Por qué tienes que ir a Japón (si no has ido) y por qué tienes que volver (si ya has estado)

  • Viajes
cat-icon-on-post

Japón es uno de los países más fascinantes. Aunque no tiene la enorme extensión de China, la cantidad de maravillas y atractivos que contiene su geografía es comparable a la de su población, con una de las mayores densidades del mundo. Y, aunque esté un poco lejos y no se pueda ir para un fin de semana, son muchas las personas que ya han ido y han decidido volver. ¿A qué se debe esto? ¿Qué tiene Japón que lo hace tan diferente? Aquí te lo vamos a explicar, para que descubras por qué tienes que ir a Japón si no has ido antes, y por qué querrás volver allí en cuanto puedas.

Por qué tienes que ir a Japón

Japón es un país diferente. Ya sabemos que esto puede sonar a tópico y que, probablemente lo hayas leído y oído de multitud de sitios, pero podemos garantizarte que, en este caso, el tópico se cumple.

Y ¿por qué Japón es un país tan diferente? Bueno, tal vez lo primero que tengamos que matizar es que es diferente con respecto a lo que nosotros solemos encontrar habitual o cotidiano. Esto no solo se debe a que es un país lejano, situado prácticamente en el extremo opuesto del planeta, sino a que, por su historia en los últimos siglos, su cultura y tradiciones han permanecido muy firmes y han impregnado fuertemente su carácter actual.

Es cierto que, hoy en día ya hay muchos aspectos de la llamada cultura occidental que han influido mucho en el país nipón, pero estas influencias las han ido adoptando a su manera y, a pesar de que hoy ya no encontraríamos tantas distancias como si hubiéramos ido desde la Europa de hace cien años al Japón de hace cien años, siguen sorprendiéndonos.

El Japón más moderno, el que podemos ver en las ciudades punteras como Tokio u Osaka, es un Japón realmente impactante. El carácter de los nipones les ha llevado a desplegar una economía tremendamente potente desde el final de la Segunda Guerra Mundial, y ese desarrollo se deja ver sin ningún complejo en las calles y edificios de las zonas de negocios y comerciales.

Además, muchas de sus empresas más importantes están vinculadas al sector industrial y tecnológico, y no escatiman en hacer uso de estos progresos y mostrar lo más avanzado y puntero de lo que disponen.

Tal vez haya cosas que no sorprendan tanto, aunque no hayas ido nunca, porque ya hace años que has escuchado lo rápidos que son sus medios de transporte, lo eficientes que son aprovechando los escasos espacios en el centro de la ciudad o lo modernos que llegan a ser incluso sus inodoros.

Pero una cosa es verlas en documentales, y otra es sentirlas y vivirlas en primera persona. En la tele ya no hay nada que nos parezca asombroso, porque estamos acostumbrados a ver tantas fantasías y efectos especiales futuristas que pasan delante de nuestros ojos sin inmutarnos. Pero, cuando pises allí por primera vez y veas, escuches y toques todo eso que estabas esperando, se te pondrán los pelos de punta. Desde sus trenes ultra rápidos a las simples máquinas de vending; todo tiene un punto que va más allá de lo que crees.

Ya que hemos hablado de la influencia de las tradiciones y de la historia en el Japón que conocemos hoy en día, también tenemos que decir que ese Japón más cultural y antiguo es igual de sorprendente e imprescindible que el primero.

Para empezar, puede presumir de unas maravillas naturales que impactan por su belleza y colorido, sobre todo en las épocas más templadas del año. Por esa razón, mucha gente opta por recorrer el Japón más rural y alejado de los ajetreos de las urbes modernas. De este modo, se pueden descubrir auténticas preciosidades, algunas de ellas reconocidas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, como las islas Ogasawara, la isla de Yakushima y la región de Shirakami-Sanchi.

Estos reconocimientos internacionales sobre las maravillas de Japón no se restringen a los bienes naturales, sino que también hay multitud de bienes culturales reconocidos por la UNESCO, como el conjunto arquitectónico de la antigua Kioto o los monumentos históricos de Shirakawa-go y Gokayama y la ciudad de Nara, por nombrar algunos.

Por qué tienes que ir a Japón otra vez

Dado que lo hasta aquí expuesto es solo una muestra de lo que hay en Japón, la primera respuesta que te vendrá a la mente ante esta pregunta es que no te va a dar tiempo a verlo todo de una vez. Y no te falta razón. Japón es tan rico y variado que hacen falta muchas visitas, y muy prolongadas, para empezar a entender bien lo que supone esta sociedad y todo lo que puede ofrecer.

Pero el motivo que realmente te va a enganchar a este país si vuelves a visitarlo –y que te hará plantearte volver más veces– es que hay pequeñas joyas que siguen apareciendo, aunque no estén ocultas, y que te ayudan en esa sensación de sorpresa que solo das por habitual en los lugares a los que vas por primera vez.

Desde experiencias tan auténticas como dormir en un hotel colmena y probar el sushi más fresco en un mercado de pescado, a dar de comer a los ciervos en el parque de Nara, relajarse con los sonidos de un bosque de bambúes o incluso visitar la galería de arte más pequeña del mundo, que está en una peluquería. Son tantas y tantas cosas las que puedes encontrar aquí que no cabrían todas ni en una colección de artículos.

Y tú, ¿Ya has estado en Japón? Si es así, ¿volverías a visitarlo? ¿Qué es lo que más te ha gustado del país del sol naciente? Y, si no has estado, ¿de verdad aún te estás pensando ir a Japón?

compartir en redes