Cómo hacer turrón casero

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

El turrón es uno de los dulces más tradicionales en la gastronomía navideña española. Aunque los más afamados se elaboran en la provincia de Alicante, también se producen en otros lugares de España y, por supuesto, se consumen en toda la geografía. Las variedades de turrón que podemos encontrar hoy en día son muchísimas, y se puede decir que una mesa de Navidad no está completa si, tras los platos principales, no hay turrón para endulzar el paladar.

Aunque la mayoría de la gente los compra ya hechos, tanto en las versiones más comerciales como en las más artesanales, también se puede hacer turrón casero. Y si no sabes cómo, aquí te lo vamos a explicar, para que descubras y experimentes en tu casa cómo hacer uno de los dulces más clásicos de las navidades españolas.

nougat-1255556_1920

Un poco de historia del turrón

La tradición de preparar y comer turrón en España viene de lejos. Realmente, esto de hacer dulces y postres con almendras y miel ya se hacía en la antigua Grecia, aunque desconocemos si el resultado final tenía algo que ver, poco probable, con los turrones actuales.

A España, esta costumbre la trajeron los árabes en la Edad Media, y se puede decir que entre el siglo XV y XVI ya estaba más o menos establecida la configuración y receta del turrón como lo conocemos hoy en día, así como la costumbre de consumirlo especialmente en las fechas navideñas.

También en esa época es en la que la costumbre de preparar turrones se asienta en la zona levantina, sobre todo en la provincia de Alicante y, por supuesto, en la archiconocida Jijona, cuna desde entonces de los turrones más famosos y consumidos en España y en el mundo. Hay referencias también de que se producían turrones en otras localidades, como en Agramunt y, ya en Castilla, en la ciudad de Toledo, donde es igualmente tradicional la producción de mazapanes.

candy-store-272413_1920

Tipos de turrón

Intentar enumerar los tipos de turrón que hay actualmente es una tarea prácticamente imposible. Cuando vamos al supermercado o miramos un escaparate de una pastelería donde los preparen podemos ver decenas de tipos de turrones distintos, con un abanico de sabores y colores que parece no tener fin.

Es cierto que los más puristas consideran a muchas de estas variedades como recetas modernas que no deberían incluirse en la categoría de turrones, más allá de su forma y nombre, sobre todo cuando muchos de ellos no están elaborados siguiendo una receta tradicional ni tampoco incluyen almendras y miel entre sus ingredientes.

Si queremos ser estrictos, deberíamos considerar dos tipos de turrón por encima de los demás: el turrón duro, o turrón de Alicante, y el turrón blando, o turrón de Jijona.

El primero, como su nombre bien indica, es de consistencia mucho más dura que el segundo. Principalmente está conformado por una masa solidificada de miel, azúcar, claras de huevo y almendras enteras, y ocasionalmente está recubierto por una oblea.

El turrón blando, por su parte, aunque lleva los mismos ingredientes, tiene una consistencia mucho menos rígida, ya que están todos molidos.

Estos dos tipos de turrón, así como la denominación Turrón de Alicante y Turrón de Jijona están garantizadas por el Consejo Regulador de Indicaciones Geográficas Protegidas.

En cuanto a las otras variedades más populares de turrón, encontramos el turrón de Agramunt, que es similar al turrón de Alicante pero que contiene avellanas en lugar de almendras; el turrón de yema tostada, muy popular en Cataluña y en el que se usan las yemas del huevo que no se suelen aprovechar en los otros turrones; y el turrón de chocolate, tan popular sobre todo entre los más pequeños y cuyas versiones más comunes contienen arroz inflado, almendras, avellanas y que pueden ser de chocolate blanco, con leche, etc.

También queremos decir aquí que en otros países tienen sus propios turrones, o variantes de éstos. Por ejemplo, en Italia encontramos el torrone, mientras que en Francia preparan el nougat y en muchos países árabes y del Mediterráneo oriental su versión se llama halva, y puede contener pistachos u otros frutos secos.

turron_1

Cómo hacer turrón casero

Si os estáis preguntando cómo hacer turrón casero, y daros el gusto de preparar y cocinar vosotros mismos un rico turrón estas navidades, os vamos a dar aquí los ingredientes y los pasos necesarios para conseguirlo.

Empezamos con el turrón blando, y para ello necesitaréis:

  • 100 gramos de azúcar en polvo
  • 150 gramos de miel
  • 300 gramos de almendras

Lo primero es tostar las almendras y, una vez que estén doraditas, separar un puñado y moler el resto. Las que no moláis las podéis trocear en trocitos pequeños para que conseguir un toque más crujiente después.

A continuación, en un cazo ponéis a calentar la miel y el azúcar. Cuando la mezcla esté calentándose, le podéis añadir las almendras y remover hasta que todo tenga una consistencia bien homogénea. Opcionalmente, hay gente que le echa un poco de ralladura de limón y canela a esta mezcla, para darle un toque con más gusto, pero eso depende de cada uno.

Por último, cuando la mezcla ya esté bien conseguida y con la textura y densidad que queráis (podéis añadirle un poco más de miel si veis que está quedando demasiado seca), es cuestión de ponerla en un recipiente que tengáis a modo de molde. Siempre es recomendable forrarlo primero con un poco de papel de horno o papel de cocina, para que absorba los aceites que vaya desprendiendo, y dejarlo reposar en la nevera durante un par de días, vigilando que no se seque demasiado y cambiándole el papel periódicamente.

Para hacer turrón duro, los ingredientes varían un poco en su proporción:

  • 250 gramos de almendras
  • 150 gramos de miel
  • 150 gramos de azúcar
  • 1 clara de huevo

Lo primero, de nuevo, es tostar las almendras y, en un cazo, ir calentando la miel y el azúcar. La clara la montáis a punto de nieve y cuando la miel y el azúcar empiecen a burbujear se le añade con mucho cuidado para que no cuaje y se remueve todo constantemente a fuego lento. Una vez que el caramelo rompa, se le añaden las almendras tostadas y se mezcla todo con cuidado.

Así, ya solo quedará que vertáis la mezcla en unos moldes forrados con papel de horno y lo dejéis reposar.

Como veis, hacer turrón casero no es nada complicado, aunque si no os sale perfecto a la primera, no pasa nada. ¡La segunda vez seguro que sale mucho mejor!

Y vosotros, ¿qué turrón preferís? ¿Cuál es ése por el que se pirran en tu familia cuando llega la Navidad?

compartir en redes