Los beneficios de comer algas, las verduras del mar

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Las algas no son alimentos muy tradicionales en nuestra gastronomía. Las solemos probar por primera vez cuando nos adentramos en la cocina de otros países y tampoco somos muy dados a introducirlas en nuestras recetas diarias. Pero las algas son alimentos sanos y nutritivos. Son las verduras del mar. Por esta razón, vamos a romper una lanza a su favor y explicaros cuáles son los beneficios que os pueden aportar las algas y de qué manera las podéis preparar.

seaweedsalad

El consumo de algas no es algo tan reciente como podamos pensar. Se sabe que las algas han formado parte de la dieta de muchos pueblos desde tiempos prehistóricos y, aunque en el sur de Europa no hayan sido tan típicas, han estado muy presentes en otras zonas más nórdicas del viejo continente, así como en China, Corea y Japón.

Su sabor, dependiendo del tipo de alga, puede resultar un poco chocante para el paladar más clásico. Pero eso no tiene que ser un obstáculo, sobre todo cuando estamos hablando de unos alimentos que pueden aportar muchas cosas interesantes.

Lo que te aportan las algas

Entre los beneficios de comer algas, hay unos cuantos que se pueden destacar. El primero de ellos, sin duda, es que aportan un montón de minerales. En general, las algas son muy ricas en hierro y en calcio, y se puede considerar que son unos de los alimentos que más cantidades pueden aportar de éstos. Y no se queda ahí la cosa, ya que también son buenas fuentes de magnesio, potasio y yodo.

alga_sushi

Como buenos vegetales, también tienen una gran colección; su consumo aporta vitaminas A, B1, B2, C, D, E y K. Pero mucha gente también las recomienda y las incluye en su alimentación porque pueden resultar geniales a la hora de regular el nivel de azúcar en la sangre, combatir el colesterol o para bajar de peso, ya que son alimentos hipocalóricos y estimulan el funcionamiento intestinal, de los riñones y del hígado.

De todas maneras, como casi todo en esta vida, hay que tener mesura, porque el aporte de algunos de los minerales, sobre todo del yodo y del sodio, puede resultar poco conveniente para los que padezcan de hipertensión o de problemas de tiroides. En estos casos, es mejor consultar a un nutricionista o a un médico para no cometer excesos indeseados.

¿Qué tipo de algas comestibles hay?

La mayoría de algas que se comen –o que se comercializan comúnmente– son algas marinas. Y eso se debe a que muchas de las algas de río son tóxicas para el ser humano. Esto tampoco quiere decir que se puedan comer todas las algas marinas, porque también las hay tóxicas, pero sí que resulta muy difícil encontrar algas de río comestibles normalmente.

Si estás pensando en ir al súper y hacerte con algas para cocinar y comer, lo mejor es que sepas primero qué tipo de algas son las más comunes y cuáles son sus características.

Nori

alga_nori

El alga nori es uno de los tipos de algas más comunes. Está muy presente para los amantes de la comida japonesa, ya que es el alga en el que se enrollan los makis, y se suele utilizar, espolvoreada, para adornar platos de arroz y pasta. No es el único uso que se le puede dar, ya que también es típica en la preparación de tortillas, croquetas o incluso tartas saladas. Además, tiene muchas proteínas y vitamina A.

Dulse

Otra de las algas más populares y que más se consumen, tanto por sus enormes aportes minerales –es muy rica en hierro y en potasio– como por su versatilidad, ya que es un ingrediente perfecto en ensaladas y sopas. Mucha gente la usa frita en platos de tortillas, salteados y crepes.

Wakame

Es también un alga muy habitual, que muchos consumimos por influencia de la cocina japonesa, y que contiene mucho calcio y yodo. Queda estupendamente en ensaladas, arroces y sopas y se puede cocinar sofriéndola como la cebolla para acompañar otros platos o para tortillas, empanadas, etc.

Hijiki

alga_hijiki

Tiene un color más oscuro y forma de espagueti, por lo que se suele identificar fácilmente a simple vista. Su sabor es de los más apreciados y sus aportes también son interesantes, sobre todo en calcio y hierro. Eso sí, contiene mucho yodo, por lo que hay personas que no deben abusar de su consumo, y también hay un pequeño contenido de arsénico que, aunque no debería suponer un gran riesgo, hace que las cantidades máximas recomendadas de esta alga sean más mesuradas.

Espagueti de mar

Un tipo de alga más común y tradicional en Europa, sobre todo en los países nórdicos, y que debe su nombre a su apariencia alargada. Se suele comer hervida, como acompañamiento para platos de carne y pescado, aunque también hay gente que las fríe o las reboza. Tiene mucho hierro, potasio y ayuda a depurar el organismo y reducir los niveles de colesterol, por lo que resulta muy interesante para todos los que quieran cuidar un poco su línea y su salud.

Kombu

El alga kombu también es muy versátil a la hora de cocinar. Se suele hervir durante una hora y sirve para acompañar platos de legumbres y caldos, aunque también es un participante estupendo en guarniciones de otros platos y rellenos para empanadas, crepes, etc.

ensalada_wakame

Agar agar

En Japón se le conoce como kamen, y es un alga prácticamente insípida que se usa para espesar, ya que tiene propiedades gelatinizantes. Además, tiene mucha fibra, mucho sodio y mucho calcio, pero su consumo tiene que ser moderado en caso de determinados problemas de tiroides, ya que también aporta bastante yodo.

Y a ti, ¿te gustan las algas? Si las comes a menudo y tienes alguna idea o sugerencia sobre las maneras en que se pueden preparar, dínoslo. Y si aún no te has lanzado a probarlas nunca, esperamos que este artículo te haya servido para despertar tu curiosidad gastronómica y enseñarte un poco más sobre uno de los alimentos más sanos y naturales que puedes encontrar.

compartir en redes