Los mejores alimentos para pasar la primavera y afrontar la llegada del calor

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Con el fin del invierno no solo llega el calor. También llegan los cansancios, los cambios de hora, las astenias, las alergias… Pero bueno, no vamos a dar la impresión de que todo es malo, ni mucho menos. Al contrario, hay cosas maravillosas que llegan con los meses más templados del año y unas de ellas son las maravillas que nos aparecen en los mercados y tiendas: esos productos de temporada que te alegran la mente y el estómago y que, por supuesto, te van a ayudar a superar esos pequeños incordios primaverales. ¿Quieres saber cuáles son estos productos y cómo los puedes cocinar e incluir en tu dieta?

Lo primero que tenemos que pensar es que hay que aumentar lo más posible la presencia de vitaminas y minerales en nuestra dieta. Con esto, conseguiremos atenuar esas sensaciones de debilidad y cansancio, y podremos disfrutar de toda la energía necesaria para afrontar la jornada con plenas garantías.

El desayuno es muy importante, elige estos alimentos

El desayuno es la primera comida del día y la más importante. No tenemos que subestimarla y, cuando nos dediquemos a ella, mejor que primemos determinados alimentos.

Lo primero, las bebidas. Y aquí tenemos que recomendar no abusar de las bebidas excitantes. El café y el té pueden estar bien, pero tal vez sea mejor optar por versiones descafeinadas u optar por otras infusiones o solubles a base de cereales.

En cuanto a los sólidos, los cereales son muy importantes, por lo que algo de pan, tostadas, cereales, etc. pueden ser buenas opciones. Pero lo mejor de todo es que sean integrales y, a su vez, que no contengan azúcares, tan presentes en muchos de los cereales envasados que se venden específicamente para desayunar. Y, por supuesto, la fruta, siempre parte muy importante del desayuno y que ahora, con la llegada del buen tiempo, nos va a ofrecer más alternativas que durante el invierno.

Una buena opción que tiene gran presencia en las estanterías de nuestras fruterías son las fresas. Éstas se pueden comer de muchas maneras, realmente, y pueden ser las estrellas de los postres, pero en el desayuno son estupendas. Tanto solas, como con zumo de naranja, o con yogur, su sabor dulce y refrescante se ve acompañado por grandes dosis de vitamina C, ideal para empezar el día con buen pie. Y, según vayan avanzando las semanas, verás cómo llegan las cerezas, los albaricoques, los melocotones, etc.

Dale color verde a tus comidas

La naturaleza es sabia y, con la llegada del buen tiempo, también asoman muchos productos que nos facilitan una alimentación más adecuada para estas temperaturas. La primavera es la época del año en la que nos comienzan a apetecer ensaladas, más ligeras y frescas que otros platos típicos del invierno.

Por este motivo, ya sabes, prepara un bol grande y llénalo de las hojas verdes que más te gusten, desde lechugas a espinacas, y completa el plato con las verduras, hortalizas y frutos secos que prefieras. Si vas a hacer una comida más larga, la ensalada es el entrante perfecto, y ya luego le puedes dar paso a unas legumbres o un poco de carne o pescado.

Y si quieres que la ensalada sea un plato único, puedes hacerla más completa añadiéndole alguna legumbre cocida, como alubias o garbanzos, o añadirle algo de queso, o atún, y cualquier otra verdura y hortaliza que tengas a mano y te pueda encajar. Las opciones son casi infinitas: champiñones, espárragos, frutos rojos, pimientos, zanahoria, etc.

Las cenas, mejor ligeras

Siempre se dice que las cenas han de ser ligeras, y que se han de tomar unas dos horas antes de acostarse. Pero en primavera y verano, como no hace tanto frío, más razón aún para que no sean contundentes. No necesitamos tantas calorías, y si nos pasamos con las cantidades, seguro que dormimos peor, por lo que nos levantaremos más cansados, así que lo mejor es elegir bien los alimentos que vayamos a incluir en nuestras cenas.

De nuevo, las ensaladas son buenas opciones, aunque si lo que quieres es algo un poco más calentito que te reconforte para terminar el día y que sea saludable y de temporada, puedes optar por un consomé, un puré o una cremita. ¿Con qué las podéis preparar? Pues muy fácil, porque ésta es la temporada idónea para los espárragos, las alcachofas y los guisantes. Estos últimos, además de sanos y nutritivos, son súper versátiles, y se pueden preparar de muchas maneras. Desde la clásica con un poquito de jamón a purés aromatizados con menta, o limón, a tu gusto.

Y, por supuesto, las habas, tan apreciadas por los amantes de las legumbres y que también puedes preparar estofadas, con boletus, con jamón, con huevos escalfados, etc.

Si lo que prefieres es un poco de pescado, aunque las opciones son muchas y las pescaderías y congelados suelen tener casi de todo, estos meses son buenos para algunos pescados azules como el atún, la caballa, las sardinas o los jureles. Te aportarán esas proteínas tan necesarias sin aumentar innecesariamente las calorías ingeridas y la sensación de pesadez. Y sí, también puedes prepararlos de muchas maneras, incluso con algunas verduritas o en ensaladas.

Y, sobre todo, bebe agua

A lo mejor no lo has pensado, pero si las temperaturas suben de un modo más brusco, tu cuerpo lo nota mucho y puede que parte de tu debilidad o de tu cansancio se deba a una ligera deshidratación. Por eso, es importante que bebas un poco más de agua de lo que sueles hacer en los meses fríos. Y, entre horas, en lugar de picotear cosas dulces o saladas de la máquina, las piezas de fruta pueden ser tus grandes aliadas. Además de saciarte el hambre, este tipo de alimentos también te ayudarán a hidratarte.

compartir en redes

te recomendamos