Qué se come en navidad cuando hace calor

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Cuando llega la Navidad muchos pensamos en paisajes invernales, árboles nevados, muñecos de nieve, Papá Noel y su trineo tirado por renos desde el norte de Europa, etc. Pero no es tan habitual pensar en que, en el Hemisferio Sur, esta época llega en estaciones completamente opuestas, durante los meses más calurosos del año. Y, dicho esto, cabe preguntarse con toda la razón del mundo: ¿qué se come en Navidad cuando hace calor?

Son muchos los países en los que los meses de diciembre y enero no están protagonizados por las bajas temperaturas y la nieve, aunque para hablar de las comidas navideñas cuando hace calor hay que centrarse en aquellos países en los que por cultura y tradición sí se celebra la Navidad. Y, aún así, aunque haya que descartar unos cuantos, también nos queda un buen número para poner como ejemplo y hablar de qué platos preparan en una Navidad soleada y veraniega.

barbacoa

Puede que, a muchos, lo primero que nos venga a la mente sean los países de Sudamérica. Aquí, como si habláramos de las comidas navideñas en los países europeos, hay cosas similares o comunes y, por supuesto, recetas y costumbres propias de cada uno, como la gastronomía del resto del año.

Por ejemplo, en Argentina y en Uruguay son muy comunes las ensaladas de patata y huevo, las de tomate y atún, o incluso las ensaladas de pasta. Estos platos son bastante completos, apetitosos y frescos, mucho más adecuados para el verano que las sopas o cremas que se pueden comer en Europa. Claro que, en esos momentos iniciales de llegar a la mesa y picotear también suelen aparecer las clásicas empanadas argentinas, en cualquiera de sus variantes.

Otro de los platos más populares para las navidades en Argentina es el vitel toné, que deriva de la receta piamontesa del vitello tonnato (ternero atunado), y que consiste en lomos de vacuno acompañados de una salsa preparada con huevo, atún, nata y anchoas.

Tampoco podían faltar los asados, sobre todo si hace bastante calor, ya que son perfectos para preparar y celebrar en el jardín, en terrazas o en cualquier escenario exterior.

En Perú, por su parte, las costumbres gastronómicas navideñas varían un poco. Es cierto que los clásicos pavos rellenos y carnes asadas siempre están presentes, pero los productos y platos más tradicionales suelen llevarse la palma.

Por ejemplo, a las ensaladas variadas de entrantes también les suele acompañar el ceviche, normalmente en la comida del día de Navidad. Este rico plato de pescados y mariscos marinados en cítricos es perfecto para tomar en días calurosos, y además también es un plato muy reconfortante si la cena del día anterior ha sido abundante y pesada.

Se suele decir que Perú es un país muy arrocero, y en muchas de sus regiones los platos navideños más tradicionales son, precisamente, a base de este cereal. El más popular probablemente sea el arroz navideño, que lleva trocitos de panceta, ajo, cebolla, pimientos, espinacas y almendras (u otros frutos secos).

picnic_1

En Venezuela también hace bastante calor en Navidad y, por eso, las comidas tampoco tienen la contundencia de las que comemos en los países más fríos. Allí, el plato más típico y conocido de las comidas navideñas son las hallacas. Éstas consisten en una masa de maíz que se rellena con distintas carnes o pescados, cebolla, pimientos y uvas pasas, y que posteriormente se hierven envueltas en hojas de plátano. La costumbre de comer hallacas en Navidad se remonta varios siglos atrás, y es algo que también se puede ver en otros países como Colombia, Ecuador o incluso en las Islas Canarias.

Otra de las elaboraciones venezolanas más clásicas de Navidad es el pan de jamón, un pan relleno de jamón cocido con aceitunas y pasas que se corta en lonchas y se sirve como entrante, muchas veces acompañado de alguna ensalada de patata con carne de pollo o gallina. Y, para los postres, resultan imprescindibles la torta negra y el dulce de lechosa.

Vamos un poco más lejos, hasta el continente asiático y, concretamente, hasta Filipinas, para ver cuáles son las comidas navideñas allí, que tampoco es un lugar frío precisamente en los meses de diciembre y enero.

Las comidas y cenas navideñas en Filipinas pueden variar mucho según el poder adquisitivo de las familias. En las mesas más pudientes no es extraño encontrar pollos y pavos rellenos o estofados de ternera, mientras que las opciones más populares se suelen centrar en ensaladas de frutas y platos más tradicionales basados en arroz, como el bibingka o el puto bumbong, cuyo nombre no es lo más curioso, sino su aspecto, ya que es una especie de pastel de arroz púrpura que se cuece en tubos de bambú.

barbacoa_2

Más al sur, en Australia, las costumbres culinarias suelen ser similares a las de Inglaterra o Estados Unidos. Esto es, las carnes asadas y aves rellenas al horno, y no es extraño ver a las familias incluso comiendo en parques a modo de picnic. Lo que es muy típico allí es tomar de postre pudin de ciruelas, en el que antiguamente se introducía una pepita de oro como símbolo de fortuna para el que la encontrara.

En Sudáfrica, por su parte, las costumbres son muy parecidas, aunque también se ven mucho en las mesas platos de arroz con verduras y distintos tipos de carne, incluso fría cuando se opta por consumirla en el exterior.

Como veis, hay muchos platos muy originales y que nos pueden parecer muy extraños para comer o cenar en diciembre. ¿Cuáles son los que más os han llamado la atención? ¿Y los que os gustaría probar, aunque no fuera en Navidad?

compartir en redes

te recomendamos