Explora tu ciudad, siempre hay un lugar en el que desconectar en otoño

Explora tu ciudad, siempre hay un lugar en el que desconectar en otoño

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Puede que aún eches de menos tus relajadas vacaciones, o puede que ya hayas entrado de lleno en la dinámica de la rutina de casa al trabajo y del trabajo a casa y necesitas desconectar. Te damos consejos para explorar tu ciudad en busca de lugares tranquilos en los que desconectar.

El nuevo curso ha comenzado y has entrado de lleno en proyectos, responsabilidades y cosas que hacer que a veces te estresan un poco más de la cuenta. El otoño ya ha llegado, y el frío, que llega sin avisar, y la lluvia siempre nos hacen sentir una cierta melancolía, tal vez de las vacaciones o del buen tiempo, o de no se sabe el qué…

A la vez la ciudad se ha llenado de colores nuevos, los tonos rojizos de los árboles y esa luz tan especial que llega con el otoño.

Llegas a casa y sigues pensando en aquello que no sabes si finalmente se habrá solucionado, o si al final enviaste ese mail o se te ha quedado en la bandeja de salida, en un limbo de incertidumbre que te tendrá en vela toda la noche. Mañana tienes que acordarte de esto y de lo otro… Sí, te tienes que acordar, pero mañana.

Pero, ¿qué supone exactamente desconectar? Parar, pensar en cosas diferentes a las que has estado trabajando a lo largo del día, mirar al horizonte y airear nuestras ideas. Estas pueden ser algunas ideas.

Cada cosa a su tiempo

Una de las mejores maneras de olvidarnos del estrés es conseguir un equilibrio entre la vida laboral y la vida personal. Cuando salimos del trabajo, hemos salido y estamos en nuestro tiempo libre, y lo mejor es que lo utilicemos para hacer cosas que nos hagan pensar en asuntos diferentes.

Las personas mas creativas y apasionadas con su trabajo dedican un tiempo a dejar de hacer lo que están haciendo.

Esto favorece el mantenerse aireado y retomar las tareas con nuevos enfoques que hemos adquirido en nuestros momentos de descanso. Todos necesitamos un tiempo de descanso de calidad para volver a emprender nuestras ocupaciones con un aire nuevo, reorganizar prioridades, o simplemente empezar el nuevo día con energía.

La ciudad ofrece numerosas posibilidades para ayudarte a desconectar y a dedicar un tiempo para ti, a hacer lo que te gusta sin apretadas agendas u obligaciones que no terminas de comprender. Es muy importante que todos los días nos dediquemos al menos un momento a nosotros mismos, a situarnos y cambiar un poco de aires. Al igual que durante tu jornada laboral aprovechas el día al máximo para sacar los proyectos adelante, presta mucha atención a ese momento que te regalas a ti mismo, porque estás en TU momento. Aquí y ahora.

Pasear por la ciudad

A veces es complicado llegar a este estado de mindfulness, de valorar y poner plena atención al aquí y al ahora, pues bien caminar es una buena manera de comenzar.

photo-1458240598330-ccda17524e5c

Puedes practicar técnicas de mindfulness para las cuales no necesitas estar en ningún lugar en concreto, y comenzar así tu paseo. Así será más fácil olvidarte por un rato de lo que vas a hacer mañana.

Imagina una avenida llena de árboles, las hojas naranjas adornan la calle con sus colores, también en el suelo. Pasear es un método perfecto para desconectar.

Salir de la zona de confort, pasear por la ciudad, perdernos por calles y callejuelas, encontrar rincones nuevos, es una de las mejores maneras de desconectar.

Comenzar a andar, a mirar el paisaje urbano y a la gente pasar como si de una película se tratase. Así empiezan a aflorar pensamientos positivos, ideas, deseos y sueños que muchas veces no sabemos ni que estaban.

Un buen paseo nos puede llevar a un estado de relax muy positivo en el que hemos aireado las ideas y sin darnos cuenta, hemos dado rienda suelta a la creatividad. La exploración interior favorece la creatividad y el pensamiento lateral, aquel que nos ayuda a resolver problemas de manera creativa, con imaginación y sin hacer suposiciones subjetivas.

Se trata de observar y de cambiar los recorridos convencionales de nuestro pensamiento para dar lugar a nuevas y frescas ideas.

 Explora tu ciudad, siempre hay un lugar en el que desconectar en otoño

Otras formas de desconectar

A veces buscamos el silencio para alejarnos de las preocupaciones, aislarnos del ruido y el ajetreo de la ciudad para relajar la mente. Este silencio lo podemos encontrar en un parque o una plaza. Vayamos en busca de unas vistas bonitas, que se suelen encontrar en los puntos altos de la ciudad.

Solamente el contemplar un atardecer o las luces de la ciudad al caer el sol es un espectáculo digno de ser disfrutado y nos acerca a la atención plena que mejora nuestro bienestar físico y emocional.

Explora tu ciudad, siempre hay un lugar en el que desconectar en otoño

En efecto, huir del estrés tiene repercusiones positivas en nuestra salud, física y emocional.

Las actividades culturales son también grandes aliadas para cambiar el chip: pasear por una exposición, ver una obra de teatro o una buena película. Actividades de este tipo facilitan la concentración, nos transportan a otros lugares y nos ayudan a reflexionar, además de aportarnos nuevos puntos de vista y nuevas perspectivas. Una actividad cultural nos regala un momento de ocio y de disfrute de un trabajo hecho por otros, y eso resulta muy enriquecedor.

No necesitamos grandes cosas para desconectar y alejarnos por un momento del estrés cotidiano.

Solamente hace falta ser creativos y buscar maneras sencillas de alejarnos de bullicios y encontrar las cosas buenas que nos ofrece la ciudad: una avenida llena de hojas secas, un atardecer o un café caliente mientras observamos la vida pasar.

Desconecta para ser mas creativo, para disfrutar de todo lo que haces y para explorar dentro de ti.

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.