¡A por los pomelos! Esto es lo que te aportan y así te los puedes comer

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Los pomelos son una rica fruta que muchas veces parece que dejamos de lado. No goza de la fama de las naranjas, las mandarinas o los limones, pero eso no quiere decir que no pueda ofrecer tantos o más beneficios que sus hermanas cítricas. Por esta razón, queremos hacer aquí una defensa del pomelo y tratar de explicar cuáles son las ventajas de su consumo y cómo los puedes introducir en tu dieta. ¡Seguro que te sorprendes!

pomelo_6

¡Al rico pomelo!

El pomelo también recibe el nombre de toronja y, en realidad, es un híbrido de otros dos cítricos: la pampelmusa y la naranja dulce. Para buscar sus orígenes hay que remontarse un tiempo atrás, hasta el siglo XVII, y trasladarse al caribe, donde comenzaron a producirse por primera vez. A partir de ahí, su éxito y progresión han sido totales. El pomelo se cultiva en muchos países, como Estados Unidos, Méjico, China o Sudáfrica, y su producción en algunos de éstos es realmente relevante para el sector de la agricultura.

Esto se debe a que es una fruta con un montón de propiedades y que se puede consumir de muchas maneras distintas. ¿Te estás preguntando cómo puedes comer esos pomelos tan ricos que ves en la frutería y cuáles son esas cosas tan buenas que tienen? Vamos a tratar de responder a ambas cuestiones; sigue, sigue…

¿Cuáles son las propiedades del pomelo?

pomelo

Del pomelo se dicen muchas cosas buenas. Algunas son más demostrables que otras, las habrá que te atraigan o te interesen más y también habrá otras que te resultarán curiosas o desconocidas.

Para empezar, el pomelo tiene un alto contenido en vitamina C, en ácido fólico, en magnesio, en potasio y en calcio. Estos nutrientes son importantes y el consumo de esta fruta aporta cantidades muy interesantes tanto para las personas sanas como para las que quieran cuidar un poco más de su salud.

El pomelo también tiene naringenina, que ayuda al hígado a asimilar las grasas, reduce el colesterol malo y resulta anticoagulante, por lo que facilita la circulación de la sangre, con el consiguiente beneficio para los vasos sanguíneos y el corazón.

Esto de la naringenina suena a naranja, cierto, y es una sustancia que también está presente en esa fruta así como en las mandarinas y los limones. Pero es el pomelo el que la tiene en mayor volumen, sobre todo cuando su pulpa es roja. Por lo tanto, si queréis buenas cantidades de naringenina, un buen pomelo es la mejor opción.

También se habla mucho de las propiedades adelgazantes del pomelo. Últimamente, es normal verlo en dietas o métodos adelgazantes, y esto puede tener algún sentido. Pero conviene matizar ante algo que está muy extendido: el pomelo no quema grasas. Lo que pasa con el pomelo son otras cosas que sí son interesantes y resultan útiles si se quiere bajar peso.

pomelo_2

Lo primero es que tiene mucha agua. Estamos hablando de, aproximadamente, un 90% de agua en los pomelos, lo que ofrece una gran sensación de saciedad cuando se come, y previene de esos ataques de hambre entre horas. También tiene menos calorías que otras frutas similares, con lo que resulta una buena opción si se buscan sus vitaminas y aportes y se quieren medir todas y cada una de las calorías diarias.

Además, los pomelos también son diuréticos, por lo que ayudan a eliminar líquidos, y también ponen en marcha el metabolismo, lo cual también puede ser útil cuando se quiere perder peso. Eso sí, en este sentido hay que resaltar que los pomelos nunca han de ser la base principal de las dietas, y tampoco son una solución mágica para bajar de peso.

Sobre los otros beneficios de los pomelos, cada vez hay más indicios de que es un buen alimento para combatir la diabetes, gracias a sus propiedades hipoglucemiantes, e incluso se están realizando estudios e investigaciones sobre lo que sus nutrientes pueden ayudar en tratamientos contra el cáncer.

Como ves, no es por denominar a los pomelos como superalimentos, algo tan de moda últimamente, pero sí que se puede decir que son muy completos y sanos, por lo que no es de extrañar que cada vez más gente opte por incluirlos en su dieta. Pero es que, además, también están muy ricos. Así que, ya sabes cuál es la siguiente pregunta…

¿Cómo se pueden comer los pomelos?

 

Mucha gente los come cortándolos y separando los gajos, en crudo. Es una buena forma de hacerlo y también muy versátil, ya que se pueden comer solos o acompañados de muchas otras cosas.

Por ejemplo, se pueden echar en un yogur, ya que combinan a la perfección, o se pueden endulzar con un poco de miel. También es muy sabroso comerlos con frutos secos, como nueces o almendras, o como parte de una macedonia, ya que su sabor se complementa de manera estupenda con otras frutas.foto_portada_pomelo

Otro de los modos más comunes y ricos es tomar el pomelo como zumo. De hecho, un buen zumo de pomelo por las mañanas es algo que puede ayudar mucho, sobre todo si se toma con pulpa y es un zumo natural. Es decir, los zumos de pomelo envasados no son tan buenos, sobre todo porque contienen un montón de azucares y conservantes que le restan beneficios.

Y si quieres algo distinto, también puedes añadir pomelo a alguna ensalada o a algún plato, como guarnición. Incluso preparar alguna salsa de cítricos a partir de pomelo para acompañar carnes o pescados.

En definitiva, que el pomelo es algo rico y nutritivo y no tienes excusa para no incluirlo en tu dieta. Así que, si crees que es una fruta que merece un poco más de reconocimiento y de protagonismo, no dudes en compartir todo esto que te hemos contado aquí. Y si ya le estás dando la importancia que se merece en tu día a día, ¡cuéntanos cómo lo sueles comer, qué consejos nos das y todo lo que consideres útil acerca de los pomelos!

compartir en redes