roman-kraft-197672 (3)

¿DIY? Mejor DIWO ¡hagámoslo entre todos!

El DIY o hazlo tú mismo es todo un movimiento que ha reunido a millones de seguidores en todo el mundo. Por numerosas razones el DIY ha sido una técnica que ha acaparado hashtags en redes sociales, ligado a los movimientos slow y de reciclaje así como a proyectos relacionados con el movimiento maker.

Hoy el DIY va más allá y se convierte en DIWO (do it with others), hazlo con los demás. Si te gusta hacer tus propios proyectos, ¿por qué no compartirlos con amigos?

Do it yourself, hazlo tú mismo o hágalo usted mismo en castellano, se refiere a cualquier proceso en el cual un individuo fabrica, modifica o repara algo por sí mismo sin la ayuda de un profesional. La aparición de la filosofía DIY está relacionada con la llegada de ciertos movimientos contraculturales en Estados Unidos durante los años 80, pero hoy el DIY está presente sobre todo en la esfera de la tecnología y la robótica, así como en el ámbito más cotidiano y ligado al reciclaje, a la ecología y al movimiento slow.

Cualquiera que prefiera fabricar sus propias prendas de vestir, muebles e incluso ordenadores, sin pasar por grandes almacenes o grandes firmas de ropa o tecnología forma parte del movimiento DIY. Cada vez más gente prefiere cultivar su propias hortalizas, editar sus propios libros e incluso construir su propia casa. El movimiento maker también prefiere construir sus propios ordenadores y otros gadgets tecnológicos.  

luca-bravo-217276

EL DIY es toda una filosofía que además de evitar el materialismo y el consumo desenfrenado que impera en la actualidad, el “lo quiero, lo tengo” que hace que las cosas pierdan su verdadero valor ante nosotros. Es también una manera de autoaprendizaje, ya que cada proyecto supone un reto técnico que superar.

Juntos creamos

Hazlo tú mismo pronto se queda corto. En el mundo hiperconectado e hipercomunicado en el que vivimos, una de las herramientas principales para el autoaprendizaje se encuentra en Internet, donde podemos encontrar la respuesta a absolutamente todas las dudas a la hora de fabricar cualquier objeto.

alexis-brown-82988

Y aquí llega el DIWO (do it with others, hazlo con otros) o DIT (do it together, hagámoslo juntos), una extensión de la filosofía DIY con un enfoque colaborativo, como no podía ser de otra manera hoy en día. La mayoría de la sabiduría que se encuentra en Internet procede de la aportación de sus millones de usuarios, y a esto se le llama crowdsourcing (del inglés crowd: multitud y sourcing: abastecimiento). Internet es, entre otras muchas cosas, un pozo de sabiduría (o un cajón de sastre, según se mire) en el que muchos usuarios vierten sus experiencias y consejos de manera absolutamente altruista, sin esperar otra cosa a cambio que la aportación a la comunidad, compartir su sabiduría. Nunca el conocimiento había sido tan accesible.

Cada vez más y en cada vez más entornos la creación colectiva triunfa. Si dos cerebros piensan mejor que uno y cuatro manos hacen más que dos, empecemos a sumar.

rawpixel-com-196464

La magia de Internet

Internet está lleno de proyectos colaborativos. Sin ir más lejos y por poner un ejemplo que todos conocemos, la famosa Wikipedia se trata de una enciclopedia que se va ampliando por los usuarios. El término wiki, que significa rápido en hawaiano, se refiere a sitios web que pueden ser editados por otros usuarios y así el conocimiento se comparte de manera rápida, aunque a veces puede que no se emplee el suficiente rigor en según que sitios.

Internet entró en nuestras vidas para darnos la capacidad de compartir experiencias y conocimiento de manera gratuita, y eso es una herramienta preciosa. La posibilidad de aprender a hacer cualquier cosa en cualquier momento: reparaciones cotidianas, reciclaje, nuestros propios gadgets, etc. Las posibilidades son infinitas.

Los primeros DIY y DIT

Parece que todos estos términos algo muy moderno, pero el DIY se ha practicado siempre, y ha sido la manera habitual de confeccionar y reparar los objetos personales y caseros antes de que el gran capitalismo entrase en nuestras vidas. ¿Quién no ha llevado jerseys zurcidos por su abuela, o se ha tapado con una manta de patchwork hecha con restos de otras telas? Esta es la filosofía inicial del DIY, el reciclaje y el aprovechamiento de lo que ya tenemos, frente al consumismo masivo y la obsolescencia programada tanto de prendas de ropa como de objetos electrónicos. En la sociedad capitalista de hoy en día lo que interesa es que gastemos, pero esto es peligrosamente insostenible en términos ecológicos, humanitarios y económicos.

todd-quackenbush-701

Todo son beneficios

Los beneficios del DIY pasan por evitar este despilfarro masivo, pero además hacer nuestros propios objetos tiene enormes beneficios que nos reportan un mayor bienestar, ya que la creación pausada es una forma de relajación de meditación, de entrar en el aquí y el ahora, estar en el presente de manera muy consciente. Mejoraremos nuestras habilidades y capacidades y desarrollaremos enormemente nuestra creatividad. Esta actividad es la mejor manera de terminar con el estrés, la elaboración pausada y consciente de objetos.

Si a esto añadimos la posibilidad de compartir nuestros hobbys y experiencias con amigos, es inmejorable. Compartir nuestros aprendizajes y recibir consejos consolida y afianza lazos, además de motivarnos para superarnos con cada proyecto. Trabajar codo con codo significa compartir experiencias y resulta enormemente enriquecedor, no solo se trata de un aprendizaje teórico, sino que también viviremos experiencias personales muy interesantes. Hagámoslo juntos y todos ganaremos. Acompañados todo es mucho mejor.

Hazlo tú mismo y hazlo con tus compañeros. Apúntate al movimiento slow, a compartir y a crear en compañía.

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo