Pequeños gestos para una vida sana

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Llevar una vida sana no es difícil ni te priva de pasarlo bien. Al contrario: una vida sana permite una vida plena y llena de vitalidad. Vamos a ver algunos sencillos gestos que puedes hacer para llevar una vida sana.

Muchas veces escuchamos a alguien que se queja de que si tuviéramos que hacer todo lo que se aconseja en las revistas para estar sano no tendríamos tiempo de nada, a veces ni siquiera de completar todas las recomendaciones diarias que se nos proponen. Lo cierto es que llevar una vida sana es mucho más fácil de lo que parece y se trata de hacer pequeños gestos en el día a día que terminarán por convertirse en hábitos. Tengamos en cuenta siempre que “un día es un día” (pero en serio, nada de atracones de chocolate todos los días…) y a veces alguno de estos hábitos se pueden dejar a un lado. Tan importante es cuidarse como el que cuidarnos no nos produzca estrés ni nos obsesione.

tzls4_ogkqe-jamison-mcandie

Empecemos por tener en cuenta el llamado triángulo de la salud, que contiene los tres elementos a los que debemos prestar especial atención para sentirnos bien, y que son la alimentación, la actividad física y el descanso, tan importante como la propia actividad. A partir de ahí organicemos las 24 horas del día, tampoco es tan complicado si te sabes organizar bien, te lo garantizamos.

Cuida tu alimentación

Parece muy elemental y poco original, pero así es. La alimentación es esencial para que nuestro cuerpo funcione adecuadamente.

Afortunadamente llevar una alimentación equilibrada no es muy complicado y lo básico consiste en consumir alimentos frescos y de temporada, evitar o ser discreto con los procesados y hacerlo en una proporción nutricionalmente correcta, que se debe repartir entre hidratos de carbono, verduras y proteínas. Intenta que en cualquier comida principal haya al menos un alimento de cada grupo. Esta proporción de grupos de alimentos es a lo que se refiere llevar una alimentación equilibrada para que nuestro cuerpo pueda tener todo tipo de nutrientes.

mnefyu7urbk-eduardo-roda-lopes

Por supuesto es preferible comer en casa por varias razones. En primer lugar la calidad de los alimentos será mejor, o al menos sabremos de dónde proceden. Por otro lado en casa cuidamos más el aceite que se utiliza para cocinar, ya que se reutiliza menos veces, algo que es clave tanto para una buena digestión como para conservar una buena salud.

Comer en casa implica hacer la compra y cocinar, y estas dos cosas sí requieren una inversión de tiempo, pero aquí las nuevas tecnologías están para ayudarnos: podemos hacer la compra por internet y ahorrar mucho tiempo en desplazamientos, en el supermercado y en la cola de las cajas. En cuanto a dedicarle tiempo a la cocina puedes organizarte para cocinar un día a la semana y congelar, pero si tienes alimentos a mano, la manera más sana de consumirlos será a la plancha y en elaboraciones sencillas, sin demasiadas salsas que siempre son pesadas y añaden hidratos de carbono y grasas a tu alimentación que derivan en altos niveles de glucemia (la principal causa de la obesidad y la diabetes).

sqm0ss0htzw-raquel-martinez

Por otro lado la cocina es una afición muy recomendable, ya que además de poder confeccionar tus platos de manera saludable, es una gran actividad para relajarse y concentrarse y mandar lejos el estrés.

Recomendamos también las famosas cinco comidas diarias para mantener el sistema digestivo trabajando, estabilizar los niveles de azúcar en sangre y también para no llegar hambrientos a la hora de comer o cenar y darnos un atracón. Con un café y una tostada a media mañana y media tarde sería suficiente, así lo indican en las consultas de endocrinología.

Como hemos dicho más arriba, es importante también una cierta laxitud en estos hábitos y no vivir obsesionados con nuestras cinco comidas y nuestro plato nutricionalmente correcto, pero sí conviene que esto sea un hábito y no es tan complicado si te organizas.

¡Muévete!

El sedentarismo es uno de los males de este siglo y nuestro gran enemigo, es la causa de la mayoría de enfermedades cardiovasculares, así como de la diabetes y la obesidad.

Entre los pequeños gestos que podemos hacer para una vida activa está el evitar ascensores o subir algunos pisos a pie, usar el transporte público en la medida de lo posible, en definitiva caminar unos 30 minutos al día (puedes hacerlo mientras vas a la compra).

A esto se debe añadir realizar de manera regular alguna actividad deportiva como ejercicios aeróbicos (correr, montar en bicicleta, nadar, etc) o yoga que nos ayuden a estar en forma, es decir a tonificar músculos y a mantenernos ágiles y flexibles.

Procura evitar pasar demasiado tiempo sin moverte del sofá, esto puede afectar a tu circulacion, ademas de que, como ya hemos dicho, el sedentarismo es un hábito muy poco saludable.

No renuncies al descanso

Aunque es importante no abusar de largos periodos sin hacer nada, no debemos renunciar al descanso, ya que es el tercer lado del triángulo equilátero de la salud, y es tan importante como la alimentación y el ejercicio.

Nuestro cuerpo necesita descansar para reponer fuerzas, es cuando se produce la restauración física y la restauración cognitiva. Dormir bien además nos garantiza sentirnos bien despiertos y despejados al día siguiente, preparados para cualquier cosa.

cd1x9ash6vw-edmundas-stundzius

Descansar, desconectar es fundamental para llevar a cabo correctamente todas las tareas diarias y es un hábito que debemos respetar para echar el estrés de nuestras vidas.  El estrés produce cansancio crónico y nos impide descansar, por lo que produce un círculo vicioso de malestar. Di no al estrés aprendiendo a descansar y a organizar bien tus actividades diarias.

Fuera del triángulo

Nos atrevemos a añadir dos recomendaciones más: se positivo, la positividad atrae más positividad, acostúmbrate a ver el lado bueno de las cosas y a aprovecha las buenas vibraciones que emanan de ello. Esto no tiene base científica que sepamos, pero funciona.

bowrurrx5e8-johann-walter-bantz

También cuida tu mente, ejercítala, lee y aprende cosas nuevas cada día. El cerebro es un músculo muy importante y si lo ejercitas y estás feliz, atraerás más cosas buenas.

Que sepamos esto tampoco tiene base científica, pero pruébalo, ya que desde luego no puede ser malo.

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.