5 increíbles escapadas para aprovechar el final del verano

  • Viajes
cat-icon-on-post

Ahora que se acaban las vacaciones y llega el otoño proponemos cinco escapadas en la Península para aprovechar los últimos días cálidos de la temporada y afrontar el final del verano de manera positiva.

Paisajes sublimes que visitar, espectaculares visiones creadas por la Naturaleza, como la Ribeira Sacra, las Hoces del Duratón y el Parque de Monfragüe, que nos evocarán lo pequeño del ser humano frente a la inmensidad del mundo, y también entornos creados por el ser humano sirviéndose de los recursos mas próximos que le ofrece la Naturaleza, como los Pueblos Negros o el destruido pueblo de Belchite, en cuyas ruinas también hallamos una belleza especial.

 

La Ribeira Sacra

La zona comprendida entre las riberas de los ríos Cabe, Sil y Miño, es un paraje jalonado por pintorescas caídas y numerosos barrancos que la convierte en un entorno maravilloso, que funciona como frontera natural entre Lugo y Orense.

La Ribeira Sacra es un lugar por descubrir en muchos sentidos, ya que nos ofrece paisajes y sendas impresionantes, una importante muestra de arquitectura religiosa, todo ello acompañado de una interesante carta de vinos del lugar. Naturaleza, arte y gastronomía juntos.

Además de formar parte del Camino de Santiago Francés, la zona alberga 18 monasterios románicos y otros templos. Por este motivo la zona recibe el nombre de Ribeira Sacra desde la Edad Media. No obstante, otros investigadores afirman que se trata de una traducción errónea y realmente el topónimo se refiere a los rituales que los celtas realizaban en sus numerosos robledales (en latín rovoyra significaría robledal).

Su accidentada geografía deja bellos senderos que recorrer y numerosas actividades entre las que destacan los descensos en catamarán por el Cañón del Sil, una angosta garganta con espectaculares paredes.

 

rio

 

Además, la Ribeira Sacra es zona Denominación de Origen. Mencía, Godello o Albariño, su tradición vinícola de más de 2000 años lo atestigua, y sus blancos no tienen nada que envidiar a otros parientes de renombre.

 

Hoces del Duratón

El río Duratón es un afluente del Duero que serpentea por una zona de suelos calizos excavando un profundo cañón que en algunas zonas alcanza los 100 metros de profundidad. Esta zona fue declarada Parque Natural, así como Zona de Especial Protección para las Aves, por donde vuelan buitres leonados, halcones y águilas reales, entre otras rapaces, llegando a contar 195 especies diferentes.

La combinación de rocas calizas y el agua, tanto de los ríos como de la lluvia, han dado lugar a un paisaje kárstico, caracterizado por la formación de todo un complejo de cavidades, conductos, grietas, cuevas y simas que han conformado el actual paisaje del espacio protegido.

Aquí también podemos disfrutar de una construcción del románico, la Ermita de San Frutos, cuyo enclave fue seguramente elegido por la espectacularidad del lugar y su aislamiento que proporciona.

 

Parque Natural de Monfragüe

Situado en la provincia de Cáceres, el Parque Natural de Monfragüe está atravesado por el Río Tajo y su afluente el Tiétar. Es un enclave de suaves montañas perfecto para el avistamiento de varias especies de aves rapaces, además de imponentes paisajes en torno a un embalse natural que atraviesa toda la zona montañosa.

Este parque forma parte de los destinos de la Iniciativa Starlight, por sus características y la calidad de su cielo, que lo convierten en un lugar inmejorable para contemplar las estrellas.

 

A pocos kilómetros y para rematar esta escapada, encontramos el Museo Vostell de Malpartida ubicado en un secadero de lana tradicional. Se trata de un museo de arte contemporáneo situado en una población lejos de todos los centros culturales y artísticos que merece la pena visitar por lo original de su planteamiento y lo sorprendente de su colección.

 

Los Pueblos Negros de Guadalajara

 

pueblo

 

La leyenda celta cuenta que al morir un poderoso Señor de una tribu que habitaba por la zona, dio en herencia todas sus riquezas a sus tres hijos. Los hermanos no paraban de disputarse estas riquezas, y su propia madre decidió convertirlos en tres montañas que hoy son el Moncayo, el Ocejón y el Alto Rey.

En las faldas del Ocejón, una de las tres míticas montañas de la Celtiberia se encuentran los Pueblos Negros, con su característica arquitectura a base de pizarra y cuarcita, que hacen de su paisaje algo muy especial y han creado esta pintoresca ruta, que es una delicia recorrer un día de otoño. La abundancia de pizarra ha determinado la arquitectura de estos pueblos, que se han servido de este material para construir sus casas.

La ruta de los pueblos negros consta de cinco localidades, separadas por entre sí por apenas 50 kilómetros. Estas localidades son Campillejo, El Espinar, Campillo de Ranas, Robleluengo y Majaelrayo.

 

Ruinas de Belchite

Pasear entre la ruinas de Belchite en Zaragoza es una experiencia impactante e inolvidable. Aquí somos testigos de la fuerza destructora del hombre, frente a la fuerza constructora de la Naturaleza.

Belchite Viejo se encuentra totalmente en ruinas a consecuencia de la Batalla de Belchite que tuvo lugar durante la Guerra Civil en 1937 con un segundo episodio en 1938, la primera fase de la Batalla de Aragón. A consecuencia de la contienda el pueblo quedó totalmente devastado y se fue despoblando poco a poco hasta quedar abandonado, y así se ha quedado hasta hoy.

Las ruinas han sido escenario de numerosos rodajes cinematográficos, entre los que destacan Las aventuras del Barón de Munchausen, de Terry Gilliam, o El Laberinto del Fauno de Guillermo del Toro. Los lugareños suelen contar muchas anécdotas de estos rodajes, cuyos despliegues que convierten al pueblo en una ciudad sitiada o a los locales en figurantes.

Alrededor de este fascinante enclave existen también leyendas de sucesos paranormales, que hablan de voces procedentes de almas en pena que siguen en guerra.

 

dicho

 

Cualquiera de estos destinos es una escapada perfecta de fin de semana que nos ayudará a desconectar y a disfrutar de los primeros días del otoño, con temperaturas aún cálidas, y nuevos colores y olores que percibir. Se acerca el otoño y eso es bueno.

 

Imágenes | Google | Wikipedia | Wikimedia Commons | Carmen Sánchez-Blanco |

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.