Redes sociales, bienestar y descanso

  • Mente
cat-icon-on-post

De un tiempo a esta parte, las redes sociales e Internet están cada vez más presentes en nuestro día a día, y a veces pasamos más tiempo del necesario consultando, actualizando o directamente procrastinando.

Las redes sociales son una ventana al mundo, pero no debemos olvidar la interacción real y la comunicación cara a cara. Te contamos algunas claves para mantener un equilibrio entre tu mundo real y el virtual.

movil

Hay muchas razones por las que elegimos tener y consultar las redes sociales. Las principales son el mantener el contacto con familia y amigos, o establecer contactos profesionales, a las que se añaden la búsqueda de información de nuestro interés o de contenidos dirigidos al entretenimiento y la relajación ¿Las reconoces?

Todos sabemos ya que las redes sociales han entrado en nuestras vidas, parece ser que para quedarse y han alterado la manera que tenemos de interactuar y relacionarnos con nuestro entorno, pero no todos estos cambios son necesariamente algo positivo.

Desde los últimos años se han realizado miles de estudios sobre el impacto que tienen las redes sociales sobre nuestra conducta, y los resultados suelen coincidir en que sí, nos ayudan a interactuar y facilitan la conexión social, pero que debemos utilizar las redes sociales con precaución. Algunos de los riesgos que entrañan las redes sociales van desde la adicción hasta el ciberacoso, riesgos muy poco deseables, pero el más común y generalizado es que las redes sociales disminuyen el bienestar, y se relaciona directamente el uso de Facebook con un descenso de la satisfacción con nuestras vidas.

Triste pero cierto, es el resultado de uno de los estudios más populares al que se puede acceder en Internet llevado a cabo por Fabio Sabatini y Francesco Sarracino en 2010. Efectivamente, desde que se realizó este estudio han pasado bastantes años y las cosas han cambiado, pero lo que sigue siendo y será cierto es que la interacción cara a cara produce más confianza y bienestar que las relaciones cibernéticas, en las que Sabatini y Sarracino acusan una importante falta de confianza en el sujeto y como consecuencia, un impacto negativo en el bienestar de las personas.

 

restaurante

Otro de los motivos por los que se deduce que las redes sociales producen infelicidad es la tendencia que tenemos de comparar nuestras vidas con las de nuestros amigos de Facebook o Instagram. Una foto es capaz de transmitir mucha información sobre la prosperidad de nuestros contactos, lo que puede llevarnos a una percepción errónea de la vida de los demás (y de nuestra propia vida), la comparación, las envidias y una serie de sentimientos de inferioridad y pensamientos negativos que nos invaden en nuestros momentos de soledad mientras estamos consultando las redes sociales.

Vida social en las redes

Si, las redes sociales entraron en nuestras vidas para ayudarnos a mantener el contacto con familiares y amigos estén donde estén, para compartir fotos, o para darnos la posibilidad de comentar y opinar, de consultar contenidos y de entretenernos.

Si usamos las redes sociales de manera racional podremos seguir disfrutando de estas geniales prestaciones sin que nos invadan nos invadan los peligros de Facebook.

 

foto 1

Las claves para no caer en estas pegajosas redes pasan por saber para qué utilizamos la red y qué esperamos de ella. Seamos conscientes de que si bien puede servir para entretenerse o encontrar información o tendencias del momento, no nos va a aportar mucho más a parte de eso. Dedica a las redes sociales el tiempo estrictamente necesario. Seamos conscientes de que pasar más de media hora en Facebook o Instagram o consultarlo intermitentemente durante todo el día no aporta nada positivo y no nos vamos a perder nada.

Esta sensación de ansiedad, se conoce como FoMO (fear of missing out) y es el mal de nuestro siglo. Consiste precisamente en eso, en la ansiedad que produce el no estar conectado todo el tiempo y poder estar perdiéndonos algo importante. De verdad, no pasa nada.

¿Cuántas veces consultas tu Facebook durante una reunión con amigos para ver lo que están haciendo otros amigos? Si la pregunta es igual a una o más, es posible que estés haciendo un uso abusivo de las redes sociales y tengas una relación problemática con ellas.

Muchas veces cuando estamos haciendo algo especial, en un concierto o en un viaje, lo primero que parece pasarnos por la cabeza es hacer una foto o un video para luego compartirlo, lo que puede hacer que no lleguemos a disfrutar verdaderamente de ese momento. Parece que nos hemos convertido en coleccionistas de fotos de momentos.

 

chica

Empecemos por esto: aprendamos a disfrutar de los momentos que estamos viviendo mientras los estamos viviendo. Eso es lo que vale. Sin más. Además así mejoraremos nuestra percepción de nosotros mismos y también mejorarán nuestras relaciones personales. Combate la ansiedad de no saber cuántos likes habrá tenido tu última publicación llevando una vida offline plena y satisfactoria. Esta ansiedad es producida por la necesidad actual de que los demás ratifiquen nuestra vida y verdaderamente no es necesario.

Redes sociales y descanso

Muchos estudios sobre redes sociales también se centran en cómo afectan las redes sociales al descanso, y la respuesta de nuevo no es muy positiva. Según un reciente estudio de la Universidad de California del que se hace eco la revista TIME, los investigadores encontraron que quienes peor descansan son quienes han estado utilizando las redes sociales durante  el día.

Si a esto le añadimos que solemos hacerlo antes de dormir y que el soporte para consultarlas es el ordenador, o cada vez más teléfono móvil o una tablet desde la cama, el resultado es la alteración del sueño por varios flancos. El uso de dispositivos electrónicos antes de dormir altera nuestros ritmos de sueño, por lo que es recomendable dejarlos fuera de la habitación.

Es cierto que las redes sociales juegan un papel cada vez más importante en nuestra vida, y es por eso que debemos aprender a usarlas de manera sana y no dejarnos atrapar por sus peligros, que por otra parte, son fáciles de evitar. Cultiva una vida plena para un bienestar físico y mental.

 

compartir en redes