Mejora tus platos cocinando con frutos secos

Mejora tus platos cocinando con frutos secos

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

A veces no les damos la importancia que se merecen, pero nadie puede discutir los beneficios que aporta la ingesta de frutos secos. Aunque mucha gente los consume como aperitivo, para matar el hambre entre horas, también se pueden incluir en la dieta introduciéndolos en muchos de los platos que cocinamos cada día.

Te vamos a dar algunas ideas sobre cómo puedes mejorar tus platos si les añades frutos secos. No sólo aportarás cosas buenas a tu dieta, sino que también disfrutarás de nuevos y sorprendentes sabores.

Nueces

Uno de los frutos secos que mayores beneficios aportan son las nueces. Por todos es sabido que su consumo está relacionado con la prevención de enfermedades cardiacas y con el control del peso, gracias a la cantidad de Omega 3 que contienen, así como de vitamina E.

ensalada_nueces

Foto ensalada con nueces vía Pixabay

Lo más sencillo y accesible seguramente sea comer nueces crudas, a modo de snack, ya que siempre serán más sanas y nutritivas que otros tentempiés habituales en las máquinas de vending, aunque es cierto que hay gente a la que no le gusta comerlas así, o se cansan rápido de ellas.

Esto no tiene por que ser un obstáculo para consumir nueces. Las posibilidades que ofrecen estos frutos secos en la cocina son múltiples y se pueden adaptar fácilmente a todos los gustos y estilos.

Por ejemplo, las nueces pueden ser un ingrediente ideal en multitud de ensaladas, ya que casan perfectamente con los platos basados en hojas verdes y, a la vez, combinan sin problema con otros ingredientes como los tomates, manzanas, quesos, etc.

Más allá de las ensaladas, también se pueden preparar otras muchas comidas con nueces. Es muy habitual encontrarlas en panes de cereales variados, en guisos y salsas acompañando a platos de carne y, cómo no, en postres tan clásicos como la tarta de nueces y los brownies.

Almendras

Otro de los frutos secos más versátiles, nutritivos y fáciles de comer son las almendras. Suelen estar más presentes que las nueces en los típicos cócteles de frutos secos, aunque la fritura y el exceso de sal no hace de esta vía la más recomendable.

pollo_tomate_almendras

Foto pollo con salsa de tomate y almendras vía Flickr (Isabelle Hurbain-Palatin)

En cambio, los grandes aportes de vitamina E, calcio y fósforo que ofrecen las almendras los podemos disfrutar tanto si las comemos crudas como si las incluimos en algunos platos y postres.

Una buena idea puede ser la de comer las almendras en combinación con pollo, o con salmón si preferimos un pescado que le vaya bien, o incluso en alguna salsa para acompañar un buen solomillo. Aunque no sean el ingrediente más clásico en los guisos de nuestro país, merecen que les des una oportunidad, ya que combinan perfectamente y le dan un toque original a muchos platos.

Y, para los más golosos, qué decir de los postres que incluyen las almendras como ingrediente principal, desde la clásica tarta de Santiago a los turrones navideños, entre otros muchos.

Piñones

Por su parte, los piñones, aunque realmente son semillas, se venden y se consumen como si fueran frutos secos. Tal vez no sean tan populares como las nueces y las almendras, pero sus aportes nutritivos sí son interesantes, por su alto contenido en proteínas y fibra.

pesto_con_pin%cc%83ones

Foto pesto con piñones vía Pixabay

El uso más tradicional de los piñones en nuestra gastronomía está vinculado a la repostería, aunque cada vez es más frecuente verlos en platos salados y, sobre todo, en ensaladas.

Además, son un ingrediente básico en algunas salsas, y los amantes de la pasta italiana los habrán consumido en multitud de ocasiones, sobre todo cuando ésta se sirve con pesto genovés. Hablando de pesto, hay muchas versiones que, además de piñones, o sin ellos, también incluyen las antes mencionadas almendras.

Pistachos

Los pistachos también suponen una gran fuente de fibra y vitamina B6. Coger un puñado de estos frutos secos y empezar a comer puede resultar peligroso, ya que son altamente adictivos, pero se pueden incluir en la dieta de un modo más mesurado y original.

postre_con_pistacho

Foto postre con pistacho vía Pixabay

Al igual que los frutos secos mencionados anteriormente, es muy interesante incluirlos en ensaladas y en guisos, sobre todo acompañando carnes blancas o, incluso, triturándolos para darle un toque especial a los rebozados.

Pero como más se suelen consumir seguramente sea en postres, ya que casan a la perfección con los chocolates y en diversas tartas y bizcochos.

Avellanas

Las avellanas, al igual que las nueces, también están relacionadas con la prevención de enfermedades cardiovasculares y la diabetes gracias a la alta presencia de ácidos grasos monoinsaturados. Eso sí, su aporte calórico también es alto, así que no conviene pasarse con ellas si queremos mantener la línea.

tarta_de_avellanas

Foto tarta de avellanas vía Flickr (R Barrett Hooper)

Las aplicaciones de las avellanas en gastronomía nos suelen recordar rápidamente a las famosas cremas con chocolate, a las tartas y a las galletas, pero no hay que descartar incluir las avellanas en salsas para guisos de carne, ya que el peculiar sabor que aportan le dará un gusto atractivo y original.

Castañas

No podíamos olvidarnos en este artículo de las castañas. Puede que sean el fruto seco más típico de estos meses y, aunque lo más clásico sea comerlas asadas, no hay que descartar incluirlas en otros platos como acompañantes, en salsas o, también, en postres.

Puedes echarle un vistazo a este artículo para aprender mucho más sobre las castañas, ahora que es el tiempo perfecto para ellas, y sacarle más partido a sus aportes nutritivos mientras le das un toque otoñal a tus platos.

Como ves, son muchas las aplicaciones que se le puede dar a los frutos secos en la dieta de cada día. Si no eres de los que les gusta comer entre horas, aunque sea para matar el gusanillo, pero aún así quieres beneficiarte de todas las ventajas y aportes nutritivos de los frutos secos, prueba a introducirlos en tus platos y, cómo no, en las ensaladas. Le darán un punto distinto y seguro que te sorprenden.

Y, claro, si eres de los que no perdonan un buen postre casero, las posibilidades se multiplican. Puedes probar, por ejemplo, con esta original receta de manzanas asadas con frutos secos, que seguro que te encanta.

En definitiva, ¡ya no tienes excusa para no comer frutos secos!

compartir en redes

te recomendamos