Economía colaborativa: todos estamos dispuestos a compartir

  • Mente
cat-icon-on-post

La economía colaborativa es una tendencia que cada vez se está normalizando más y ha entrado con fuerza en la vida urbanita para hacernos la vida más fácil. Exploramos las posibilidades y los beneficios de esta tendencia que cada vez está ganando más adeptos.

Processed with VSCOcam with hb1 preset

Internet, la crisis y el ingenio

La revolución digital y las nuevas tecnologías, unidas a las nuevas formas de vida que han surgido con la web 2.0 son consideradas como las responsables del surgimiento de la economía o consumo colaborativo. A esto se suma la crisis económica mundial que ha obligado a la juventud a buscar nuevas maneras de ahorrar dinero y optimizar recursos agudizando su ingenio y utilizando herramientas que manejan a la perfección como es internet.

A esto se añade el denominador común de estas prácticas que suele ser compartir y conocer. Esta es la base de la economía colaborativa.

photo-1455815152231-be9c88eb7468.jpeg

Explicado de manera rápida podríamos decir que la economía colaborativa conecta a gente que busca algo con gente que ofrece algo a cambio de algo. Las posibilidades son infinitas: desde alguien que saca a tu perro hasta alguien que hace trabajos de carpintería. Un ejemplo muy común es el de quien tiene una taladradora, que se calcula que utilizará durante unas pocas horas nada más a lo largo de su vida útil. Pues bien, para sacar el máximo provecho a esta taladradora, podemos prestar o intercambiarla por otra cosa que nos haga falta a nosotros.

Así sacaremos provecho a los artículos que invaden nuestra casa en esta sociedad de consumo desaforado en la que vivimos.

Se trata de actividades que suelen ofrecer las cosas que mejor se le da a cada uno, y por eso las ofrece: simplemente porque le gusta hacer ciertas cosas y por eso las hace muy bien. Si estas actividades se comparten por Internet llegarán a un mayor número de personas, que valorarán el servicio recibido. Esto nos obliga a dar lo mejor de nosotros y así los intercambios suelen ser enormemente satisfactorios.

Bancos de tiempo

En muchas ocasiones esta transacción no implica dinero, sino que el intercambio se efectúa por otra cosa que para los implicados tiene mas valor, o que ellos no pueden tener. Este sería el ejemplo de los bancos de tiempo, en los que, como su propio nombre indica, el valor de cambio es el tiempo. Y ya sabemos que el tiempo es oro.

Processed with VSCOcam with c1 preset

En los Bancos de Tiempo se intercambian servicios, habilidades o conocimientos, y se van acumulando horas. Se trata de un sistema de economía alternativa o complementaria que no ha nacido con la revolución digital ni mucho menos. Entre 1827 y 1830 en Cincinnati operó una exitosa tienda experimental, The Cincinnati Time Store, creada por Josiah Warren. Después de un difícil período inicial, la tienda probó ser muy exitosa y Warren la cerró para llevar a cabo otros experimentos basados en el mismo principio de valor-tiempo.

Hoy en día podemos encontrar estos experimentos en grandes ciudades (solo en Madrid hoy operan más de 30 bancos de tiempo) y funcionan como una agente que fomenta el intercambio y el acercamiento entre personas, favorece la confianza mutua y la solidaridad entre vecinos.

CouchSurfing: alójate gratis por el mundo

Esta práctica puede que sea una de las pioneras de las prácticas colaborativas en el mundo 2.0. La filosofía del couch surfing (literalmente surfear por los sofás) es muy sencilla, puedes dormir gratis en cualquier casa del mundo, con una única condición: que tú estés dispuesto también a ofrecer tu sofá.

Un intercambio sencillo y muy útil, que nos lleva a realizar viajes diferentes y apasionantes y conocer a gente de todas partes del mundo, tanto en tu hogar como fuera de él.

Actualmente existen varias plataformas de internacionales de hospitalidad después de que la organización CouchSurfing, creada en 2004 pasase de ser una organización sin ánimo de lucro a una organización con ánimo de lucro en 2011, lo que indignó a muchos de sus usuarios.

couchsurfing.jpeg

Bookcrossing: Libera tus libros

Otro clásico de la economía colaborativa es el bookcrossing, que consiste en dejar abandonados libros en diferentes puntos de las ciudades para que otros los lean y los vuelvan a dejar, con el fin de que esos libros sigan circulando sin fin. Se trata de una bonita forma de compartir la literatura.

Eres lo más, tu más: Intercambio de servicios profesionales

Eres lo más, tu más es el nombre de una agencia publicitaria madrileña que funciona por medio del trueque de servicios.

La idea surgió de parte de una dupla creativa, que en momentos de crisis se encontró en apuros y comenzaron a hacer pequeños trabajos a cambio de otras cosas, como por ejemplo carteles de conciertos a cambio de las entradas, y así, según cuentan en esta entrevista acabaron haciendo proyectos más grandes a cambio de sesiones de fisioterapia, bicicletas, etc. La idea tuvo éxito, gustó. Empresas en apuros empezaron a contactar con ellas y la cosa empezó a fluir.

En el caso de los servicios profesionales, el tema de la calidad es importante: suelen ser trabajos que se realizan con gusto y por ello la calidad es alta, el ingenio el cuidado abundan y eso se nota. Se trata de un trabajo hecho con mimo y al final queda muy bien.

Podemos encontrar en Internet numerosos portales que ofrecen y buscan servicios de manera gratuita a cambio de otra cosa que queramos ofrecer al mundo. Es por esto que la tecnología ha ayudado mucho a que este tipo de colaboraciones se extiendan. Trueque, código abierto, colaboración, son términos que abundan en la web y que se basan en el principio de hacer crecer el conocimiento y facilitarnos la vida, aprovechar la vida útil de objetos cotidianos y así contrarrestar el impacto ecológico y social de la enorme sociedad de consumo en la que vivimos.

Compartir es vivir y el intercambio sirve para hacernos mejores, conocer a personas que también quieren compartir, favorecer la solidaridad, y facilitarle la vida a los demás.

¿Te apuntas?

photo-1449495169669-7b118f960251.jpeg

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *