El kale está de moda y así lo puedes preparar

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Siempre es bonito descubrir nuevos alimentos con los que enriquecer nuestra dieta y realzar nuestros platos, y más aún cuando éstos son alimentos plenamente saludables. Pero en este caso, más que descubrir, lo que queremos es redescubrir una de las verduras más clásicas en algunos de nuestros platos tradicionales: el kale.

¿Que no sabéis lo que es? Eso es porque aquí siempre se ha llamado berza, o col rizada, y en los últimos años parecía que estaba algo desaparecida. Pero ahora ha vuelto con todas sus fuerzas, todas sus vitaminas y todos sus minerales, y la gente está exprimiendo su imaginación para hacer platos novedosos. ¿Te apetece probar alguno de ellos?

Para empezar, tenemos que decir que el kale es uno de los llamados superalimentos. No es que seamos muy fans de esta denominación, porque nos suena algo fantasioso, o exagerado, pero también queremos reconocer que los beneficios y aportes que tiene son bastante generosos.

Por ejemplo, presenta altas cantidades de vitamina C y de minerales como el calcio, zinc, magnesio, potasio y hierro. Además, también tiene grandes cantidades de fibra y de agua, y es un alimento muy poco calórico. Por todo esto, resulta muy saciante, no contiene grasas y también favorece la prevención de problemas cardiovasculares. ¿No está nada mal, verdad?

Pues si te llaman la atención todas estas ventajas del kale y quieres saber cómo lo puedes aplicar en tus platos a partir de esta primavera, no te preocupes, porque aquí estamos para darte buenas ideas.
kale_2

Ensalada de kale con salmón

Las ensaladas son una de las formas más sanas y fáciles para preparar el kale. Eso sí, para cualquiera de ellas, hay que tener en cuenta que el sabor y el tacto de esta verdura puede ser un poco fuerte, y conviene aderezarlas y dejarlas reposar un poco, para que resulte un poco más suave al paladar.

Para la ensalada de kale con salmón vamos a separar las hojas del tallo (el tallo se puede aprovechar para otras cosas) y las lavamos bien. Luego, las aderezamos con aceite de oliva, un poco de zumo de lima (o de limón) y sal, y lo mezclamos todo bien, apretando en las hojas para que se impregnen completamente.

Una vez que las hojas ya han reposado con su aderezo, se le añade el salmón ahumado cortado en tiras, un poco de maíz y unas nueces. Se remueve y se mezcla todo y, ¡listo! También se puede preparar de otra manera, un poco más oriental, añadiendo al aderezo un poco de aceite de sésamo, echándole unos guisantes con un poco de wasabi en sustitución del maíz, y dándole un último toque con unas semillas de sésamo tostado.

kale_3

Ensalada de kale con cuscús

Vamos a preparar ahora una ensalada con un toque un poco más mediterráneo. Y qué mejor que acompañar el kale con un poco de cuscús y otros ingredientes para ello. Lo primero, obviamente, es preparar el cuscús, echándole la misma cantidad de agua hirviendo, dejándolo reposar un ratito y luego echándole un poco de aceite y sal y removiéndolo con un tenedor. Lo ideal será meterlo un ratito en la nevera para que esté más fresco luego al preparar la ensalada.

Con el kale hacemos lo mismo que con la otra ensalada; separamos las hojas, las lavamos, las aderezamos masajeándolas con aceite de oliva y sal y las dejamos reposar. Ya tenemos los dos ingredientes principales de nuestra ensalada. Ahora, vamos a coger unos pepinos, unos tomates y unas aceitunas negras, y lo cortamos todo en trocitos pequeños.

Se mezcla todo y se sirve con un aderezo también basado en aceite de oliva y sal, aunque también se le pueden echar unas semillas de sésamo o unas hojas de albahaca, que siempre le darán un gusto fresco y original.

8316781378_f729cb14f0_kGarbanzos con kale

El kale también combina a la perfección con las legumbres y buena prueba de ello es esta receta de kale con garbanzos. De hecho, se puede preparar de bastantes maneras distintas, dependiendo del tiempo y de las ganas de cocinar que tengas. Pero una buena propuesta sería la de cocer los garbanzos (después de tenerlos en remojo la noche anterior), y cocerlos con una zanahoria, un puerro, unos ajos pelados y laurel.

Por otro lado, también vamos a preparar un sofrito con cebolla y pimentón y, a la vez, vamos lavando las hojas de kale separándolas de la parte más dura del tallo. Y cuando los garbanzos ya estén cocidos, se retiran las verduras de la olla, dejando los garbanzos con ese caldo tan sabroso, y se le añade el kale y el sofrito. Esto se sigue cociendo a fuego suave, durante unos minutos, hasta que las hojas de kale estén tiernas, y ¡voila! Un plato riquísimo y saludable de garbanzos con kale que te encantará.

Si el tiempo escasea, siempre se pueden utilizar garbanzos de bote, de los que ya están cocidos, y calentarlos en un caldo de verduras. Tal vez no quede tan sabroso como si lo preparas tú todo, pero seguro que el ahorro de tiempo te resultará muy útil si andas con un poco de prisa.

Del mismo modo, el kale también se puede preparar de un modo similar con alubias, tanto cocidas en casa como de bote, para preparar un plato muy sano que puede suponer una alternativa más original, sobre todo en días y latitudes con temperaturas más bajas.

4392888404_92f1c5204e_o

Éstas son solo algunas pequeñas propuestas de recetas con kale. Por supuesto, hay más, y, si os han gustado, volveremos para seguir dándoos buenas ideas de cómo preparar el kale, tanto de un modo más fresco y ligero, en ensaladas, como en platos principales.

¿Y tú, ya te has apuntado a la moda del kale? ¡Cuéntanos si tienes alguna receta o sugerencia, que ya sabes que nos encanta apuntarlas todas para probarlas!

compartir en redes

te recomendamos