Recetas con pulpo saludables que tienes que probar

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

El pulpo es uno de esos alimentos que muchas veces pasa desapercibido y al que no le otorgamos el reconocimiento que se merece. Y no solo porque está buenísimo, que lo está, sino porque es súper versátil en la cocina y, además, es un marisco muy saludable, que aporta grandes beneficios a la salud y ayuda a mantener la línea ahora que se acerca la temporada en la que más nos cuidamos. Para que veas todo lo que este marisco te puede ofrecer, vamos a traspasar fronteras y mostrarte recetas con pulpo internacionales, de modo que descubras cómo lo preparan y cómo lo comen en otros países del mundo.

Receta con pulpo de Portugal

En España, el pulpo es más tradicional en el norte, sobre todo en Galicia, donde se prepara habitualmente el pulpo á feira. También es común comerlo de un modo más fresco, a la vinagreta, o en algunos platos de arroz y marisco. Pero con solo bajar unos kilómetros desde esta hermosa región española, a nuestro vecino Portugal, ya podemos descubrir otras maneras de cocinarlo y comerlo realmente sorprendentes y sabrosas.

Una de ellas es el pulpo a lagareiro, o pulpo al estilo lagarero, para lo que no necesitaremos más que el pulpo, cebollas, tomates, ajos y algunas especias que os gusten, como tomillo, romero o laurel. Esta receta es muy fácil de preparar, y para ello solo hay que cortar en rodajas los ajos, los tomates y las cebollas y cubrir el fondo de una bandeja para hornear con ellos. Sobre esta capa, se coloca el pulpo bien extendido y, de nuevo, otra capa con ajos, tomate y cebolla. Todo esto se adereza con las hierbas que se prefieran y, con aceite de oliva, para que se cocine bien y quede jugoso. No hace falta echarle sal, ya que es el propio pulpo el que la aporta, y solo queda taparlo todo con papel de aluminio y meterlo al horno durante una hora u hora y media a unos 200 grados.

La receta más tradicional utiliza grandes cantidades de aceite, pero aquí recomendamos utilizar solo la cantidad necesaria para que el tomate y la cebolla se hagan bien y el conjunto de los ingredientes no queden secos, sino que saquen todo su esplendor. Y, por último, si lo queréis acompañar con algo igualmente tradicional, unas patatas cocidas y machacadas son lo más clásico.

Receta con pulpo de Italia

Italia es otro país con una gastronomía riquísima y variada. Y, también, con recetas muy sanas, que van mucho más allá de la pasta y la pizza, para sorprender a los paladares más curiosos y sibaritas. Como este marisco es muy versátil, hay un montón de recetas con pulpo incluso con esos ingredientes tan típicos italianos. Es decir, los risottos y las pastas con pulpo o pulpitos se pueden encontrar en las cartas de muchos restaurantes y en las casas más tradicionales de distintas zonas de Italia.

Pero aquí vamos a proponer una manera distinta y más ligera de comerlo, aunque también te supondrá un poco de reto en la cocina, ya que requiere algún paso un poco distinto a los más habituales: carpaccio de pulpo.

El primer paso es poner zanahoria, apio, cebolla y laurel a hervir en una olla con agua. Cuando ya esté hirviendo, se mete y se saca el pulpo tres o cuatro veces para lo que se llama “asustarlo”, y luego ya se deja cocer por una hora más o menos (si el pulpo es grande, necesitará más tiempo). Cuando esté cocido, viene el paso más importante, que es prensarlo, lo cual nos permitirá dos cosas: extraer todo el agua y, además, darle la forma que nos permita luego cortarlo bien en tiras finas. Un modo clásico para prensarlo es meterlo en una botella de plástico (vacía, por supuesto), apretarlo bien y dejarlo en el congelador por unas horas. Después de esto, solo hay que sacarlo, cortarlo muy fino (incluso con la ayuda de una cortadora de fiambre si se tiene) y aliñarlo con una vinagreta de aceite, zumo de limón, ajo y perejil.

Receta con pulpo de Corea

El pulpo es un ingrediente muy apreciado en muchos países asiáticos, y no es raro verlo en cartas de multitud de restaurantes dedicados a estas gastronomías. Corea no iba a ser una excepción, y por eso queremos presentaros aquí una de las maneras más tradicionales de comer pulpo en aquel país, más allá del sannakji (pulpitos crudos con aceite de sésamo, cuyos tentáculos siguen en movimiento mientras se come).

Y es que uno de los platos más clásicos en Corea es el bibimbap, cuya traducción viene a ser algo así como “arroz mezclado”. ¿Mezclado con qué? Pues suele ser con verduras y algo de carne, pero aquí lo vamos a preparar con pulpo.

La base del bibimbap no es complicada, ya que consiste en hervir ligeramente y luego saltear distintas verduras, como espinacas, calabacines, zanahorias y brotes de soja, y aliñarlas con un poco de salsa de soja y aceite de sésamo. El pulpo hay que cortarlo en trocitos y marinarlo con salsa de soja, aceite de sésamo, ajo, cebolla y guindilla al gusto y, luego, saltearlo también hasta que esté al dente (o el punto de ternura en el que os guste).

El último paso es mezclar todos estos ingredientes con arroz blanco, hasta que quede un plato homogéneo. En Corea –y en los restaurantes coreanos– lo servirán en un bol de piedra que ayuda a mantener bien el calor y, ojo, porque puede estar muy picante. Lo mejor si no se toleran los sabores demasiado fuertes es preguntar y pedir si puede atenuarse la cantidad de guindilla y de demás ingredientes picantes. Pero, sea como sea, el resultado final sorprende y hace que las papilas gustativas salten de emoción!

¿Has probado el pulpo de alguna de estas maneras que te recomendamos aquí? ¿Tienes alguna otra idea de recetas con pulpo que te gustaría compartir con nosotros? Estamos deseando que lo hagas, así que, adelante, cuéntanos qué otras recetas con pulpo tenemos que descubrir en nuestros próximos viajes.

compartir en redes

te recomendamos