Trucos para cocinar de un modo más sano en casa

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Muchas de las recetas tradicionales que preparamos en casa pueden adolecer de un exceso de contundencia que, hoy en día, seguramente nos preocupen más que lo que hacían a las generaciones anteriores. Por supuesto, no está nada mal recuperar y conservar la comida casera, aunque siempre hay que intentar darle un toque saludable para que, además del sabor rico que deleita a nuestros paladares, también nos ayude a llevar una dieta sana y nutritiva. Como seguramente que alguna vez has pensado sobre esto cuando te has puesto a preparar ese guiso que tu abuela preparaba con tanto cariño, te vamos a dar una serie de consejos para que puedas cocinar de un modo más sano sin prescindir de los ingredientes y aromas que convierten a esos platos en imprescindibles de nuestro recetario.

Todo lo que puedas hacer, hazlo tú

Con esto nos referimos a que cualquier cosa, por simple que parezca, siempre será mejor si te encargas tú que si la compras preparada. Esto va, por supuesto, desde los platos o ingredientes congelados y precocinados a otras cosas como la propia mayonesa o la carne picada. Ésta última, cuando ya está envasada en los estantes del súper suele contener partes más grasas y de menor calidad que si la elegimos en persona en la carnicería y pedimos que nos la piquen allí o, directamente, la picamos en casa. Sabemos que es un poco más de tiempo y esfuerzo, pero nuestra salud merece la pena. Y esto también vale para muchas otras cosas, como en repostería, ya que podemos controlar perfectamente las cantidades y los ingredientes que utilizamos, y para consumir otros productos tan habituales en nuestras neveras como los zumos o los purés.

Evita los fritos

Sí, sabemos que los fritos son algo clásico en nuestra gastronomía casera y que, además, son rápidos y están ricos. Pero hay opciones para cocinar de un modo más sano y que pueden satisfacer nuestro paladar y el de nuestros comensales. Una alternativa a los fritos, que, igualmente, nos permitirá ahorrar, es hacer las cosas a la plancha, aunque también podemos asar los alimentos en el horno, que sigue siendo una opción muy sabrosa, aunque le tengamos que dedicar más tiempo. En el caso de que necesites o quieras freír, te recomendamos siempre que lo hagas con un aceite de oliva de calidad –que no hayas utilizado previamente–, que te alejes de los rebozados, ya que requieren de grandes cantidades de aceite para freírlos, y que no frías tus platos con mantequillas o grasas animales.

El aceite de oliva es un gran aliado

Precisamente hablando del aceite de oliva como lo más sano para las frituras, también tenemos que decir que es lo más sano para cualquier otro tipo de platos, ya sean cocinados o en crudo. El llamado oro líquido es un ingrediente fundamental en la dieta mediterránea y aporta grasas saludables para nuestro organismo, siempre que se consuma en su justa medida. Cuando lo vayas a usar para aliñar tus ensaladas o preparar algún plato, también es recomendable que busques un aceite de oliva que sea virgen extra y, para ajustar siempre bien las cantidades, mejor si usas un spray al echarlo que hacerlo directamente de la botella o de una aceitera.

La sal, en su justa medida

No te vamos a recomendar ni a pedir que excluyas la sal de tus platos, pero somos conscientes de que muchas veces se nos va la mano con las cantidades, y esto no es lo más beneficioso para la salud. Tampoco vamos a negar que un plato con poca sal resulta más insípido, pero, además de acostumbrar poco a poco a nuestro paladar, también podemos maquillar el gusto soso con hierbas y especias. Éstas, de nuevo, si son frescas mucho mejor, ya que resultarán aún más sabrosas.

Y lo mismo con el azúcar

El azúcar está en el punto de mira de todo el mundo actualmente y no vamos a ser nosotros los que digamos que es algo súper beneficioso para la salud. Al igual que sucede con la sal, la sensatez y la mesura son fundamentales a la hora de utilizar el azúcar en los platos que preparemos. Algunos nutricionistas recomiendan sustituir su presencia con frutos secos o canela, por ejemplo, y tú puedes probar alguna de estas opciones para ver cuál es la que más te convence.

Reduce el tiempo de cocción de las verduras

Si vas a cocer verduras en agua, espera a echarlas cuando el agua ya esté hirviendo, ya que así reducirás el tiempo que éstas pasan en contacto con el agua y sobre el fuego. También hay otros pequeños trucos que pueden ayudarte a conservar mejor los nutrientes de las verduras y hortalizas, como hervirlas en trozos de mayor tamaño o añadir un poco de zumo de limón. Del mismo modo, con algunos productos también puedes probar a hacerlos en el microondas o, mejor aún, cocinándolos al vapor, ya que mantendrán sus propiedades de un modo mucho más íntegro.

Las carnes siempre magras

Cuando optes por cocinar carne, intenta que sean siempre cortes magros, ya que son más saludables. En el caso de las carnes de ave, evita cocinar con la piel y, para otras carnes, refrigéralas un día antes, y así podrás quitar las partes más grasas con mucha mayor facilidad antes de echarlas al fuego.

Éstos son unos pequeños consejos que puedes ir poniendo en práctica si aún no lo haces y que te permitirán cocinar de un modo más sano y saludable. Como siempre te pedimos, nos gustaría que compartieras tus propios trucos con todos nosotros a través de los comentarios o las redes sociales y, por supuesto, que nos cuentes tus experiencias con estas pequeñas modificaciones en tus recetas. ¡Lo sabroso no tiene que estar reñido con lo saludable!

compartir en redes

te recomendamos