El poder de las flores: los hippies no estaban equivocados

  • Mente
cat-icon-on-post

La primavera ya está aquí con sus cambios de tiempo, sus lluvias y sus vientos, pero también con sus flores. Pronto la ciudad y los campos estarán llenos de ellas. Lee este post si quieres rodearte del poder de las flores.

Hubo un tiempo en el que un grupo de alegres muchachos, capitaneados por el poeta Allen Ginsberg declararon el poder de las flores como símbolo de la no violencia. Esta expresión se empezó a utilizar en las manifestaciones contra la Guerra de Vietnam para protestar de manera positiva contra el conflicto usando las flores como proyectiles, repartiéndolas entre la gente como símbolo de la no violencia. Desde entonces los hippies se identificaron con las flores y el flower power fue uno de sus símbolos y de sus consignas. Paz y amor.

El poder que tienen las flores es enorme. Mucho antes de que las utilizasen como arma contra la guerra, ya se conocían sus beneficios, que hoy te vamos a contar. El ser humano lleva cultivando flores desde hace más de cinco mil años. Las flores han sido siempre objetos muy importantes para el ser humano y les hemos otorgado un valor y un lugar en todas nuestras sociedades, ya sea por su simbolismo, por su belleza, por su agradable olor o por sus propiedades medicinales.

Son un algo precioso que nos regala la naturaleza, pueden aparecer en cualquier lugar. Solo les hace falta un poco de sol. Llegan con la primavera y nos acompañan durante el verano y algunas se convierten en las deliciosas frutas que comemos.

El síndrome floral

Las flores son la estructura que tienen las plantas para reproducirse. Su función es la de producir semillas, que se convertirán en una nueva planta, en la próxima generación, y así la especie se perpetúa y se propaga.
Las flores son de vistosos colores para atraer a los insectos e invitarles a que transporten su polen. Es por el mismo motivo que algunas de ellas poseen un olor tan agradable. La finalidad es atraer a los polinizadores. El conjunto de los medios de reclamo que presenta una planta para atraer a un determinado agente polinizador se denomina síndrome floral.

En este proceso de polinización que garantiza la propagación de la especie, hay dos agentes que tienen mucha importancia. Uno es el néctar y otro es el polen. El néctar es una solución de sabor dulce que contiene muchos nutrientes y funciona como atrayente y recompensa para los animales que realizan el servicio de polinización, es decir los que transportan el polen, responsable de la reproducción de las plantas.

Este proceso es el responsable de la existencia de dos sustancias de gran valor para los humanos: la miel, que producen las abejas a partir del néctar de las flores y que tiene numerosas propiedades terapéuticas, además de un delicioso sabor y la jalea real, una preciada sustancia con propiedades energizantes.

Flores como la camomila, la lavanda, el diente de león, la malva, passiflora y un largo etcétera tienen propiedades relajantes, contra diferentes dolores o diuréticas que aún hoy se utilizan como remedios.

El camino de las flores

Las flores son un elemento que han servido como proveedoras de información emocional desde que tenemos información documental. En ceremoniales, enterramientos, las flores han estado presentes. Fuente de placer para dioses y hombres, inspiración para artistas y poetas. Simbolismo religiosos y asociación con el poder.

No solo eso, las flores poseen trascendencia cósmica y, por ejemplo en Japón, para quienes cultivan el milenario arte del arreglo floral, el ikebana, también conocido como el kado – el camino de las flores- las flores son el resumen del ciclo vital de todas las criaturas y su efímera duración. La disposición de flores y ramas simboliza la armoniosa relación entre el cielo, el hombre y la tierra. No es de extrañar que el arte del ikebana se haya considerado también como un método de meditación por el trabajo en silencio que conlleva y su significado de respeto a la naturaleza. Quien practica el ikebana llega a ser más tolerante con todo aquello que le rodea, su cuerpo, mente y alma se relajan.

En las culturas precolombinas también se valoraba el significado de las flores y su simbología cósmica y ceremonial, aludiendo a lugares paradisíacos y otras veces para referirse al canto y a la belleza de las palabras. No olvidemos la celebración de los muertos en Méjico, siempre llena de flores de colores. Al igual que en la Antigua Grecia, que por estar asociadas a las mariposas, se les identificaba con las almas de los muertos.

Díselo con flores

En tiempos del romanticismo las flores adquirieron un importante significado y se empezaron a utilizar como medio de comunicación. Te amo, te odio, cásate conmigo, son solamente algunos de los mensajes que se intercambiaban mediante diferentes tipos de flores, que hoy también reflejan nuestras emociones y estados de ánimo.

La universalidad del uso de las flores ha sido motivo para que se hayan realizado diferentes estudios sobre los beneficios de las flores. Y es cierto, rodearnos de flores mejora el humor y también parece que ejercen efectos positivos sobre la memoria en mayores de 55 años. Las flores tienen efectos psico-sociales positivos en todos los humanos ya que parece ser que están adaptadas a un nicho emocional en nuestra especie.

No es casualidad que regalemos flores a los enfermos en el hospital, a las mujeres que acaban de dar a luz o que nuestras novias lleven preciosos ramos de flores.

La sonrisa de Duchenne

La sonrisa de Duchenne, conocida así por el médico que la identificó, es un tipo de sonrisa que involucra la contracción una serie de músculos de la cara, eleva las mejillas y produce unas características arrugas alrededor de los ojos. Se trata de una respuesta muscular que genera una sonrisa espontánea.

Pues bien, hay un curioso estudio que ha demostrado que las flores son un poderoso inductor de emociones positivas en el ser humano, y en este estudio, el ofrecer flores siempre suscita la famosa sonrisa de Duchenne. La sensación de buen humor puede durar hasta tres días después de haber recibido un obsequio floral.

Regala flores, rodéate de flores, trabaja con ellas. Influirán en tu buen humor, llenarán tu casa de buenos aromas, filtrarán el aire, decorarán tus espacios preferidos. Ayudan a meditar. Las flores son, han sido y serán compañeras de los humanos, comunican emociones y tienen un significado histórico, emocional y estético que nos hermana entre nosotros, nos ayuda a tener una conducta positiva y nos conecta con la naturaleza y el cosmos.

¡Apúntate al flower power!

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *