post banner image

Por qué la meditación y el mindfulness seguirán creciendo este año

Con las nuevas técnicas de meditación y el mindfulness hemos dado en el clavo. Son métodos que nos ayudan a enfocar las preocupaciones de manera positiva, a relajarnos, a olvidarnos del estrés e incluso a ser más creativos.

Desde hace unos años la nueva meditación se ha empezado a extender y cada vez somos más los adeptos de esta forma de vida.

Es por esto que cada será más frecuente que la meditación forme parte de nuestras rutinas. Al fin y al cabo el bienestar es lo que más importa.

foto1

La meditación moderna y todas las técnicas relacionadas con la meditación y la relajación están conociendo una expansión sin precedentes. Si bien desde que se empezó a extender desde los años 60 siempre ha tenido un cierto halo de misticismo que no terminaba de convencer a todos el mundo, hoy el mindfulness ha conseguido desprenderse de todo lo que nos pueda recordar a la religión oriental y al misticismo y esto es lo que ha conseguido que la meditación moderna triunfe. No es que la religión tenga nada de malo, sino que no todo el mundo conseguía sentirse identificado con ella.

Y no solamente por esto, sino también porque funciona. Se ha demostrado que la meditación es un remedio eficaz contra muchos de los males de nuestro siglo como la ansiedad, la depresión y el estrés y por extensión funciona contra todos los males asociados a estos estados anímicos negativos. Incluso existen estudios que intentan demostrar que meditar ayuda a ralentizar el envejecimiento del cerebro.

foto2

Si puedes respirar, puedes meditar.

Es tan fácil como eso. Para meditar lo único que necesitamos es unos pulmones que respiran. Cualquiera que lo haya probado sabrá que no es tan fácil concentrarse en la propia respiración y nada más que en la propia respiración.

foto3 (1)

Cuando hablamos de meditar nos imaginamos una práctica estrictamente religiosa o espiritual, y en parte, pero solo en parte, es así. La meditación se trata de una práctica en la que se puede llegar a un estado de conciencia muy especial, en el que nos desprendemos de todo lo accesorio y lo innecesario, para escuchar a nuestro cuerpo y a nuestra mente. En general la meditación moderna sigue la tradición del yoga y combina prácticas de respiración y desapego para ver el mundo con otros ojos. Y ahí reside su eficacia, en que se trata de una práctica que nos ayuda a desprendernos del ruido innecesario que se encuentra en nuestra mente y a tomarnos un rato (no siempre es necesario mucho tiempo) para escuchar nuestras verdaderas necesidades o miedos, reflexionar sobre las cosas importantes de verdad, despejar la x y hallar nuestros verdaderos problemas y la manera de solucionarlos.

Meditar funciona

También se ha demostrado que la meditación mejora el rendimiento y las relaciones entre trabajadores en las oficinas. Las técnicas de meditación, al reducir los estados anímicos negativos favorecen la concentración y reducen el estrés, lo que redunda en un ambiente general más distendido en el ambiente de trabajo. Si las sesiones se hacen en grupos dentro de la oficina, esto también ayuda a mejorar las relaciones entre compañeros y eso también redunda en un mejor rendimiento general, a que fluyan las ideas y se compartan iniciativas.

La meditación también se puede en familia con excelentes resultados. Los más pequeños mejoran su comportamiento y concentración, y también favorece la cohesión y armonía dentro de los núcleos familiares. Todo son ventajas.

De esta manera se ha ido extendiendo la práctica de la meditación y cada vez más gente se está apuntando al mindfulness y a prácticas similares no solamente para luchar contra el estrés, sino para conectar con uno mismo a nivel espiritual, para ordenar las ideas o simplemente para desconectar. Es decir no debemos entender la meditación como un remedio a algún desorden o situación de crisis, sino que la meditación es una práctica que nos puede acompañar y servir de mucho a la hora de tomar decisiones, emprender proyectos e incluso como complemento a la práctica deportiva.

foto4

La meditación ha calado tan hondo en la sociedad actual porque supone una herramienta muy útil para volver a poner los pies en la tierra – aunque parezca contradictorio – en una sociedad como la nuestra, en la que todo lo hacemos deprisa y corriendo, pocas veces nos paramos a vivir las sensaciones en el momento en que están sucediendo, sino que preferimos experimentarlas a través de la pantalla del móvil. La meditación es poner la atención en el momento presente, al aquí y el ahora, y nos da la capacidad de estar centrados en lo que sea que estemos haciendo, disfrutarlo y vivirlo al máximo.

Lo puedes hacer en cualquier parte

Como hemos dicho antes, para meditar solamente hace falta la respiración. Cualquier lugar y casi cualquier situación son propicias para centrarnos en nuestra respiración y encontrar un momento de contemplación. no hace falta mucho más.

foto5

Pero para quienes no tengan aún el hábito muy interiorizado o necesiten una guía, cada vez están apareciendo más aplicaciones móviles que nos ayudan con este ejercicio., poniendo voz. música e incluso tema a nuestra práctica. Para quienes llegan a desconectar de tal manera que se olvidan de todo lo demás se puede controlar la duración de cada sesión. Esta si es una utilidad interesante de tu móvil.

La aplicaciones móviles también han contribuido a la difusión de la meditación moderna, ¿o es al revés? dada la extensión de las prácticas meditativas, han surgido numerosas aplicaciones que nos ayudan a centrarnos en la respiración e incluso para centrarnos en algunos aspectos concretos como por ejemplo gestionar la autocrítica o ayudarnos a descansar.

Parece que esto es solo la punta del iceberg y que los centros dedicados a la meditación y mindfulness seguirán creciendo, y veremos cómo estas prácticas se siguen normalizando, el acceso a estas técnicas será más fácil y cada vez aprendemos más de ellas. Es obvio: todos queremos estar cada vez más cerca del bienestar.

¿Será esto el inicio de la paz mundial? ¡Sería precioso!

Guardar

compartir en redes