Viajar a la Edad Media: 9 localidades, mercadillos y castillo que te trasladarán al pasado

  • Viajes
cat-icon-on-post

Un viaje por Europa nos permite descubrir cómo fue nuestra Historia. Aprender de las vidas de otras personas que pisaron la tierra mucho antes que nosotros sirve para explorarnos a nosotros mismos y para darnos cuenta de la situación que tenemos. En las distintas ciudades y pueblos del viejo continente quedan vestigios de muchas etapas históricas y los medievales nos sirven más que ningún otro para viajar hacia atrás en el tiempo.

Aunque tenemos claro que a ninguno de nosotros nos habría gustado vivir en la Edad Media, la época tiene bastante atractivo por motivos que son difíciles de encontrar. ¿Quién no se ha imaginado alguna vez paseando por largos pasillos de una suntuosa fortaleza? Lo que sí resulta evidente es que los rastros que quedan en nuestro mundo moderno de aquellos oscuros siglos presentan una gran belleza, si obviamos pensar cómo habría sido la vida de quienes habitaron aquellos lugares.

Los castillos, fortalezas, ciudades amuralladas nos sirven para trasladarnos al pasado. Pero si añadimos que la visita a una de las localidades que se han conservado bien desde entonces se realiza durante la celebración de un mercado medieval o unas fiestas con disfraces y actividades de la época, la sensación será mucho más completa.

Carcasona, Francia

Carcasona

La ciudad de Carcasona en Francia, como vemos más arriba en la imagen, tiene un aspecto tan medieval que ha sido inspiración de uno de los juegos de mesa mejores y más triunfadores, con infinidad de expansiones y fans en todo el mundo. Es lógico porque, cuando llegas allí, parece que estás en un lugar inventado. La muralla, el castillo y todo lo que la compone motivaron que fuese incluida entre los tesoros de la Humanidad por la UNESCO. No te olvides de tomarte una Cassoulet –no apta para vegetarianos— para que tu experiencia sea completa.

Piran, Eslovenia

Eslovenia

El castillo medieval de Predjama (en la fotografía superior), en los alrededores de Piran, es espectacular por cómo está construido en la roca, utilizando las grutas y recovecos para permitir su defensa. Merece la pena escuchar la historia sobre cómo se conquistó de voz de uno de los guías, pues contiene una graciosa anécdota que no destriparé. Piran es otra una de las muchas preciosas ciudades que contiene Eslovenia y recomiendo este pequeño país como destino de vacaciones. Sus ciudades y su naturaleza merecen la visita, aunque no haya vuelos desde España: ríos de agua cárstica, cascadas y el maravilloso lago Bled.

Dubrovnik, Croacia

Night Fort Lovrijenac in Dubrovnik (Croatia)

Croacia es un destino mucho más frecuente que Eslovenia, tal vez por la facilidad que dan los vuelos directos y porque ha cobrado mucha fama en los últimos años. Esta celebridad se ha multiplicado gracias a la serie de HBO Juego de tronos, que utiliza entre sus escenarios la fortaleza de San Lorenzo o la puerta de Pile o Trsteno. Pero incluso sin este reclamo, valdría la pena, pues parece un pueblo de cuento. Tuve la suerte de visitarlo antes de que le sobreviniera la destrucción parcial causada por los conflicto bélicos y no sé cómo se encuentra en la actualidad, espero que la reconstrucción le haya hecho justicia.

Praga, República Checa

View of square and astronomical clock

No se trata de un pueblecito o de una zona amurallada, sino de toda una ciudad, capital de un país. Y realmente, Praga sirve para pensar que estamos en otro momento temporal, de ahí que haya sido escenario de tantísimas películas. La plaza de la Ciudad Vieja y el puente de Carlos son solo un par de las numerosas atracciones turísticas que presenta. Si hubiese que encontrarle un aspecto negativo es que es tan bonita que todo el mundo lo sabe y está demasiado llena de visitantes en casi cualquier época del año.

Brujas y Gante, Bélgica

medieval00010

Vamos a hacer trampa e incluir dos destinos dentro de un apartado, pero tiene sentido, ya que se suelen visitar del tirón dado que solo distan media hora en tren el uno del otro. Ya que hablamos de mercadillos, hay que decir que la mejor época del año para ver Brujas y Gante, en Bélgica, se encuentra en los meses previos a la navidad, pues es entonces cuando las ciudades se iluminan y se abren sus puestos de ensueño, llenos de encanto. La única pega a viajar en invierno es que anochece muy temprano, pero un chocolate caliente en uno de los mercadillos compensará la oscuridad y el frío.

Rothenburg, Alemania

medieval00003

En la comarca de Baviera se encuentra una localidad medieval tan auténtica que se dice que inspiró a Disney y más concretamente a su adaptación de la fábula de Pinocho. Alemania contiene una gran cantidad de tesoros del medioevo y esta ciudad es únicamente uno de ellos, por lo que quienes estén interesados en este estilo arquitectónico podrían hacer todo un tour por el país.

Baiona, Galicia

medieval00005

El parador de Baiona es uno de los más bonitos de nuestra geografía, así como toda la ciudad costera llena de historia. El día 1 de marzo se conmemora la llegada de la carabela Pinta al puerto de Baiona con la noticia del descubrimiento de América en una fiesta denominada “La Arribada”. Tanto la localidad como los alrededores se vuelcan para convertirse en una urbe del medievo. Con torneos, espectáculos de cetrería, desfiles y un completísimo mercado consigue que creas que has viajado al pasado. Si le añadimos el atractivo de la gastronomía gallega, no hay espacio ya para dudas.

Peñafiel, Valladolid

medieval00009

En este caso, hablamos del castillo, uno de los más importantes de nuestro patrimonio, aunque la ciudad presenta tiene otros atractivos de antaño, como la Plaza del Coso peculiar, una Torre del Reloj de la Villa. Si te interesan los castillos y la historia, no tiene sentido limitarte a visitar el que mencionamos, sino que merece la pena hacer todo un recorrido por la provincia de Valladolid para conocer su multitud de edificaciones militares medievales.

Besalú, Gerona

medieval00015

En la comarca de La Garrocha, en Girona, se encuentra este encantador pueblo medieval, Besalú, que te recibirá con la que tal vez es su mayor atracción: el puente. Desde ahí accedes a todo un casco amurallado que sin duda te permitirá sentir que te encuentras en otra época. Su origen es el de una fortaleza entre los ríos Fluviá y Capellades.

 

Muchos países aún conservan retazos, vestigios y tradiciones de hace más de 600 años que nos podrán acercar un poco más a la forma de vida de la época, además de disfrutar de agradables vistas y manjares. Tenemos muy fácil visitarlos, pues seguramente hay alguno cerca de donde nos encontramos o en nuestra ruta vacacional. Descúbrelos.

 

Imágenes: ©Moyan Brenn, Contando Estrelas, Wikipedia, iStock Photos,

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.