Comida rápida y saludable que te puede sacar de más de un apuro

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Vivimos y trabajamos con los tiempos tan justos que, muchas veces, recurrimos a la comida rápida para sobrevivir. Pero a todos nos gustaría poder organizarnos con la antelación suficiente como para poder preparar en casa platos ricos y saludables y no tener que tirar de platos poco saludables, ¿verdad? Si quieres comer un poco mejor y tienes poco tiempo, puedes probar con estos platos de comida rápida saludable que te pueden sacar de más de un apuro. ¡No toda la fast food es trash food!

Cuando hablamos de comida rápida, lo que queremos es un tipo de comida que se pueda preparar en poco tiempo y, a la vez, que también sea susceptible de comer de un modo cómodo y ágil. Lo de la preparación, sobre todo, si la vas a cocinar tú. Pero las sugerencias que te vamos a proponer también las puedes buscar en los bares y restaurantes que visites cuando el tiempo te apremie en la hora de comer.

Una de las opciones más clásicas y recurridas, además de que es fácil de preparar y de encontrar en muchos sitios, es la de las ensaladas. Aunque las ensaladas clásicas se suelan ver más como un plato de entrante o, en cantidades más pequeñas, como guarnición en platos principales de carne y pescado, también se pueden convertir, con un poco de imaginación –y de cantidad– en un plato principal que resulte nutritivo, ligero y rápido.

saludable

Lo bueno de las ensaladas es que los límites están en tu imaginación. En una ensalada puedes echar prácticamente de todo, pero tampoco vamos a abusar aquí de ingredientes que choquen con ese principio saludable que buscamos. Así que olvídate de esas salsas y aderezos contundentes que venden en el supermercado y piensa en un aliño casero. En caso de que no tengas uno a mano o estés comiendo fuera, el aceite de oliva y el vinagre siguen siendo buenas soluciones.

La ensalada más habitual en nuestras mesas puede ser la típica de lechuga, tomate y cebolla. Pero es cierto que esto, aunque sea en una cantidad grande, puede resultar insuficiente por sí solo. Las ensaladas mixtas son un poco más completas, y suelen contener otros productos como espárragos, atún y huevo cocido que ya resultan más nutritivas y también pueden saciarte. Pero claro, no vas a comer todos los días lo mismo, ¿verdad?

Para buscar un poco de color y originalidad, no solo puedes echar otras hojas verdes, como espinacas o canónigos, sino que también hay ingredientes crujientes que le aportan otra textura y otro sentido a tu ensalada. Prueba a echarle un poco de manzana, repollo crudo, pepino y frutos secos como nueces o piñones. Y si quieres algo de carne, también puedes echarle un poco de pollo, que encaja perfectamente en este tipo de platos.

Las frutas son otro gran recurso para las comidas rápidas. De hecho, hay alguna cadena de restaurantes de que ha incluido las tiras de manzana en sus menús, como sustituto de las patatas fritas. Unas piezas de fruta, bien cortadas y metidas en la ensalada, o por sí solas, pueden servir también como comida rápida útil y saludable.

Nuestro amigo el aguacate también, por supuesto. El aguacate tiene una cosa muy buena, y es que es súper versátil. Tanto en las mismas ensaladas como en una tosta, es algo que queda genial. Y sí, una tosta de pan (si es con cereales, mejor) y aguacate en rodajas o machacado te puede resultar una comida rápida sana y sabrosa. Es algo realmente sencillo de preparar, y con solo echarle un poco de sal y pimienta, o un poquito de aceite de oliva, es delicioso. Pero, por supuesto, también puedes completar esa tosta o sándwich, con otros ingredientes como pollo, queso o tomate.

saludable

Si quieres ir más allá de las frutas y verduras en tu menú de comida rápida, también tienes la opción de las legumbres, que igualmente resultan versátiles y se pueden apañar en muchos platos de un modo rápido y saludable.

Hay muchas recetas frías con alubias o garbanzos como base, ya sea acompañadas por esos ingredientes que también sueles echar a veces en alguna ensalada, como pimientos, cebolla o atún, o incluso con berenjena.

Hablando de garbanzos y de comida rápida no nos podemos olvidar del hummus, que es muy fácil de preparar, y también es económico, a la vez que sabroso y saludable. Además, es perfecto para comer con crudités como zanahoria, apio, pimientos, pepino, o también en alguna variante, como el hummus con remolacha o, sustituyendo los garbanzos por berenjenas, para darle un toque original y distintivo.

saludable

Obviamente, no nos íbamos a olvidar de otro tipo de platos a los que comúnmente también se les llama ensaladas, más por su carácter fresco y variado, aunque su base sean el arroz y la pasta. Como sucede con las ensaladas verdes, son platos de comida rápida en los que pueden participar tantos productos e ingredientes como nos podamos imaginar, y con los que también se nos puede escapar la cantidad de calorías si no controlamos un poco.

Pero con ingredientes como un poco de lechuga, tomate, cebolla, zanahoria, atún, aceitunas o maíz podemos conseguir un plato rico y completo, a la vez que fácil de preparar y perfecto para una comida ágil y ligera.

saludable

A partir de ahora, cuando pienses en comida rápida ya no pensarás irremediablemente en esos menús llenos de grasas y calorías que, aunque te resulten muy sabrosos y saciantes, sabes que no son los más recomendables para tu salud. Dale una vuelta a la comida rápida y conviértela en la opción sana y nutritiva que siga siendo compatible con ese ritmo acelerado que te impone el día a día.

Por supuesto, si tienes alguna receta, truco o consejo que quieras compartir con nosotros, aquí estamos deseando conocerlos. ¡Cuantas más opciones de comida rápida saludable tengamos entre todos, mucho mejor!

compartir en redes