Mercadillos de Navidad

  • Viajes
cat-icon-on-post

En Navidad hay muchas cosas típicas.

Los adornos y las luces en las calles, las compras y los regalos, las reuniones y las comidas familiares, los villancicos… y, ¡claro!, ¡no nos podíamos olvidar de los mercadillos! En España los hay en muchas ciudades y pueblos, pero esta vez vamos a echarle un vistazo a los mejores mercados navideños en Europa. Vamos a viajar un poco y te invitamos a que nos acompañes en nuestra visita a esas ciudades con los mercadillos más atractivos y entrañables.mercado_navidad_1

Para empezar por nuestra ruta de mercadillos de Navidad, nos dirigimos a Alemania. La tradición de montar mercados navideños en las ciudades germanas está muy extendida y es muy popular. Y cuando decimos popular, no nos ceñimos a los habitantes locales, sino a que algunos de estos mercados son tan famosos y bonitos que, por sí solos, sirven de excusa para que muchos turistas de otras partes de Alemania y del resto de Europa se acerquen a visitarlos.

De hecho, si se hace una clasificación de los mercados de Navidad más famosos de toda Europa, seguro que en el top ten aparecen varios mercadillos alemanes.

Pero, para concretar, nos vamos a acercar al mercadillo de Navidad de Múnich. ¿Por qué éste el primero? Pues porque es uno de los más grandes y, sobre todo, porque es el más antiguo. Tiene antecedentes directos con el Mercado de San Nicolás, que se organizaba ya en el siglo XIV, y se celebra en Marienplatz, desde donde también es típico acercarse al mercado de belenes, situado a pocos metros de allí.

En Stuttgart también hay un mercado de Navidad muy antiguo y muy valorado por los alemanes. Sus orígenes se remontan a 1692, o al menos de esa fecha son los primeros documentos que lo nombran, y cada año son más de tres millones los visitantes que se acercan a sus trescientas casetas, todas ellas preciosamente decoradas y con productos y artículos de todo tipo.detalle_mercado_nuremberg

Y, para terminar con nuestras preferencias en Alemania, no podemos dejar de nombrar el mercadillo de Navidad de Núremberg. Puede que no sea el más grande ni el más antiguo, pero sin duda es uno de los que tiene mayor encanto. De hecho, la ciudad entera tiene mucho atractivo en estas fechas y, además del mercadillo, te fascinará pasear por sus calles adoquinadas, cruzar sus puentes y, cómo no, reconfortarte con un Glüwein, que es un vino especiado que se toma caliente y es muy típico de allí.

No nos vamos a detener más en Alemania, aunque si estás en estas fechas en cualquier otra ciudad o pueblo, es probable que también tengan su propio mercadillo de Navidad.

En Austria también es algo típico lo de montar tiendas y puestos en las plazas de las ciudades por Navidad, y la mejor muestra la tenemos en Viena.

En la capital austriaca hay más de un mercadillo navideño, porque son muchas las plazas que se ven cubiertas por casetas de madera y adornos. Si quieres dejarte deslumbrar, pásate por los que hay frente al Palacio de Schönbrunn o en la Plaza del Ayuntamiento. ¡Te impresionará ver cómo viven los austriacos estas fechas tan entrañables! Y si buscas un viaje menos típico a Austria, tanto en Salzburgo como en Innsbruck podrás disfrutar de unos días llenos de encanto y espíritu navideño, con bonitos mercadillos incluidos.

Prague, Czech Republic

Nos trasladamos ahora hasta la República Checa y, más concretamente, a Praga. Al igual que Viena, y como todas las otras ciudades que estamos enumerando aquí, cualquier época del año es buena para visitarlas. Pero el mercado de Navidad de Praga es otro aliciente que se suma a todos los que tiene la capital checa, y la belleza que desprende la Plaza de Wenceslao en estas fechas, más aún por la noche, cautivará a todos los que tengan la suerte de estar allí en las primeras semanas de diciembre.

Hablando de otra capital con un bonito mercadillo de Navidad, también podemos ir hacia Budapest. Realmente, allí se organizan varios mercadillos, pero es cierto que el más reconocido es el que se monta en la plaza Vorosmarty, uno de los lugares más comerciales y transitados de la capital, y en el que se pueden probar verdaderas delicias de la gastronomía húngara.tivoli_copenhague

 

En el norte de Europa, una parada obligatoria para los amantes de los mercadillos de Navidad es la de Copenhague. Hay muchos mercados navideños en distintas zonas de la capital danesa, pero el que resulta verdaderamente espectacular es el que montan en los jardines Tivoli desde mediados de noviembre. Además del mercado en sí, las atracciones que hay en este parque son perfectas para los más pequeños, que se lo pasarán genial, aunque siempre con un gorrito y guantes, claro.

En Suecia, por su parte, son muchos los mercados de Navidad que se montan desde finales de noviembre. En su capital, Estocolmo, hay más de uno, pero el más prestigioso es el de Skansen, lleno de artesanos trabajando y donde no solo se pueden comprar sus productos, sino que los visitantes también pueden hornear pan, o aprender a fabricar velas.

Sin duda, uno de los mercados más originales que podemos encontrar en Navidad.

mercado_navidad_4

Por último, nos queremos acercar a Estonia y visitar Tallin. Tal vez no sea una ciudad tan popular en términos turísticos como muchas de las otras que hemos nombrado aquí, pero merece la pena ir y pasar unos días allí. Y aunque haga bastante frío por estas fechas, esto no ha de ser obstáculo para pasear por la Raekojaplats nevada y calentarse con alguno de sus vinos especiados y sopas.

Ahora, contadnos vosotros, ¿os gustan los mercadillos de Navidad? ¿Cuál de éstos es el que más os apetece conocer? ¿Cuál creéis que deberíamos incluir en la lista?

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.