post banner image

Descubre nuevas formas de hacer una tortilla sin renunciar a una dieta sana

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Ya hemos hablado de la tortilla de patatas hace unas semanas. Es uno de nuestros platos más famosos y con una historia muy curiosa. Además, también es un plato muy versátil, ya que permite muchísimas variaciones y recetas, que se pueden adaptar a los gustos de prácticamente todo el mundo. Y es que, ¿quién no disfruta de un pincho de tortilla por la mañana, o de un bocadillo cuando se va de excursión? Fría, caliente, con cebolla, sin cebolla, rellena… Las variantes de la tortilla y los modos de prepararla son casi ilimitados. Por eso, si la mayoría de tus tortillas son de las tradicionales y quieres probar otras variantes más originales y, sobre todo, más saludables, sigue leyendo, que vamos a por ello.

4467490827_3357cedd1d_b

Como los huevos tienen un montón de proteínas de buena calidad, las tortillas pueden resultar una gran opción para distintas comidas. Eso sí, las personas que quieran cuidar un poco más el nivel de colesterol es mejor que limiten un poco su consumo, a dos o tres veces por semana.

Para desayunar, o para cenar, es muy típico ver los huevos en tortilla o revueltos (esto también le puede suceder a alguien poco mañoso al que se le rompa la tortilla, pero no pasa nada). Uno o dos huevos batidos y hechos en la sartén –incluso sin aceite si ésta es adherente– puede resultar, así de simple, algo delicioso. Pero si queremos completar un poco el plato o, simplemente, si queremos variar un poco los sabores, hay multitud de opciones sanas y nutritivas que puedes probar. ¡Es la suerte de que los huevos peguen con todo!

¿Quién no ha comido alguna vez una tortilla con verduras? Y, cuando decimos verduras, es que casi no hay ninguna que no le quede bien a una tortilla.

Las primeras que nos vienen a muchos a la mente son las tortillas de espinacas. Bueno, es que las espinacas también son uno de esos productos versátiles que se pueden consumir de muchas maneras y con muchas cosas. Y una tortilla de espinacas es algo muy rico y con muchos aportes que puede resultar una gran opción para muchas comidas.

4502306959_ca8f57aac4_b

El calabacín es otro clásico en las tortillas, tanto en las que solo llevan huevo como también en las de patata. Pero mucha gente opta prescindir de la patata por completo y, por qué no, añadirle al calabacín un poco de cebolla, para darle ese rico toque tan característico (para los amantes de la cebolla en la tortilla, claro está).

¿Qué queréis más colorido? Pues una rica tortilla de pimientos también puede hacer las delicias de muchos, o de ajos tiernos, espárragos trigueros, o combinando varios de estos ingredientes.

Las setas son otra gran alternativa cuando se pretende hacer una tortilla saludable. Es cierto que muchas veces la combinación de huevos y setas se presenta más en forma de revuelto, que también es delicioso, pero una tortilla con setas o champiñones también puede resultar excepcional. Hay que tener en cuenta que, al pasar un poco las setas o los champiñones por la sartén soltarán mucho agua y reducirán su tamaño, y una buena idea puede ser hacerlos con un poquito de ajo y perejil, o pimienta, según el gusto de cada uno.

Intense parsley omelette

Como hemos dicho al principio, los huevos pegan con prácticamente cualquier cosa, y por eso también se pueden preparar ricas tortillas con pechuga de pavo, de pollo o jamón cocido. Algunas de estas opciones se suelen combinar con un poco de queso, lo cual le da mayor consistencia y jugosidad, o simplemente se pueden hacer las tortillas solo con el queso, el que más os guste, porque todos quedan perfectos en una tortilla.

Las tortillas también están muy buenas con legumbres. Puede que no sean las propuestas más habituales e, incluso, que no las hayáis probado nunca, pero una tortilla con guisantes es algo muy sabroso, así como una tortilla con garbanzos o judías.

Si se busca un plato un poco más distinto, se puede preparar una tortilla dulce, con frutas como manzanas, peras o plátanos. Y para darle un toque más especial, espolvorear un poco de canela. Aunque pueda parecer un poco chocante, una vez que lo probéis os daréis cuenta de qué gran descubrimiento y alternativa resulta para cuando se quiere sorprender en la mesa con algo rico y sano.

2704156529_f768d9112b_o

Por supuesto, para los veganos también hay alternativas, porque se pueden preparar unas ricas tortillas sin huevo que no tienen nada que envidiar a las más tradicionales. La forma más habitual es utilizando harina de garbanzo en lugar del huevo. Es una opción perfecta para los que no quieran incluir alimentos de procedencia animal en su dieta y, también, es apta para los celiacos y los intolerantes a la lactosa y a los huevos.

También hay otras recetas que, en lugar de harina de garbanzo, incluyen harina de maíz e, incluso, la conocida receta de tortilla de patata sin huevo, en la que la patata se ralla finamente y se hace a fuego lento con un poco de margarina hasta que quede unida como una masa (de nuevo, con cebolla para los que la quieran u otros ingredientes).

Y, por último, otra idea para los que queráis una tortilla más al modo tradicional pero un poco más ligera; se puede hacer también al horno, dejándola unos ocho minutos hasta que el huevo se cuaje. Así se puede cocinar con menos grasa y, de la misma manera, quedará igualmente deliciosa.

¿Cómo os gusta la tortilla a vosotros? ¿Qué recetas son vuestras favoritas? Esperamos vuestros aportes y sugerencias en los comentarios y, también, en las redes sociales, donde podéis subir fotos de vuestras recetas favoritas!

compartir en redes

te recomendamos