimetízate con el entorno y conviértete en uno más de los locales que allí residen. Disfruta de las pequeñas cosas que se te ofrecen, como la gastronomía del lugar, los festivales, las actividades populares y, por supuesto, de los rincones con encanto que tantas historias han vivido y pueden inspirar.

Otra ventaja del slow travel es que tampoco necesitas un gran presupuesto para practicarlo. De hecho, casi al contrario que esos grandes viajes que has hecho alguna vez, lo normal es que necesites menos dinero para disfrutar de este tipo de viajes sin prisa, porque no tienes la obligación de trasladarte a la otra punta del mundo, ni contratar paquetes completos en hoteles de lujo, ni mucho menos pagar los servicios de un guía que te lleve de la mano atropelladamente de una punta a otra de la ciudad para verbalizar lo que ya has leído en muchos blogs y libros de viaje.

slow travel

¿Dónde puedes practicar el slow travel?

En realidad, el slow travel se puede practicar en casi cualquier sitio. Al final, todo depende de lo que te propongas y cómo lo quieras hacer, porque eres tú el que va a determinar el modo de llevar las vacaciones.

De todas maneras, tampoco vamos a negar que hay sitios más propicios para que viajes sin prisa y otros destinos en los que te resultará más complicado, tanto por el resto de viajeros que haya allí como por las propias características del lugar.

Como te hemos dicho anteriormente, la mayoría de la gente que busca viajar sin prisa suelen ser residentes de grandes urbes, o de ciudades modernas en las que los ritmos de vida son bastante acelerados y dan poco margen a la calma. Por esta razón, muchos destinos perfectos para slow travelers son aquellos con entornos opuestos a éstos; es decir, lugares alejados de grandes aglomeraciones, con un estilo de vida más tradicional, cercanos a entornos naturales y que, propiamente, inviten a un estado de calma y desconexión.

En España tenemos la suerte de contar con múltiples opciones de este estilo, tanto en pequeños pueblos como en casas rurales o, incluso, en zonas costeras que no sean las más típicas del turismo masivo.

Así que, si quieres disfrutar de un estilo de viajes diferente, con el que puedas desconectar de un modo más profundo, no tienes excusa. Estamos seguros de que, si lo pruebas, repetirás. Ya sabes lo que dicen: “puede contar más la tortuga del camino que la liebre”.

slow travel

Y, como siempre te pedimos, nos encanta escuchar tus opiniones y experiencias, y si eres un slow traveler –o viajero sin prisa– estamos esperando que nos cuentes cómo lo haces y cómo te sientes al tener unos días con una vida verdaderamente slow.

compartir en redes