Ordena tu casa para ordenar tu mente

  • Mente
cat-icon-on-post

La casa es el espejo de nuestra alma, de nuestro estado de ánimo. Una casa desordenada nos puede afectar negativamente más de lo que pensamos. Según el feng shui muchos de los objetos que ya no usas se cargan de energía negativa, por lo que debes deshacerte de ellos.

Te invitamos a explorar en tu casa y en tus objetos para llevar a cabo una verdadera catarsis.

ordenar

Antes de que Marie Kondo irrumpiera en nuestras vidas con su libro superventas La magia del orden para decirnos cómo debemos ordenar nuestros hogares, ya se había ocupado el feng shui, ese viejo sistema milenario de exponer unos criterios de organización de la casa para equilibrar y canalizar las energías del mundo.

Es cierto que el método Konmari ha revolucionado las librerías e incluso el vocabulario de sus seguidores que hablan de kondizar o de kondear sus libros o su armario. El gran acierto de esta consultora de organización ha sido conjugar las técnicas milenarias del feng shui y el katazuke, un término japonés que hace referencia a las acciones de limpiar y ordenar, con el concepto moderno de coaching inspiracional.

Así que vayamos por partes para ver cómo, efectivamente, habitar en un espacio ordenado afecta positivamente en el bienestar.

Tu hogar es el reflejo de tu casa mental

Habitar un espacio ordenado nos puede ayudar a sentirnos más tranquilos y en paz, estar rodeados de orden y armonía en los objetos es algo que se transmite a nuestro estado de ánimo. Podemos ver literalmente las cosas más claras. Según el feng shui, el arte de la ocupación consciente y armónica del espacio, el vacío debe ser un elemento importante que permitirá que aparezcan nuevas oportunidades. Cuanto tu casa está en armonía, reina la comodidad y la tranquilidad. Un lugar desordenado denota cierto caos en nuestra vida, que podremos mejorar si ordenamos nuestro entorno.

caos

Los objetos son símbolos y emiten un mensajes cada vez que los vemos. Hay muchos objetos, sobre todo los almacenados, que se cargan de energía que no fluye, que se queda parada, por lo que debemos deshacernos de ellos. Esta carga material de objetos que ya no tienen vida se traduce en una carga emocional que también debemos soportar, y de alguna manera nos impide avanzar en la vida. Debemos eliminar (el feng shui ya habla de “dar”, no de tirar) lo que nos es inútil para dejar que lleguen otras cosas positivas a nuestra vida. La esencia del feng shui es el libre fluir del viento y el agua, del qi, la energía de vida.

fengshui

El qi entra por la puerta de la casa, se mueve por las habitaciones en espirales, y sale por las ventanas, es importante que pueda fluir correctamente por todos los rincones y estancias de la casa, llenándolas de energía vital. Si el qi no se mueve con facilidad la energía se estanca y esto nos hará sentir cansados y confusos.

El feng shui también habla de cómo nos sentiremos según donde almacenemos estos objetos inútiles y sin vida. Si las guardamos en el sótano quiere decir que nuestros recuerdos están desordenados y que tenemos experiencias olvidadas en el subconsciente. Si están en el desván o en un altillo puede ser que nuestras ideas estén confundidas, existe desorden y exceso de información mental. Cuando las guardamos fuera de casa quiere decir que hay cosas de nosotros mismos que no queremos ver con claridad.

compartir en redes