recetas navideñas de la abuela

Recetas de la abuela para cenar en Nochebuena

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

La cena de Nochebuena tal vez sea la estrella de las fiestas navideñas. Suele convocar a más gente que la cena de Nochevieja y, como previa al día de Navidad, es la que suele dar punto de partida a las reuniones y banquetes. Tirando un poco de nostalgia, y aunque sabemos que muchas no están olvidadas, queremos hacer aquí un repaso a las recetas más clásicas de la Nochebuena en España.

Y no nos referimos a comidas viejunas pasadas de moda, sino a esos platos que preparaban nuestras abuelas, tías y madres cada vez que llegaba el día 24 por la noche.

Es lógico, y seguro que muchos lo pensáis, que no se cena lo mismo en Nochebuena en todas las partes de España, pero la intención es que podamos hacer una recopilación de las cosas más típicas, y puede que también encontremos alguna cosa que no sea extraña encontrar en las mesas del norte, del sur, del este y del oeste. Nuestra idea será recopilar distintas opciones para conformar un menú rico y tradicional que todo el mundo identifique con la Nochebuena.

Los comienzos más tradicionales

Para empezar, siempre ha sido clásico tomarse algo más “ligero”, del género de las sopas y cremas. En la costa cantábrica, es habitual tomarse una sopa de marisco, una crema de nécoras o, por qué no, los mariscos cocidos, sin caldo acompañante.

recetas navideñas de la abuela

En el País Vasco, aunque ahora ya no sean tan asequibles, también era común empezar la cena con unas angulas, y en la zona de Navarra, La Rioja y Aragón las ricas verduras de su huerta son las protagonistas, como los espárragos y el cardo con almendras o bechamel.

En Cataluña resulta casi imprescindible la sopa de galets para empezar la cena de Nochebuena, y en Mallorca la tan apreciada sopa rellena. Por su parte, en Valencia y Murcia la sopa más común es la de pelotas, unas pequeñas albóndigas de carne de ternera y cerdo con piñones.

La Nochebuena castellana también tiene sus platos clásicos y, aunque antiguamente se hacían sopas de cocido con pan, también es muy tradicional preparar algo de la huerta, como lombarda o cardo.

En Andalucía degustan sabrosos caldos, y los más clásicos pueden ser los de Jerez o la sopa de picadillo, por nombrar un par, mientras que en Canarias unas buenas papas son el comienzo ideal para una buena cena.

Carnes o pescados para todos los gustos

Después de las sopas y verduras, y de todos los entrantes que haya habido en la mesa, viene el plato grande. De nuevo, no hay una única opción y, con el paso del tiempo, algunas de las recetas y platos más clásicos han ido desapareciendo de las mesas por unas razones u otras.

Si hablamos de pescados, las opciones más comunes en las cenas de Nochebuena solían ser el bacalao y el besugo.

El primero sigue estando muy presente en las mesas, no solo porque gusta a casi todo el mundo, sino por su versatilidad, que permite poder cocinarlo de distintas maneras. Una de las tradicionales era rebozado, aunque ahora ya se ha sustituido por otras versiones, tanto con verduras como en salsa.

recetas navideñas de la abuela

En cuanto al besugo, tal vez era más habitual antes que ahora, ya que su precio ha subido bastante en los últimos años (no tanto como las angulas). De todas maneras, hay familias que permanecen fiel a la tradición y lo siguen preparando al horno, con limones y con un refrito de ajo y perejil.

Los comensales más carnívoros tal vez pasen directamente del pescado y estén esperando ansiosos por el plato más contundente de la cena.

Las alternativas, de nuevo, son variadas, aunque antiguamente se podían encontrar más diferencias dependiendo de los recursos de cada casa.

recetas navideñas de la abuela

Una de las carnes más habituales en las mesas de Nochebuena era el pollo o el pavo al horno. Un buen pollo criado en casa, grande y con una guarnición de patatas y ensalada servía para alimentar a unos cuantos comensales, y era algo que se solía reservar para esta fecha tan familiar. Si no se quería al horno, el pollo también se podía guisar, y la receta de la pepitoria era de las más compartidas y practicadas en estas fechas.

En otras mesas era –y sigue siendo– habitual el cordero lechal.

Tal vez era más común en las regiones del interior, ya que muchas familias tenían mayor acceso a éstos y es una carne más tradicional. Y, por supuesto, las opciones podían pasar por el cordero asado al horno o, por qué no, guisado con una rica salsita.

No hay que olvidar la opción del cochinillo asado, o el lechón al horno, habituales en las mesas extremeñas y, en Andalucía, el tan clásico pavo trufado o las carrilladas de cerdo en salsa.

El colofón a la cena

Y, en cuanto a los postres, qué vamos a decir. Aunque con la cantidad de comida de los platos anteriores, más los entrantes variados, ya pueda parecer suficiente, ésta es una ocasión especial, y después de los pescados y las carnes aparecerán las bandejas repletas de turrones de todo tipo, mazapanes, polvorones, peladillas, etc.

Y en determinadas regiones, las especialidades dulces de cada una de ellas, como las casadiellas, el guirlache, los pestiños, etc.

¿Qué os parecen estos platos típicos de la abuela en Nochebuena? ¿Qué se suele cenar en vuestra casa tradicionalmente? Si nos hemos dejado alguna receta clásica que creáis que no puede faltar, esperamos vuestros aportes y recomendaciones en los comentarios. ¡Buen provecho!

compartir en redes

te recomendamos