Las Navidades no tienen por qué ser sinónimo de excesos e indigestiones

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

La Navidad, “esas fechas señaladas”, es tiempo de reunirse con familiares y amigos, de celebrar cada día un reencuentro, o más de uno, y al final terminamos comiendo mal, durmiendo poco y dejando a un lado nuestras rutinas más saludables.

Te ofrecemos algunos consejos para que las Navidades no se conviertan en enemigas de tu bienestar físico y mental.b5sngrtypq4-jakob-owens

Aunque no queramos, la Navidad es un periodo que tiende a desestabilizar un poco nuestra rutina. Entre días festivos, reuniones familiares y reencuentros con amigos, muchas veces nos es difícil mantener nuestros hábitos normales, entre los que se encuentran la comida, el ejercicio y la tranquilidad.

¿Banquetes ligeros?

Entre la cena de empresa, la cena de empresa en petit comité, la cena de tu grupo de amigos de la universidad, la cena de los amigos del colegio, las de tu familia, … Al final tienes una comida o una cena casi cada día, cuando no se acumulan dos el mismo día. Todas estas reuniones se convierten en un ágape interminable con aperitivos, platos elaborados, raciones abundantes, postres, etc.

Si normalmente estamos acostumbrados a tres o cinco comidas diarias más o menos equilibradas, en Navidad es muy posible que este ritmo se rompa.

Si, por el contrario la norma es que no sueles cuidar mucho tu alimentación y en casa de tus padres preparan tu plato favorito y vas pensando en darte un atracón, ya sabemos que la cosa no va a terminar muy bien en ninguno de los dos casos.

Si eres el anfitrión, calcula bien las cantidades de comida y planifica bien. Muchas veces se exageran las cantidades de comida y el número de platos y terminamos comiendo sin ganas y sin hambre, y esa no es la idea. Aprovecha para incluir productos de temporada frescos, como la granada o la naranja, que alegran cualquier ensalada o verduras como las alcachofas frescas, que son diuréticas y tienen muchas vitaminas.

Esto no significa que no se pueda disfrutar de las comidas navideñas, que son una excusa perfecta para juntarnos en familia o con amigos y pasar un buen rato. La clave para unas digestiones ligeras es moderar el consumo de alcohol por supuesto, así como de hidratos de carbono, grasas y dulces. Ten especial cuidado con las salsas. Consumir estos productos con moderación marca la diferencia entre una buena digestión y una digestión pesada. Sí, un buen banquete también puede ser ligero.

v705bwrtnqi-annie-spratt

Un buen truco es compensar con el desayuno y el almuerzo y aprovechar para comer bien en ese momento, así no llegarás a la comida con mucha hambre. Preparar un desayuno rico en vitaminas y también en proteínas, que sea nutritivo y empezar así el día con una buena alimentación puede favorecer el que sigamos esa pauta a lo largo del día. Saltarse comidas no es una buena idea, tampoco en Navidad. Si no mantenemos al estómago trabajando asimilaremos los nutrientes de manera desordenada. No es bueno para la digestión ni para la nutrición.

Otra de las claves es festejar con cabeza. La idea es reunirse y pasarlo bien.

Se trata de una ocasión especial, pero aún así siempre se puede hacer con cabeza y con mesura, en el fondo demasiados manjares son accesorios. Disfruta de lo que comes y con quien lo comes. En buena compañía todo sabe mucho mejor.

Sal a dar un paseo después de la comida, también te ayudará con la digestión y además, quemarás algunas calorías.

Deporte en Navidad

Entre tantas reuniones y celebraciones, compras y compromisos puede que nuestros hábitos deportivos se vean algo trastocados y tengamos que faltar a nuestra cita con el deporte semanal.

Estos días cambias tus rutinas o te has desplazado a otra ciudad para reunirte con los tuyos, y hay varios motivos que hacen más complicado hacer deporte. Si se hace imposible en este mes de diciembre puedes cambiar tus costumbres. Entrena en casa por la mañana o aprovecha para practicar deportes de invierno como patinaje sobre hielo o si tienes la oportunidad de esquiar, es una opción muy interesante a considerar. En muchas ciudades se instalan pistas de patinaje sobre hielo, que es un deporte aeróbico perfecto para ejercitar las piernas y practicar equilibrio, además de ser muy divertido. Aprovechar un día para esquiar puede ser también una actividad muy indicada para hacer en familia y pasar un gran día.

12042131666_33a49fd859_b

Si eres de los que se han apuntado a la meditación, no dejes el hábito durante estos días. Seguro que lo agradecerás.

Procura no descuidar demasiado tu rutina de ejercicios. Hacer deporte ayuda a controlar nuestros niveles de azúcar y grasas en el cuerpo, además de favorecer una buena alimentación, y lo más importante, estaremos relajados y de buen humor, que a veces también ayuda a un buen clima general.

Estamos aquí para disfrutar

Durante las Navidades todos estos compromisos, comidas y  cenas nos acaban estresando casi más que los días normales. Entre familia, trabajo y amigos los planes se acumulan y a veces no llegamos.

Son días de mucha emoción y mucha intensidad, incluso a veces puede haber encuentros que nos preocupan, o la simple idea de preparar una comida en casa o incluso varias es motivo de preocupaciones. Es importante que todos comamos bien y que no falte de nada, pero lo es mucho más reunirse y estar de buen humor. Por algo son fechas señaladas. A veces es la única oportunidad del año que hay para ver a la familia o a algunos amigos y merece la pena aprovechar estos encuentros al máximo.

Permítete un día perezoso para reponer fuerzas y desconectar, un parón en la vorágine de eventos, puede ser muy beneficioso.

Además de reponer fuerzas, ayuda a tomar conciencia de los días que están pasando y retomarlos con energías renovadas.

piqca1resgu-elizabeth-lies

La Navidad es una vez al año y es un momento para celebrar y estar feliz. Es mucho más importante con quien estamos que lo que comemos. Hazlo especial, porque es para eso, y esto también es posible cuidándose. Cambia de ritmo, apúntate a la vida slow y todo será más llevadero.

¿Nos das algún consejo para llevar unas Navidades saludables?

compartir en redes

te recomendamos