Trucos para conseguir constancia en tu entrenamiento

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Estás a tope con tu preparación física, pero a veces no tienes la suficiente constancia, no consigues regularidad en tus sesiones o te cuesta llevar una rutina más o menos frecuente.

Te damos algunas ideas para que puedas seguir una preparación constante y bien planificada.

Practiques el deporte que practiques, ya sea natación, running o yoga, la regularidad es un aspecto muy importante para notar los beneficios del ejercicio en tu cuerpo. Además la regularidad al principio es la mejor manera de convertir esta actividad en una rutina que forme parte de tu vida, y así te costará menos salir a entrenar.

Una práctica deportiva regular y constante también fomenta los buenos hábitos alimenticios y de estilo de vida. Además de ayudarnos a descansar, fomentar relaciones interpersonales interesantes, tendremos un hobby del que querremos aprender más y más. Tu calidad de vida va aumentar, así que no existen muchas razones por las cuales debas dejar de entrenar.

Los especialistas recomiendan practicar deporte de dos a tres veces por semana, pero todos debemos conocer nuestros límites y nuestras capacidades y amoldarnos a ellas.

entrenamiento3-jpeg

Elige una actividad que te guste

Empieza por lo sencillo: elige una actividad que te guste y no te cueste realizar. Parece muy obvio, pero es lo primero a tener en cuenta a la hora de empezar a entrenar. Si correr te parece muy aburrido, piensa en otras actividades que puedas realizar en grupo o que necesiten mayor interacción como el tenis o el baloncesto. Siempre será más gratificante y te costará menos ponerte a ello.

Llévate la música a todas partes

Esto cumple una doble función. Si te trabajas tus playlists especiales para cada día tendrás más ganas de salir a entrenar. El tiempo de entrenamiento siempre es un momento inmejorable para escuchar música y seguro que descubres nuevas canciones y grupos que de otra manera no conocerías.

La segunda función es que la música en sí misma favorece el desarrollo del entrenamiento.

Ayuda a concentrarse y a motivarse. Sin darte cuenta de repente te encontrarás cantando y bailando a la vez que te ejercitas.

entrenamiento4-jpeg

Busca los horarios mas indicados para cada actividad

Dependiendo de la persona, es mejor entrenar de buena mañana o a última hora de la tarde. A primera hora de la mañana, hay quien se encuentra más fresco, y además nuestro cerebro se ha vuelto más favorable a la concentración después de hacer deporte. Hay quienes por el contrario, prefieren ejercitarse a última hora del día para asegurarse un buen descanso nocturno.

También debemos valorar la temperatura según la estación del año.

Conócete a ti mismo para saber cuándo es el mejor momento para hacer ejercicio.

Prioriza la regularidad

Sabes que para que el ejercicio físico tenga efectos visibles la regularidad es fundamental. No te pongas excusas. Fija dos o tres días por semana. Salir a entrenar te llevará como máximo un par de horas, incluyendo los preparativos y los trámites de después como ducharse e incluso tomarse una cerveza después.

Esas dos horas de tu día son la que si seguramente emplearías en otras actividades insustanciales. Tu entrenamiento te ayudará a desconectar y a descansar mejor, así que, tenlo claro, la regularidad es importante no solo para poder ver los efectos de tu entrenamiento, sino también para convertirlo en una rutina.

Búscate un compañero

Si te cuesta salir a entrenar tu solo y siempre encuentras mil excusas para hacer otra cosa, búscate un compañero de fatigas. Esto te obligará a tener una buena excusa para faltar a tu entrenamiento.

Podréis motivaros y apoyaros el uno al otro, intercambiar impresiones y conocimientos, y si quieres ir al cine después, también podrás ir con él.

También puedes apuntarte a clubes de running o de otros deportes en tu ciudad, con los que se fijarán fechas de entrenamientos e incluso pequeños torneos que te ayudarán a no faltar ningún día a tu cita semanal con el deporte. La pertenencia a clubes o grupos de determinadas actividades siempre nos facilitan la práctica además de motivarnos mucho más.

entrenamiento2-jpeg

Márcate objetivos o metas

Este truco es un clásico para todos los proyectos a medio o largo plazo. Si tenemos claros nuestros objetivos nos será más fácil hacer un esfuerzo para conseguirlos.

El coaching deportivo ha tomado del marketing un concepto que son los objetivos SMART: según las siglas en inglés específicos, medibles, alcanzables, realistas y temporalizables. Esto es establezcamos metas que podamos cuantificar y sean realizables en un tiempo concreto. Nos sorprenderá ver lo rápido que se van cumpliendo y también nos sorprenderemos con nuestros límites. Muchas veces son más amplios de lo que pensamos.

Lleva tu diario de entrenamiento

Una vez que conozcas tus objetivos SMART y los tengas apuntados es útil que lleves un diario de entrenamiento. Esto te ayudará a llevar una regularidad, a saber exactamente cuánto tiempo llevas entrenando, tus avances y tus logros.

entrenamiento-jpeg

Se trata de planificar para aprovechar el tiempo, registrar nuestra actividad para poder observar nuestros progresos y así mantener la motivación. Puedes anotar sensaciones y dificultades, para comprobar si se van modificando o van desapareciendo, y en definitiva para tener un registro de tu entrenamiento.

También sabrás cuál es la regularidad que llevas y no se te olvidará cuándo tienes que salir a practicar.

No te obsesiones demasiado, ya que lo importante, además de llevar una vida saludable es disfrutar y no tener una nueva fuente de preocupaciones. Con utilizar tu agenda diaria es suficiente.

Con estos consejos y un poco de voluntad por tu parte seguro que consigues hacer un hábito de tus entrenamientos y pronto verás como tu calidad de vida y tu salud mejoran. Recuerda ser prudente, no sobrepasar tus límites, calentar y estirar antes y después del entrenamiento y protegerte correctamente del frío y posibles lesiones.

Preparados, listos ¡ya!

 

compartir en redes