image00

Ejercicio y nutrición: el tándem perfecto para 2017

Un buen entrenamiento no vale de nada si no lo acompañamos de una dieta saludable y viceversa: una dieta saludable complementa y posibilita un buen rendimiento a la hora de entrenar. 2017 es el año en que el tándem ejercicio y nutrición se consolida, ya que cada vez es más frecuente que los entrenadores y profesores complementen su formación con estudios sobre nutrición y es un servicio que es cada vez más frecuente en los gimnasios.

Hoy vamos a hablar de la importancia de un buen entrenamiento y de una correcta nutrición para un bienestar total.

image00

Cuando hablamos de ejercicio y nutrición estamos hablando de dos de los tres lados del triángulo de la salud. El tercero, que tampoco hemos de desdeñar, sería el descanso. Estos tres lados están interrelacionados, se apoyan el uno en el otro y son tres aspectos de nuestra vida que debemos cuidar para gozar de una salud de hierro.

Partiendo de la base de que el descanso de calidad es fundamental para garantizar un buen desempeño físico y mental en el día a día, vamos a ver cómo ejercicio y nutrición son dos pilares inseparables que afectan a mucho más que nuestro aspecto físico. Es por esto que la tendencia a que ejercicio y nutrición vayan de la mano surge de manera natural y será una unión cada vez más frecuente. El uno no puede vivir sin la otra ni la otra sin el uno.

Según afirma Jorge Rosales, responsable de comunicación de la Fundación España Activa, “para estar sanos es fundamental combinar una buena alimentación (que te ayudará a estar bien por dentro y poder sacar todo tu potencial) junto con la práctica continuada de ejercicio. Este tándem contribuirá a mejorar tu calidad de vida a través de beneficios fisiológicos, psicológicos y sociales y mejorará tu estado de ánimo ya que esta combinación va a estimular varias sustancias químicas del cerebro que pueden hacerte sentir más feliz”.

image01

Ya sabemos bien que la práctica regular de algún ejercicio físico adaptado a nuestras necesidades es fundamental para un correcto funcionamiento del organismo, ya que la actividad física regular, entre otros beneficios, ayuda a trabajar el sistema circulatorio y el corazón, fortalece el sistema inmunitario, ayudándonos a combatir enfermedades, previene males como la diabetes o el sobrepeso y ayuda a eliminar el estrés. Todo esto redunda en un mejor descanso que ayuda a nuestro cuerpo a recuperarse para un nuevo día.

El organismo además de reponerse durante el sueño, también necesita de una alimentación correcta para recibir nuevos nutrientes que podrán servir de combustible para la maquinaria a la hora de hacer ejercicio, y además una alimentación sana y equilibrada hará que esta maquinaria funcione mejor y durante más tiempo. Para llevar una vida activa es importante consumir suficientes calorías, carbohidratos, líquidos, proteínas, hierro, vitaminas y otros minerales. El cansancio tardará más en aparecer y nos mantendremos sanos y vitales.

image03

Es por esto que cada vez es más frecuente encontrar que entrenamiento y nutrición vayan de la mano. La nutrición favorecerá un buen desempeño atlético y una vida activa disminuirá la ansiedad que se puede traducir en sensación de hambre descontrolada. En definitiva, no se puede entender la una sin la otra.

No estamos hablando de dietas para perder peso, sino de cuidar la lo que comemos para tener un mejor rendimiento deportivo. Evidentemente, esto redundará en una forma física determinada, pero no se trata de un fin, sino de una consecuencia. El fin que perseguimos es mucho más valioso: el bienestar. Cuando estamos en forma, se reduce la grasa corporal en general y aumentamos la masa muscular, pero estos no son los únicos efectos, también tendremos mejor aspecto general, mejor color debido a una buena circulación, estaremos de mejor humor, nuestra autoestima habrá aumentado, descansaremos mejor, y en definitiva tendremos un buen estado de salud general que ayuda a una actividad vital y positiva.

A esto tenemos que añadir que comer bien fortalece nuestro cuerpo, nuestra musculatura y nuestro huesos, lo que previene que podamos sufrir lesiones durante nuestros entrenamientos. La alimentación también es importante como hábito para prevenir enfermedades, a corto y largo plazo. Cuidar el organismo con productos frescos y sin aditivos ayuda a cuidar órganos y tejidos fundamentales para el correcto funcionamiento de esa compleja máquina que es nuestro cuerpo. Los consejos generales consisten en hacer un aporte equilibrado de nutrientes. Tengamos en mente la pirámide nutricional, y completémosla con el plato nutricional, ya que éste es el que nos habla de las cantidades que tenemos que hacer por comida y cómo debemos repartir los alimentos.

image04

Es importante también tener en cuenta cosas como el tipo y la cantidad de deporte que se hace, e incluso la edad, ya que de eso dependerán nuestras necesidades nutricionales. Cada cuerpo es un mundo y cada uno tenemos diferentes necesidades según nuestras rutinas. Es por esto que la mejor manera de llevar una alimentación adecuada a nuestra actividad física es recurriendo a profesionales especializados, y es por esto que cada vez vemos más centros y entrenadores especializados en nutrición.

Un deportista de alto nivel no tiene las mismas necesidades nutricionales que una persona que trabaja sentado en una oficina y que dedica dos horas semanales a entrenar, o que alguien que va la universidad por las mañanas y trabaja por las tardes. Nuestro estilo de vida y la manera en que entrenamos es importante a la hora de diseñar nuestra dieta, tanto en cantidades como en horarios. Entrenar por la mañana obliga a hacer una distribución diferente de las comidas que si entrenamos a última hora del día, y para esto es necesario un profesional que nos asesore en qué es lo que nos conviene según las rutinas que desempeñamos.

image02

Lo que sí está claro es que es importante configurar un estilo de vida en el que el ejercicio tenga un papel importante, ya que la vida sedentaria y las consecuencias que trae la falta de actividad física se está convirtiendo en una de las causas más frecuentes de enfermedades cardiovasculares, diabetes e incluso cáncer. Es importante recibir y aprender una buena educación física y nutricional, ya que como estamos viendo son claves para nuestro bienestar.

Por lo que este es uno de los secretos para una vida plena. Cuidar de uno mismo, empezando por los tres lados del triángulo de la salud: descanso, ejercicio y alimentación y todo lo demás llegará solo. Se trata de un círculo de virtudes, que si se empiezan a trabajar cada vez cuesta menos conservarlas. Insértalas en tus rutinas diarias y notarás los efectos más rápido de lo que parece. Para ello aprovéchate de esta nueva tendencia y aprende no solo a entrenar bien, sino también a comer bien, lo que redundará en un descanso de calidad.

Todo son ventajas y ningún inconveniente.

, ,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo