¿Por qué bailar es un ejercicio más que completo?

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Ayúdanos con este divertido quiz a mejorar nuestro blog para que disfrutes mucho más tus visitas 🙂

 

 


Hay muchos motivos: La danza es una práctica ancestral con la que ejercitamos los músculos, practicamos la coordinación y la memoria. Bailar es divertido y además nos ayuda a mantenernos en forma.

No lo niegues, a todos nos gusta bailar.

Bailar es una actividad ancestral, se trata de un arte en el que se usa el cuerpo, usualmente acompañado de música. Se trata de una forma de interacción social, una forma de expresión corporal.

ballet

Desde la Prehistoria el ser humano se ha comunicado con los movimientos de su cuerpo, para expresar estados de ánimo o sentimientos, utilizando la respiración y el latido del corazón como primera cadencia. Mas tarde estos ritmos sencillos y orgánicos se convirtieron en la música, fiel complemento de la danza.

persona haciendo la danza del fuego

Ya sea con fines rituales, religiosos, artísticos o de entretenimiento, la danza es una actividad que se ha practicado desde que tenemos memoria en todas las partes del mundo. Bailar es casi una necesidad del cuerpo humano, y ver bailar es un placer para los sentidos. El movimiento en el espacio. Contemplar una coreografía, del tipo que sea, nos transporta al ver la belleza de los cuerpos que entran en juego, la cadencia de los movimientos al compás de la música y el desarrollo de los movimientos sincrónicos. Ballet, flamenco o contemporáneo, el baile nos encandila a todos sin remedio.

danza tailandesa

 

Cuando contemplamos el desarrollo de una coreografía quienes la ejecutan parecen no estar haciendo ningún esfuerzo, los movimientos armónicos salen de su cuerpo de manera fluida y natural, pero bailar requiere una buena forma física, un excelente control del propio cuerpo, concentración profunda y ritmo.

Trabajar cuerpo y mente

Bailar es una manera muy divertida de ponernos en forma. Bailando se trabajan todos los músculos del cuerpo. Absolutamente todos, incluida la memoria. Para ejecutar correctamente una coreografía (literalmente significa escritura de la danza) se debe de estudiar y repasar cada movimiento, como si de un poema se tratase. El movimiento en el espacio y en el tiempo, si no requiere una buena memoria necesitará una buena capacidad improvisadora, algo que también supone una cualidad intelectual, y para improvisar necesitamos trabajar la creatividad.  Por lo tanto estamos hablando de una actividad con una importante carga intelectual, entendiendo por esto que entra en juego la concentración, el pensamiento y la memoria.

pareja bailando ballet

 

Practicar el baile nos ayuda a tener conciencia de nuestro propio cuerpo y de cómo lo movemos, también a tenerlo presente respecto al espacio.

Conoceremos mejor a nuestro cuerpo y a nosotros mismos.

La danza y la música

Parte fundamental de la danza es la música, que es el elemento que proporciona a quienes bailan un apoyo para su movimiento y expresión: el ritmo, el carácter de cada danza, si es triste o alegre, rápida o lenta. Marca el estilo de cada tipo de baile. La música es el elemento que hace que liberemos los movimientos, y favorece la concentración.

Ya hemos visto cómo el primer acompañamiento de la danza fue la respiración y los latidos del corazón. La unión de danza y música es la máxima expresión a través del cuerpo de los sentimientos humanos, de aquello que no se puede expresar con palabras.

bailarines bailando

Este complemento de la danza aporta beneficios extra a la danza como un entrenamiento más que completo, ya que se suma su poder terapéutico a los beneficios sobre cuerpo y mente del ejercicio y el trabajo de coordinación necesarios para la danza.

Existen tantos tipos de bailes como culturas podamos encontrar, con variaciones regionales, que a su vez evolucionan con el tiempo dando lugar a otros tipos de danza, como es el caso del ballet contemporáneo, o tipos de bailes originados en los barrios mas marginales de las grandes ciudades que se acaban extendiendo y entrando dentro de las academias.

La danza y el deporte

La danza, como ya hemos visto, se considera un arte. Además de su parte más artística y creativa, bailar conlleva un importante trabajo a nivel físico,  por lo que existen existen muchos deportes en los que la danza está integrada, como son la gimnasia rítmica, la natación sincronizada o el patinaje artístico.

Se trata de una disciplina muy amplia, y a veces no sabemos donde empieza a ser deporte y donde termina de ser danza o al revés. Para ser un buen bailarín se debe trabajar la coordinación, se necesita fuerza para hacer muchos movimientos y también agilidad para conseguir el efecto más atractivo de la danza, que es esa fluidez y gracilidad que tanto emociona a quien lo ve, pero también a quien está bailando. Y esto también engancha.

Una apuesta segura para poner tu cuerpo a trabajar al 100%.

Baila como si nadie estuviera mirando

Si bailamos desde que tenemos memoria o constancia de presencia humana en la tierra debe haber una importante razón por la cual la danza esté tan presente. Rituales fúnebres o relacionados con la meteorología, con el cortejo, etc. La danza siempre ha sido parte importante de la vida. Hoy lo vemos de una manera diferente, pero seguimos usando la danza de la misma manera: como un agente socializador con el que expresar nuestros sentimientos y como un instrumento para la catarsis, para liberar sentimientos y tensiones. Baila como si nadie te estuviera mirando, así te divertirás, te desinhibirás, liberarás tensiones, ahí está la catarsis, el elemento ritual de la danza que nos ayuda a canalizar emociones.

bailando en la playa

Bailar nos hace reencontrarnos con nuestros ancestros, con la tierra, con lo que de verdad somos, conecta el cuerpo y la mente, y en muchos casos es una forma de meditar o de explorar nuestro interior. Baila y disfruta bailando, que como dice la canción, bailar es soñar con los pies.

compartir en redes