handbike_4

Handbikes, otro modo de hacer ciclismo que tienes que descubrir

Ya sabéis que aquí nos encanta la vida sana y practicar deporte. Somos amantes de los hábitos saludables y las bicicletas son unas de nuestras mejores amigas, tanto para hacer ejercicio como para trasladarnos de un modo divertido y sostenible. Son muchos los artículos que hemos escrito sobre ciclismo y, también, son muchas las variedades de bicicleta que se pueden encontrar. Pero hoy queremos presentaros un tipo de bicicletas que, tal vez, resulten menos conocidas y que creemos que merece la pena descubrir: las handbikes. ¿Sabéis lo que son? Pues no dejéis de pedalear, que os lo vamos a contar todo aquí.

En sentido estricto, las handbikes no son bicicletas, sino triciclos, ya que son tres las ruedas con las que cuenta. De hecho, aunque su nombre más popular en nuestro país siga siendo el término inglés, en muchos ambientes y fuentes se encuentra la referencia de triciclos manuales.

handbike

Aunque aún no sean muy conocidas por el gran público, tampoco es un medio de transporte de creación reciente. Hay que remontarse hasta el siglo XVII para encontrar el primer triciclo manual, que fue inventado por el relojero alemán Stephan Farffler en 1655, como solución personal para moverse, ya que era discapacitado. Pero estos triciclos eran muy distintos a los actuales. Eran más parecidos a una silla de ruedas muy aparatosa y voluminosa, a lo que hay que añadir que eran muy caros de producir y poca gente podía acceder a ellos, por lo que tampoco se popularizó demasiado.

Para llegar al punto en el que el triciclo manual comienza a desarrollarse tal y como lo conocemos ahora mismo hay que ir tan solo unas décadas atrás, a los años ochenta. Si se quiere buscar un “culpable” más o menos principal, hay que darle el mérito al deporte y, más concretamente, al deporte paralímpico. Los triciclos que se accionaban manualmente empezaron a obtener cada vez más popularidad entre los deportistas paralímpicos y, debido a esta creciente demanda, empezaron a diseñarse y fabricarse algunos modelos para la competición en factorías de Estados Unidos y Alemania.

handbike_2

De hecho, actualmente, las handbikes forman parte de una de las disciplinas dentro del ciclismo adaptado, o paraciclismo, que están reconocidas por la Unión Ciclista Internacional (UCI). Las otras son el tándem, diseñada para ciclistas invidentes, las bicicletas convencionales adaptadas y, por último, los triciclos en el sentido más clásico de la palabra.

Tipos de handbikes

Dentro de las handbikes, también hay distintos tipos, y para diferenciarlos hay que atender a dos criterios principales: la posición del conductor y la forma de propulsión.

Para las que se refieren a la posición del conductor, primero encontramos las sillas de ruedas adaptadas, en las que el conductor va sentado, con las piernas estiradas hacia delante o dobladas. Luego, por otra parte, también tenemos los triciclos manuales, que son los más habituales en el ámbito deportivo y de competición, y que también se subdividen entre los que permiten al conductor ir tumbado o ligeramente erguido y los que habilitan al conductor una posición de sentado, sobre las rodillas o con las piernas estiradas.

Por otro lado, las handbikes también se pueden clasificar según el tipo de propulsión que reciban, y que reciben el nombre –de nuevo en inglés– de AP (Arm Powered, o impulsada por la fuerza de los brazos) o ATP (Arm Trunk Powered, o impulsada por la fuerza de los brazos y del tronco).

handbike_3

Así, la tipología de las handbikes se obtiene mediante la combinación de estos dos criterios, obteniendo las sillas AP y ATP, y los triciclos manuales AP y ATP. Estos últimos son los que consiguen alcanzar una velocidad punta más alta, de hasta 45 kilómetros por hora, mientras que las sillas se quedan entre los 20 y los 30 kilómetros por hora, dependiendo de si están propulsadas con la fuerza de los brazos o también con la fuerza del tronco.

Hay que decir que también hay otro tipo de handbikes, mucho más robustos y con una configuración muy distinta, ya que llevan dos ruedas en la parte delantera y una en la trasera. Estas handbikes se suelen llamar todoterreno, o handbikes de montaña, y están diseñadas específicamente para este tipo de terrenos y rutas, gracias a sus ruedas más anchas y a una relación de marchas más cortas que permiten subir las pendientes con mayor facilidad que con los triciclos manuales de carretera.

Por supuesto, las handbikes también tienen su aplicación más turística, y hay modelos que se adaptan, por sus condiciones y accesorios, a conductores menos experimentados y a trayectos más largos, permitiendo incluso llevar algo de equipaje.

handbike_4

Pero, en conclusión, lo que más nos gusta de las handbikes es que suponen la culminación de un deseo de muchos ciclistas que, gracias a ellas, pueden practicar su deporte favorito. Las handbikes son, en sí, una muestra de que el ingenio del ser humano nos permite acceder a actividades y cosas que antes parecían inalcanzables, del mismo modo que los handbikers también suponen un ejemplo enorme de superación y de inspiración para todos.

Ahora, la próxima vez que os encontréis con una handbike rodando por la carretera o por la montaña, la veréis con otros ojos, no solo por conocer un poco de su historia y de los tipos de handbikes que hay, sino por todo lo que significan. Y, por último, queremos agradecer a Mila López su enorme ayuda a la hora de enseñarnos tanto sobre este tipo de bicicletas tan poco desconocidas. ¡Se nota que es toda una campeona!

, ,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo