Ejercicios y trucos de respiración para no quedarse anquilosado en viajes largos

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Un viaje largo implica no solo pasar mucho tiempo sentado en una butaca de dimensiones muy reducidas. También implica cargar con el equipaje, con las consecuencias que eso puede conllevar para tu espalda y rodillas, así como la inquietud que supone pasar muchas horas sentado en la cabina del avión, del tren o del medio en el que te muevas.

Con estos ejercicios tus viajes se volverán más llevaderos. El síndrome de la clase turista existe, sí, pero es fácil evitarlo.

e9bzpp7droy-luis-llerena

El famoso síndrome de la clase turista es un término que se acuñó a finales de los años noventa para referirse al conjunto de síntomas que puede llegar a provocar el pasar muchas horas en los asientos poco espaciosos de los aviones, a lo que se añade la inmovilidad y la deshidratación.

Esto puede llegar a desembocar en trombosis y otras complicaciones graves.

El viaje es el camino, dicen. Sí, es cierto, el camino que realizamos para llegar a nuestro destino puede estar lleno de experiencias interesantes y enriquecedoras. Da igual el medio de transporte que utilices. Pero cuando realizamos un viaje largo pasamos muchas horas sentados en la misma postura, que en ocasiones no es ni muy cómoda ni muy ergonómica, y sin poder movernos demasiado. Esto puede causar, y en muchas ocasiones causa, dolores musculares y problemas circulatorios.

Te recomendamos diferentes ejercicios para que las consecuencias de tus desplazamientos sean más llevaderas y no llegues a tu destino completamente dolorido a causa del desplazamiento que has realizado.

Cuida tu equipaje como medida preventiva

Al hacer las maletas ten en cuenta el peso que va a tener que acarrear por largos pasillos de aeropuertos o estaciones, e intenta adaptarlo a tu lugar de destino y a tus capacidades físicas.

Muchas veces llevamos de viaje cosas que luego no llegamos a utilizar.

El tamaño y volumen del equipaje es muy importante para tu espalda. Cuídala, una espalda en buen estado es garantía de un cuerpo en forma.

equipaje

En el camino

Lo más importante de cara a un viaje largo es tener claro que conviene no permanecer en la misma postura durante más de dos horas, por lo que cada rato puedes aprovechar para caminar un poco por el pasillo y estirar brazos y piernas. Sujeta tu brazo derecho con el izquierdo por encima del codo y al revés, notarás como tu espalda lo agradece. Levanta los brazos con las palmas en paralelo estirando la columna para relajar un poco los hombros.

Para estirar los hombros dibuja círculos en el aire hacia adelante y hacia atrás, y descargarás mucha de la tensión acumulada en los trapecios. Para relajar los músculos del cuello dibuja círculos con tu cabeza a un lado y otro. Comienza la circunferencia inspirando y termínala soltando el aire. Estos son ejercicios que puedes hacer sentado.

Controlar la respiración favorece también la relajación durante el viaje.

En cuanto a las piernas, tus gemelos agradecerán si flexionas el tobillo hasta poner la punta del pie mirando hacia el techo. De pie sujeta el empeine y pégalo a las nalgas para aliviar los rectos ¡Y ten cuidado de sujetarte bien!

Para relajar los músculos de la espalda, echa el cuerpo hacia delante intentando tocar el pecho con las rodillas, te puedes sujetar en los gemelos con las manos. Vuelve a la posición inicial despacio y sintiendo como se van colocando las vértebras poco a poco. Si cogiste un billete de avión muy low cost, puede que no puedas hacer este ejercicio en tu asiento.

Si vas en tren o en avión puedes aprovechar los momentos de espera o tránsito para caminar, hacer estiramientos o incluso practicar alguna postura de yoga para estirar, tonificar y preparar las articulaciones y el cuerpo en general para el largo viaje. No seas vergonzoso, puede ser que la gente te mire, pero a la larga agradecerás mucho haber estirado antes de meterte en un avión durante varias horas.

Para hacer el saludo al sol necesitarías una esterilla, que puedes llevar cómodamente enrollada en tu equipaje de mano. Es un ejercicio perfecto antes de viajar ya que tonifica, estira y mejora las articulaciones. Esta rutina también se puede hacer antes de salir de casa, y en caso de realizarla durante el viaje podemos omitir las posturas de suelo, y trabajar solamente el tren superior.

Si vas en coche es importante parar cada dos horas como máximo para descansar y también estirar las piernas. Puedes hacer los mismos estiramientos, pero ten cuidado de no hacerlos en un lugar demasiado frío, puesto que te puedes lesionar.

5d20kdvfcfa-averie-woodard

Respira, estás de viaje

Durante las largas horas de viaje aprovecha para hacer ejercicios de respiración. Te ayudará cuando empiece a aparecer la típica ansiedad del ¿cuánto queda? y los minutos se empiezan a hacer eternos. Estos ejercicios de respiración te ayudarán a concentrarte y a hacer el viaje de manera más tranquila. Solamente el concentrarte en tu respiración te hará entrar en un estado de relajación muy profundo y agradable.

aphuyhlneuc-sofia-sforza

Respiración abdominal: coloca una mano en tu pecho y la otra en el abdomen. Inspira lenta y profundamente de manera que la mano que está en tu pecho no se mueva, y la que está en el abdomen sube a la vez que coges aire. Retén la respiración contando hasta tres y suelta el aire poco a poco. Repite todas las veces que quieras.

Respiración costal: con una mano en el pecho y otra en el abdomen, inspira lentamente. Esta vez la mano que tienes en el pecho será la que se mueva. Verás cómo tu caja torácica se llena y vacía de aire lentamente. Se recomienda repetir a voluntad.

Respiración completa: con las manos colocadas igual que antes, se trata de coger aire lentamente sintiendo como se hincha tu abdomen, luego continúa inspirando un poco más y siente como la parte alta de tu pecho y seguidamente tus clavículas se expanden. Después de unos segundos, suelta el aire lentamente sintiendo como se deshinchan clavículas, tórax y abdomen.

Estas dos sencillas técnicas de respiración cumplen la función de relajarnos y concentrarnos para hacer mejor el viaje. Al fin y al cabo, estás de viaje, y vayas a donde vayas seguramente encontrarás nuevas y sorprendentes experiencias.

Los viajes largos son pesados y a veces las malas posturas nos dejan secuelas que nos pueden llegar a fastidiar las vacaciones, pero si sigues estos consejos, esperamos que te vaya mejor.

¿Nos cuentas algún truco para sobrellevar un largo viaje?

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.