lee-key-119856_(1)

Viajar para conocernos a nosotros mismos

Un viaje es la actividad que todos planeamos para las vacaciones o un fin de semana largo con el fin de divertirnos y conocer sitios nuevos. Pero viajar también supone una apasionante exploración interior que nos ayuda a conocernos a nosotros mismos, a conocer nuestro verdadero ser y nuestra relación con el mundo.

Hoy vamos a hablar del significado de un viaje en el plano emocional.

Cuando tenemos vacaciones o unos días libres, lo que más apetece es viajar. Pero, ¿cuál es la razón por la cual casi todos coincidimos en ese anhelo de movernos? El viaje y la exploración nos han acompañado desde el principio de los tiempos, cuando el hombre no conocía más allá de lo que podían ver sus ojos, y después cuando los avances nos lo fueron permitiendo, cruzamos océanos. Más adelante los aviones nos han permitido ir aún más lejos en menos tiempo.

La idea de los viajes se ha ido modificando enormemente con el tiempo, y también su significado. En un principio, cuando los viajes no se hacían por placer, viajar no era cosa de todos, se trataba de algo muy arriesgado, una aventura que solo los más fuertes emprendían, y a veces, no volvían. Los viajes eran largos y duros, a veces cubrían distancias de cientos de kilómetros a pie y con muy pocas comodidades.

En ocasiones, como Ulises tardaban más de diez años en regresar a su hogar, después de enfrentarse a continuos problemas por designio de los dioses. El viaje de Ulises es uno de los más antiguos que conocemos y el que da nombre a los viajes largos y complicados: una odisea. Sin embargo Ulises durante esos diez años se puso a prueba innumerables veces, se enfrentó incluso a sí mismo y superó obstáculos insalvables para volver a su casa después de la Guerra de Troya.

Viajar es la única cosa que compras y te hace más rico

El turismo como tal nace en el siglo XIX como consecuencia de la Revolución Industrial, la rápida extensión de la máquina de vapor y de nuevas formas de vida. Podemos encontrar claros antecedentes desde la Antigua Grecia para asistir a las Olimpiadas o con las peregrinaciones a Delfos o a Tierra Santa y La Meca en la Edad Media.

Los viajes turísticos suelen hacerse con fines recreativos, de descanso, o para visitar a alguien y se diferencian de otros tipos de desplazamientos que han sido motivados por situaciones como guerras o migraciones.

Hay tantos tipos de viajes como de personas y este es uno de los motivos por los cuales viajar es la mejor manera de conocernos a nosotros mismos, ya que al desplazarnos nos desligamos de nuestro entorno, de nuestro ecosistema y nos situamos en un escenario diferente con nuevos estímulos. En realidad somos más de lo que somos en el día a día, dentro de nuestra zona de confort. Cuando salimos de ella es cuando somos capaces de ver quién somos realmente y de sorprendernos a nosotros mismos con nuevas actitudes e iniciativas. Tal vez eres más valiente de lo que piensas.

Hablamos de viaje iniciático cuando emprendemos una nueva experiencia que nos enfrenta a situaciones adversas hasta tal punto que puede cambiar nuestra personalidad. Un viaje iniciático nos hace tomar conciencia de nosotros mismos frente a la realidad externa y esto es lo que nos hace cambiar nuestro carácter. Este tipo de experiencias se empezó a popularizar desde el siglo XVI, cuando los jóvenes aristócratas ingleses salían de su país para complementar su formación y vivir nuevas experiencias. Normalmente estos viajes duraban entre tres y cinco años.

Hoy pocos tenemos la posibilidad de realizar un viaje de estas características, pero la esencia de un viaje es la misma, salir de la zona de confort como la mejor manera de conocernos y de explorar el mundo y explorar nuestro interior.

Nuestro destino de viaje nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas (Henry Miller)

Un viaje ayuda a reconocer otras realidades y a reconocernos a nosotros mismos en el mundo. No hace falta ir muy lejos, ya que lo diferente, lo distinto depende de nuestra capacidad de mirar y de mirarnos.

les-anderson-228744

Podemos viajar a las Antípodas con nuestro equipaje bien hecho por no salir de la zona de confort y poco conoceremos. Dejemos los prejuicios en casa y también las ideas preconcebidas sobre lo que nos vamos a encontrar. Al viajar hemos de ponernos otras gafas, las de mirar más allá de nuestra vida cotidiana y de nuestros valores para reconocernos en otros seres humanos y para comprender que más allá de nuestro hay muchos otros diferentes pero igualmente felices. Podremos aprender nuevas maneras y vivir nuevas emociones que nunca antes podríamos haber siquiera concebido.

Aquel que viaja feliz, debe viajar ligero (A. de Saint-Exupéry)

No necesitaremos mucho equipaje para conocer nuevos lugares. Todo lo que necesitamos es viajar con apertura de mirar y dejar todos nuestros lastres en casa. Esa es la verdadera experiencia. Dejar en casa todo lo que nos ata a ella, nuestras costumbres y las pequeñas comodidades a las que estamos acostumbrados. Estamos de viaje para cambiar de aires y romper con la rutina, no para llevarnos la casa encima.

Eso sí, no olvides llevar un libro. O conseguirlo por el camino. Seguro que te hará buena compañía.

Este es uno de los mejores consejos de cara a un viaje. Ya sea a cien o a cinco mil kilómetros de tu casa, viaja con la mente abierta y con poco equipaje, esa será la diferencia entre un desplazamiento y un verdadero viaje de los que te cambian la vida.

rosan-harmens-220954

El mejor de los viajes es el próximo

Después de un viaje volvemos transformados y con ganas de una nueva experiencia. Esto es lo más estimulante para plantear nuevas rutas, buscar nuevos destinos por conocer, nuevas experiencias por vivir, o por qué no, volver a un mismo lugar con ojos diferentes.

Un viaje es una experiencia inolvidable, es medicina para el alma y como dijo Mark Twain “viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente”.

Por lo que ya sabes: elige tu próximo destino, haz una maleta ligera y ¡atrévete a explorar!

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo