Resiliencia o el poder para superar la adversidad

  • Mente
cat-icon-on-post

La resiliencia es la capacidad de las personas para superar situaciones adversas o circunstancias traumáticas. Como todas las capacidades se puede trabajar para aprender a superar los obstáculos que nos podemos llegar a encontrar.

Te contamos las claves para trabajar esta capacidad y no ceder ante la adversidad.

resilient

Al buscar una definición de la palabra resiliencia, nos encontramos con muchas acepciones diferentes.

Veamos primero la que se usa en ingeniería, que se refiere a la capacidad de un material para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido. Esta capacidad se aplica en otras disciplinas como sociología, ecología o incluso en el arte.

En lo que se refiere a la psicología, a la mente humana, es la capacidad que tienen las personas para sobreponerse a las situaciones adversas y al dolor emocional, saliendo incluso fortalecido a causa de estas adversidades, incluso ir un paso más allá utilizando estas situaciones para crecer y desarrollar al máximo nuestro potencial. Desde la neurociencia se considera que las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés y soportan mejor la presión, lo que proporciona una sensación de control frente a los acontecimientos y mayor capacidad para afrontar retos.

drive

Nos lo explica de manera muy gráfica la famosa canción Resistiré, compuesta por el mítico Dúo Dinámico a finales de los años 80, “aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie”.

La canción completa es una verdadera oda a la resiliencia, una capacidad que todos los humanos poseemos, es algo inherente a nuestra naturaleza, y tanto en la historia como en la actualidad encontramos ejemplos de personas cuyas complicadas circunstancias no han impedido que sigan hacia adelante. No solo personajes que han llegado a ser famosos en la historia o incluso han recibido un Premio Nobel, como Nelson Mandela, también encontramos historias de personas que a pesar de los insalvables escollos que les ha puesto la vida, son personas que se fortalecieron en el pasado y han salido adelante. Tu vecina del cuarto, el carnicero, o aquella chica con la que te cruzas cada día al entrar en el metro, han podido salir casi airosos de importantes contratiempos en la vida, sin haber perdido fuerzas para seguir luchando cada día.

junco

Por lo tanto, cada vez que nos veamos superados por los acontecimientos presentes y pongamos como excusa las posibles adversidades que se nos presenten para justificar el no ser capaces de conseguir nuestras metas personales, pensemos en cómo otras personas que lo tienen mucho más difícil que nosotros salen adelante, triunfan y les va bien a pesar de todo lo negativo y los obstáculos que tienen por delante.

Todos tenemos esta capacidad, y hay quien habla de la resiliencia no como una característica, sino que habla de procesos resilientes, que se activan a partir de la necesidad que tenemos de abordar situaciones que son percibidas como dilemas humanos. Lo sepamos o no muchas veces superamos estos procesos en el día a día, que se nos presentan en forma de decisiones que hemos de tomar: ¿seguir adelante o abandonar? Muchas de las metas que conseguimos son, sin que lo sepamos, en gran parte consecuencia de procesos de este tipo.

Se habla mucho de esta capacidad en niños que han tenido infancias complicadas.

Al ser una capacidad inherente al ser humano, muchas veces nos enfrentamos a la adversidad de manera automática, sin darnos cuenta de que estamos realizando un esfuerzo por conseguir algo que perseguimos. Cuando es al contrario, es decir, cuando elegimos no luchar por un sueño, es cuando no es un proceso natural.adversidad

Aprende a ser como ese junco que se dobla

Como toda capacidad, la resiliencia es algo que se puede entrenar, se puede practicar para poder sobreponernos a situaciones excepcionalmente complicadas que se nos presentan.

Existen hábitos y conductas que nos conducen a ser resilientes, pero la verdad es que la fortaleza del ser humano es casi infinita. La clave está en no decir “yo ya no puedo más”.

Una persona resiliente es consciente de sus potencialidades, pero también de sus limitaciones. Esta característica es una poderosa herramienta para trazar metas objetivas y realistas, teniendo en cuenta los recursos con los que cuenta.

La creatividad es también una característica de las personas resilientes , que además asumen las dificultades como una capacidad para aprender. Las crisis generan cambios y depende de nosotros transformar lo negativo en algo positivo mediante la creatividad.

La atención plena, la aceptación de cada momento, es decir el mindfulness es en esencia otra de las claves de una personalidad resiliente. El pasado forma parte del ayer y no es algo que nos deba proporcionar culpabilidad, tristeza o motivar alguna de nuestras incapacidades, mientras que el futuro no es capaz de preocuparles con su amenaza de incertidumbre.

Aceptar las experiencias tal y como se presentan e intentar sacarles el máximo provecho, disfrutar de los detalles y asombrarse ante la vida es algo que ayuda mucho ante una situación traumática o de pérdida.

2resilient

Aceptar el cambio y no intentar controlar las situaciones es otra de las actitudes que favorecen la resiliencia en una persona. Tener la flexibilidad suficiente ante las circunstancias que se presentan y moldear el camino para llegar al mismo sitio de diferente manera es fundamental para que las adversidades no dificulten el camino. De la misma manera, podremos ver que a veces suceden golpes de suerte, cosas tan positivas que no podríamos ni pensar que nos iban a suceder y eso nos facilita mucho las cosas. Es la otra cara de la misma moneda. No siempre tenemos que estar preparados para lo peor, que también, sino también para lo mejor.

Es importante no estar preocupados siempre por la incertidumbre que presenta el futuro, ya que lo malo sucede, pero lo bueno también, aunque a veces no sepamos verlo, por lo que la clave para el bienestar es rodearse de personas positivas y entender que el cambio para bien depende de nosotros y de las armas que tengamos para luchar contra lo que no nos es favorable.

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.