Nunca es tarde para tu primer viaje mochilero

  • Viajes
cat-icon-on-post

Siempre se dice que los jóvenes son más aventureros y más dados a descubrir nuevas experiencias. Pero no estamos de acuerdo. Todos somos capaces de pulsar la tecla del atrevimiento y lanzarnos a nuevos retos. Y ¡qué mejor forma de lanzarnos a realizar nuestro primer viaje mochilero! Sea cual sea tu edad, si siempre has organizado tus vacaciones de un modo más convencional, con todo atado y bien atado, este tipo de viajes te pueden sorprender. ¡Vamos! Coge papel, boli y mochila, que te vamos a contar todo lo que tienes que saber para tu primer viaje mochilero.

mochila_3

A priori, este tipo de viajes se suelen asociar a gente a la que no le importan los riesgos ni la falta de comodidades. Pero, la verdad, lo que más importa a la hora de lanzarse a un viaje mochilero es el espíritu de aventura. Y de eso aquí no nos falta.

Más explorador y menos turista

Como ya hemos dicho, los viajes mochileros no van a ser nunca los más cómodos. El sentido de estos viajes no es solo llevar el equipaje en una mochila y después utilizar todo el tiempo taxis o vehículos privados, alojarse en hoteles con jacuzzi ni ir a comer a restaurantes elegantes. Aquí queremos que te lances a la ventura y patees las ciudades en busca de lo más auténtico, que llegues a los pueblos más recónditos y que vivas de una manera mucho más cercana y auténtica los destinos que quieres conocer. Es decir, que te sientas menos turista y más explorador.mochila_2

No tengas miedo

Mucha gente cree que este tipo de viajes son solo aptos para esos jovenzuelos a los que no les importan las condiciones y cuyo nivel de exigencia es menor. Pero todos podemos adaptarnos y renunciar a las comodidades del mundo moderno, aunque sea por unos días. No tengas miedo, no es para tanto, y ni mucho menos tiene por qué ser tan peligroso como te van a contar tus familiares, amigos ni vecinos. Solo te hace falta un poco de sentido común y saber cuáles son tus límites para que el viaje mochilero no se convierta en algo desagradable, sino en una experiencia apasionante.

 

Lleva solo lo que necesites

La cuestión del equipaje parece siempre un reto sea cual sea el tipo de vacaciones a las que nos vayamos. Normalmente, tenemos tendencia a llenar las maletas hasta arriba y, aunque esto no sea recomendable, no nos preocupamos porque el peso lo va a llevar el avión, el tren o el coche. Pero si vas a hacer un viaje mochilero, la carga la vas a llevar sobre tus espaldas, así que tienes que pensar mejor lo que vas a llevar. Elige bien y mete solo lo esencial. Y sin importar el tamaño de tu mochila, piensa que siempre vas a encontrar algo que te vas a llevar, o que tendrás que añadirle algo para comer y beber, y esto también ocupa espacio. Una mochila rebosante de cosas prescindibles no será útil, resultará menos manejable y te fatigará en exceso.

mochila_4

Ojo con el dinero

Cada vez estamos más acostumbrados a llevar poco dinero en metálico y pagar siempre con tarjeta. Pero en un viaje de estas características, es probable que no haya tantos sitios donde poder usarlas, ni para pagar ni para sacar, por lo que es mejor llevar dinero en efectivo. Eso sí, hay que tener cuidado con las cantidades. No es recomendable que lleves demasiado dinero encima, y tampoco es buena idea llevarlo todo junto. Lo ideal es que tengas separada una parte que sea la que vayas a usar durante la jornada, y el resto guardado en otro lugar (o dividido en otros lugares).

mochila_2 (1)

Aislado, pero no tanto

Un viaje mochilero no lo es del todo si vas a estar todo el rato conectado al móvil, enviando mensajes por WhatsApp y subiendo fotos a Instagram. Lo más probable, además, es que en muchos sitios apenas haya cobertura o acceso a internet, por lo que, aunque quisieras, no vas a poder estar tan conectado. Pero eso tampoco quiere decir que tengas que estar completamente desaparecido durante dos o tres semanas –o lo que dure el viaje mochilero–. De hecho, puede ser buena idea que alguien conozca o tenga información periódica del itinerario y los planes que tengas. Ya se sabe, más vale prevenir.

Pensando en el lugar de destino

La planificación del viaje mochilero puede cambiar mucho dependiendo del lugar al que se quiera ir, o incluso la época del año. En este sentido, lo primero que se viene a la cabeza es el clima en el lugar de destino al que vayas, y que puede condicionar aspectos tan básicos como el equipaje o la ruta. Pero hay que tener en cuenta otras cosas, como las vacunas o los trámites burocráticos para poder desplazarte y moverte por allí. Del mismo modo, estudiar algo de su cultura y aprender algunas palabras básicas en los idiomas locales también puede sacarte de algún apuro. Tampoco te vendrá nada mal si te puedes defender con el inglés, ya que, al final, es el idioma en el que tengas que comunicarte durante tu viaje mochilero.

Viajar solo o en compañía

Los viajes mochileros en solitario son, seguramente, los más auténticos. Es cuando se vive de verdad la aventura, de un modo muy libre y en mayor profundidad. Pero para el primer viaje mochilero tal vez no sea la mejor opción. De hecho, hay muchos viajes de este tipo que se disfrutan más en compañía, aunque siempre hay que conocer bien a los compañeros e intentar que todos compartan el mismo espíritu y las mismas energías a la hora de emprender esta pequeña odisea. Si, de todas maneras, quieres hacer tu primer viaje mochilero en solitario, tampoco elijas el destino más exigente o más complicado. Prueba primero con algún país en el que te sientas con un pequeño colchón de seguridad y, poco a poco, le irás cogiendo el gustillo a patear con tu mochila, descubriendo un lado distinto y muy atractivo de los lugares más interesantes que te puedas imaginar.

compartir en redes

te recomendamos