El yin y el yang también pueden formar parte de tu dieta

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

¿Sabías que también puedes aplicar la teoría del yin y el yang a tu alimentación?

Te contamos todas las claves para llevar una alimentación literalmente equilibrada y todos los beneficios que esto supone.

Yin yang. Lo oscuro y lo brillante. Dos fuerzas que son la fase siguiente del tao, el principio generador de todas las cosas, el camino. Este es el concepto del taoísmo que expresa la dualidad de todo lo que existe en el universo. Se trata de dos fuerzas opuestas y complementarias. El yin es el principio de la oscuridad, de lo pasivo, y el yang es la luz, lo activo, la energía. Ambos se necesitan y se complementan, y son dos fuerzas que se encuentran en todos los seres, pensamientos u objetos. Todo tiene un complemento necesario para su propia existencia, y que a la vez está dentro de él.

El yin y el yang simbolizan la armonía, el equilibrio que produce la interacción de estos dos principios complementarios. Dentro de la oscuridad también hay luces y en lo brillante también se encuentra lo oscuro. Yin y yang son opuestos pero interdependientes, en el yin hay yang y en el yang hay yin. Ambos se consumen y generan mutuamente formando un equilibrio dinámico.

Esta dicotomía que rige el mundo y su equilibrio, se encuentra en todas las cosas, también en los alimentos y se puede aplicar a tu dieta para encontrar este equilibrio, que es sinónimo de bienestar. Esta doctrina del yin y el yang es fundamental dentro de la medicina tradicional china. No se trata de hacer una dieta para perder peso, esto no es lo interesante de esta filosofía, sino para encontrar el equilibrio en nuestro cuerpo que nos proporcione bienestar y una salud de hierro.

Una dieta equilibrada es esto

La medicina tradicional china entiende los alimentos como medicinas que nutren, armonizan y equilibran cuerpo, mente y espíritu. Los alimentos, las verduras, las frutas y todo lo que nos da la tierra están cargados de energía, pero la forma de cocinar los alimentos también. Todo es yin o yang en relación a algo. Los alimentos están cargados de la energía vital, el qi, que regula el equilibrio espiritual, emocional, mental y físico y está afectado por las fuerzas opuestas del yin y el yang. Según la medicina tradicional china, la enfermedad ocurre cuando se altera el flujo del qi y se produce un desequilibrio del yin y el yang. Según los alimentos que consumamos y la forma en que los consumimos, se constituirá un equilibrio que produce un estado saludable, o bien un desequilibrio que podrá producirnos enfermedades o malestar.

La diferencia con la concepción occidental, es que nosotros pensamos en los alimentos como proteínas, grasas, vitaminas o calorías. En Oriente se tienen cuenta otras propiedades o estados como la temperatura: caliente y frío, el sabor: dulce o salado, amargo,ácido o picante, crudo o cocinado, hervido o frito, siendo estos diferentes estados los que hacen variar la energía que aportan los alimentos que comemos.

Según las características de cada alimento, éstos se clasifican como yin o yang, siendo por ejemplo aquellos que crecen rápido yin y los que crecen despacio yang. Si se encuentran en la superficie serán yin y si lo hacen dentro de la tierra serán yang. También dependerá de su tamaño, yin si son grandes y yang si son pequeños. Según su origen se clasifican como yin los productos vegetales y yang los de procedencia animal. También se tiene en cuenta propiedades como el olor o su dureza, siendo todo lo referente a la fuerza y la energía (olor fuerte, jugosidad) relativo al yin y lo referente a la neutralidad yang. Lo frío es yin y lo caliente es yang.

Una alimentación equilibrada jugará con estas propiedades combinando alimentos de manera que se equilibren entre sí y así consumir alimentos de los dos tipos. La naturaleza yin de un alimento puede cambiar si éste se cocina mucho o se le añade sal, que son elementos de naturaleza yang. En general, podemos clasificar los alimentos de la siguiente manera:

– Alimentos de naturaleza yin: vegetales crudos, frutas zumos y azúcares. Cualquier cosa hecha con agua como las sopas o las hortalizas como la berenjena. También cortar una comida en trozos pequeños, batirla o mezclarla le sumará atributos yin a su naturaleza: Por el contrario, consumir alimentos enteros los convierte en yang.

– Alimentos de naturaleza yang: Sal, carnes, huevos, aves de corral, pescado y vegetales cocidos. Las plantas que crecen bajo tierra.

Según la forma de preparación, se recomienda cocinar al vapor antes que hornear o freír, ya que cuanto más se cocinen más yang se volverá aquello que consumimos y además se perderán nutrientes.

Dependiendo de donde se encuentre nuestro cuerpo, deberemos comer más alimentos yin o yang para alcanzar el equillibrio que no proporcionará el bienestar y buen estado de salud. Depresión, ansiedad, diabetes, temperatura corporal baja o infecciones con hongos son algunos de los síntomas de que en tu cuerpo existe un exceso de yin. Por otro lado fiebre, ira, úlceras, presión sanguínea alta o inflamaciones son evidencia de un exceso de yang.

En cualquier caso, lo ideal es consumir alimentos lo más neutrales posibles, ya que combinar los dos extremos también puede producir desequilibrio.

Haz ejercicio para que tu energía fluya

En el Universo todo es energía. Nosotros somos energía. Todo fluye, y nosotros también debemos fluir, vibrar y movernos. La medicina tradicional china también entiende que el ejercicio forma parte de una dieta equilibrada, y debemos movernos para hacer fluir correctamente la energía de nuestro cuerpo, el qi. Este movimiento impedirá que la enfermedad se quede estancada dentro de nosotros.

Disfruta de la comida

La medicina china también aconseja cocinar y comer estos alimentos con atención plena, estando presente y disfrutando los alimentos. Disfrutar de lo que hacemos nos conecta con el mundo, con los demás y con nuestro ser interior. Comer conscientes nos hace absorber mejor los nutrientes que hemos ingerido.

Admira la comida, su presentación, la compañía. haz que el acto de comer sea un momento agradable y relajante.

Busca siempre el equilibrio en tu vida para encontrar el bienestar.

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.