¡Respira! Estamos en otoño

  • Mente
cat-icon-on-post

Concentrarte en tu propia respiración hace que conectes cuerpo y mente. Hoy vamos a hablar de los ejercicios y la respiración hipopresiva para mejorar nuestra postura y tonificar nuestra musculatura a través de la respiración.

 

tummy1

 

¡Respiremos!

 

La respiración es un proceso vital mediante el que inhalamos oxígeno y nuestro cuerpo genera una reacción química que hace que expulsemos dióxido de carbono. Este proceso facilita que las células liberen la energía necesaria e indispensable para realizar sus actividades indispensables para nuestra vida.

 

woman-570883_1280

 

Una de las primeras cosas que podemos hacer para entrenar nuestra capacidad de conocernos a nosotros mismos y de relajarnos es respirar, concentrarnos en nuestra propia respiración y aprender a controlarla.

El control de la respiración (pranayama) es uno de los ocho preceptos del milenario arte del yoga, que ya percibió la existencia de una energía mística, una fuerza vital en la respiración, y contempla al menos diez tipos de respiraciones, con diferentes aplicaciones y resultados. La respiración oxigena la sangre y los músculos, calienta el cuerpo y lo llena de prana, o aire inspirado, fuerza de vida. Respirar adecuadamente mejora nuestra calidad de vida, una respiración agitada es signo de una mente agitada, con los pranayamas nos acercamos a la quietud mental.

 

Ejercicios hipopresivos

 

Vemos así como la respiración consciente y la consecuente relajación muscular son beneficiosas para la relajación y la meditación. Hoy vamos a hablar de un tipo de respiración que, si bien facilita la conexión entre cuerpo y mente, también nos ayuda a mejorar nuestra postura y tonificar los músculos, con los consiguientes beneficios físicos que eso aporta.

Los ejercicios hipopresivos se centran en el control de la respiración y el diafragma. Son un conjunto de técnicas perfectas para conocer nuestro cuerpo y tener conciencia de él, así como de mejorar nuestra concentración y nuestra propiocepción, nuestra capacidad de sentir la posición relativa de las partes corporales contiguas y regula entre otras cosas nuestro equilibrio.

Los beneficios y ventajas de la técnica hipopresiva son numerosos tanto en el plano físico como en el mental:

– En primer lugar proporciona mejoras muy eficaces en la postura, lo que ayuda a que nos duela menos la espalda, los trapecios y el cuello.

– Aumenta nuestra capacidad respiratoria y se recomienda a personas asmáticas.

– Nos ayuda a mejorar nuestra postura y a mantener el equilibrio.

– Está especialmente recomendada para aumentar el tono muscular en el suelo pélvico y en la faja abdominal, ayudando a evitar hernias abdominales, inguinales, vaginales y discales.

– Al fortalecer la faja abdominal hace que las fuerzas desarrolladas durante los ejercicios se transmitan de manera más eficaz.

– Mejora el rendimiento deportivo, el cansancio y la fatiga aparecen mas tarde como consecuencia de cambios positivos en parámetros sanguíneos, respiratorios y biomecánicos.

– Todo esto nos ayuda a tener un mayor control y conciencia de nuestro cuerpo y de nuestra respiración.

 

Foto-Hipopresivo

 

Los ejercicios hipopresivos consisten en la realización de posturas y movimientos que, combinados con diversas técnicas buscan disminuir la presión en las cavidades torácica, abdominal y pélvica. En resumen podemos decir que un ejercicio hipopresivo se basa en una postura de partida y un movimiento.

Para conseguir hacer los ejercicios hipopresivos de forma correcta, deberemos seguir una serie de pasos en cada posición para asegurarnos de estar realizando bien esta técnica.

  1. Autoelongación: Es el estiramiento de la espalda haciendo una gran fuerza ósea y muscular, como si quisieras hacerte más alto, poniendo en tensión los espinales profundos y extensores de la espalda.
  2. Doble mentón: Meteremos el mentón hacia adentro, como si quisiéramos tocar la garganta con la barbilla, favoreciendo así el estiramiento de la columna vertebral y la pose básica para poder hacer el ejercicio hipopresivo.
  3. Inspiraciones profundas: Debemos coger aire muy profundamente para sentir se llenen de aire completamente nuestros pulmones y mantenerlos llenos de diez a veinte segundos según nuestra capacidad.
  4. Apnea: Fase de expulsión del aire de forma lenta y pausada hasta sentir que hemos vaciado por completo los pulmones.
  5. Meter el abdomen: Es esencial contraer el abdomen hacia adentro, como si quisieras encoger tripa. Así se consiguen separar las costillas y ejercitar, por tanto, los músculos de la barriga.

Los ejercicios se realizan con un ritmo lento y una respiración pautada por el terapeuta o monitor. Las posturas se repiten un máximo de tres veces con una duración mínima de sesión entre veinte minutos y una hora según el objetivo a alcanzar.

Se trata de una técnica que requiere entrenamiento, y se aconseja comenzar a realizarla con la ayuda de un fisioterapeuta o un monitor al menos al principio, para que evalúe nuestra condición física de partida y nos ayude a realizar la respiración correctamente.

A nivel deportivo se recomienda para personas que quieran maximizar su capacidad de esfuerzo, y trabajar la faja abdominal; también hay quien practica hipopresivos con finalidades estéticas. A nivel terapéutico se recomienda a mujeres después del parto para recuperar tono en el suelo pélvico y corregir la posible diástasis abdominal.

En cualquier caso, nosotros recomendamos esta práctica para mejorar nuestra postura, tomar conciencia de nuestro cuerpo y usar nuestra respiración para conectar cuerpo, mente y espíritu. A continuación veremos por qué.

 

Volando hacia arriba

 

Respiración y reeducación postural: estos son, pues, los dos principios de la técnica hipopresiva. Sus principales aplicaciones son a nivel terapéutico y a nivel deportivo, pero hemos comprobado que están estrechamente relacionados con el arte del yoga:

La técnica respiratoria más popular de los hipopresivos procede del yoga, en concreto es heredero (consciente o inconscientemente, eso da igual) del Uddiyana Bandha, que significa “elevarse, volar hacia arriba”.

Los bandhas son contracciones voluntarias de los músculos cuyo objetivo es reenviar la corriente de energía a través del cuerpo. Estas técnicas incrementan la velocidad de la energía Kundalini, la cual permite la experiencia del alto estado de la consciencia. Uddiyana Bandha es la llave del diafragma, cuyo elemento es el fuego. Tonifica el sistema nervioso simpático, evitando así los efectos del estrés y la ansiedad.

 

Uddiyana_HD

 

Comienza el otoño: respira hondo, contrae tus músculos y tonifica tu cuerpo. Realiza esta práctica con regularidad para estar en forma y disfrutar de todos los beneficios de las gimnasia hipopresiva.

 

respira

 

 

Imágenes | thefirstglance.ca | pixabay | hipopresivos.com | yogaetmeditationparis

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *