Los 17 mejores lugares de España para disfrutar de la puesta de sol

  • Viajes
cat-icon-on-post

Cómo es una buena puesta de sol. Las mejores puestas de sol

El verano nos trae el buen tiempo, las vacaciones, días más largos y miles de propuestas para disfrutarlos. Una de ellas es algo tan sencillo y gratificante como contemplar la puesta de sol que, aunque podemos hacerlo 365 veces al año, parece que en esta estación se vuelve más mágico -de hecho, en algunos lugares es casi un ritual- o, simplemente, es que tenemos más tiempo para relajarnos y apreciarlo de forma diferente, o porque sabemos que los atardeceres son como los copos de nieve, únicos, puedes ver miles pero ninguno será igual que el anterior.

Por todo lo anterior, si vamos a viajar a algún rincón de España este verano o simplemente nos quedamos en nuestra ciudad o pueblo , quizás podamos disfrutar contemplando algunas de las 17 puestas de sol que os proponemos:

1. El Templo de Debod, Madrid

Hace casi 50 años Egipto le regaló a España este templo que se ubica en Madrid, en un alto cerca de la Plaza de España y que tiene una de las mejores vistas de la ciudad desde las terrazas del Manzanares contemplando el Palacio Real y la Almudena por un lado y la Casa de Campo en lontananza.

La puesta de sol en el Templo de Debod es todo un clásico porque quizás se trate de unos de los espacios más poéticos y románticos de la capital y, en los últimos años, un punto de encuentro para cientos de personas que contemplan el final del día desde su mirador. Un atardecer castizo y un trocito de Egipto que no deja indiferente a quien lo admira.

2. La Albufera, Valencia

albufera

Sus aguas han servido de sustento a pescadores y de inspiración a escritores, como Blasco Ibáñez que trasmitió a través de las letras la belleza y majestuosidad de este lago, por lo que pasear por su ribera te permitirá evocar a los personajes de Cañas y Barros.

Es increíble que a tan sólo 10 kilómetros de Valencia puedas contemplar como el sol se funde en el agua en uno de los parajes más bellos que existen. Siempre tenemos la idea de que para contemplar algo hermoso debemos recorrer una larga distancia en coche o dar una gran caminata y, en muchas ocasiones, hay espectáculos naturales como éste al alcance de nuestra mano.

Y para los más románticos, existe un servicio de paseo en barca que te lleva desde el embarcadero a una zona tranquila donde poder observar la caída del sol con tu pareja.

3. La Laguna de Gallocanta

laguna

Entre las provincias de Zaragoza y Teruel se encuentra una de las lagunas naturales más grandes de Europa, ideal para visitarla y hacer alguna de sus rutas de trekking por sus alrededores.

En Gallocanta encontraremos más de 200 especies de aves ya que la laguna recibe un gran número de grullas y aves migratorias y verlas salir y entrar del agua en busca de alimento al atardecer es realmente un espectáculo que nadie debería perderse. Eso sí, si vamos a ver la puesta de sol, sobre todo en época estival, hay que ir protegidos con repelente para insectos.

El ocaso en la laguna de Gallocanta es una mezcla de relajación y paz dentro del marco silencioso de la naturaleza que nos rodea y la luz y el color de su atardecer todo un espectáculo visual.

4. Una puesta de sol quijotesca

molinos

Es imposible hablar de La Mancha sin que te vengan a la cabeza Cervantes y los molinos. Dicen que don Miguel los eligió para su novela porque en el siglo XVII eran unas estructuras modernas y enormes que le fascinaron pero, quien sabe, quizás se decantó por sus “gigantes” después de verlos al atardecer.

Aprovechar para conocer un poco más la ruta del Quijote y contemplar el paisaje manchego a la caída del sol  y sus cambios de tonalidades, es una propuesta magnifica al alcance de nuestra mano para no olvidar el nombre de ningún lugar de La Mancha. Además del 1 al 15 de agosto organizan en Consuegra una serie de actividades que buscan remarcar el carácter medieval de la villa, donde desde su castillo y con los molinos en hilera se contempla una de las mejores puestas de sol de la zona.

5. El Cabo de Gata, Almería

cabo-gata

Si vas a estar en el sur de España quizás es un buen momento para visitar el Cabo de Gata. Este parque Natural de origen volcánico y ubicado en la provincia de Almería es una exquisitez y un destino vacacional bastante solicitado.

Sus calas de aguas cristalinas hacen las delicias de los visitantes y la propuesta no puede ser más relajante: días de playa disfrutando del mar y la tranquilidad, esperando a que llegue su atardecer mágico que nos ofrece una combinación de rojizos y ocres que se funden en el horizonte creando un auténtico festival de color.

6. San Juan de Gaztelugatxe, Vizcaya

san-juan

Uno de los lugares más increíblemente bellos de toda Vizcaya es este islote unido al continente por un puente de piedra de dos arcos. Podemos acceder a la ermita de San Juan si ascendemos los 241 escalones que nos separan de ella.

Una vez superado ese pequeño reto podremos disfrutar de unas vistas espectaculares y de uno de los atardeceres más hermosos que existen, ideal para los aficionados a la fotografía, aunque el lugar se presta más a la contemplación y el silencio. Eso sí, no hay que olvidar que después tendremos que desandar lo andado…

También existe la opción de ver la puesta de sol desde el mar ya que se organizan salidas en barco desde Bermeo que hacen un pequeño recorrido hasta el islote. Sin duda otra forma de disfrutar el ocaso en el Cantábrico.

7. Las Médulas, León

las-medulas

Situadas en El Bierzo, provincia de León, esta antigua explotación minera de oro romana es, actualmente, un entorno paisajístico espectacular. Quizás esa mezcla de naturaleza y mano del hombre (en su loca búsqueda del metal precioso) es lo que las hace tan especiales.

La contemplación de la puesta de sol en Las Médulas hace que te plantees si realmente no somos nosotros los que hemos encontrado el oro ante semejante maravilla. Los recorridos por el lugar son increíbles, pero finalizarlos en el Mirador de Orellán y poder admirar como los rayos del sol caen sobre las montañas rojizas y los castaños es algo que no tiene precio.

8. El Faro de Punta Nati, Menorca

punta nati

Construido hace más de un siglo para evitar los naufragios en la costa norte de Menorca, es uno de los lugares más emblemáticos de la isla balear. Los faros siempre han estado rodeados de un cierto halo de misterio, incluso de elementos mágicos, quizás por tratarse de lugares apartados y solitarios, muy propicios para la contemplación del atardecer.

Hay que caminar un poco para llegar, ya que los coches tienen el acceso restringido en el último tramo, pero merece la pena por la visión impresionante de la puesta de sol desde sus afilados acantilados, recordándonos los años pasados del farero solitario y haciéndonos sentir como él, solo ante la inmensidad del mar viendo cómo se desvanece el día.

9. Castro Urdiales, Cantabria

castro

En Cantabria encontramos este bellísimo pueblo costero que no debemos dejar de visitar. Las vistas desde el Castillo de Santa Ana, uno de los mejor conservados en toda España, son espectaculares y al atardecer tenemos diferentes postales con las que quedarnos. Desde el mismo castillo en el que se ubica el faro tendremos una puesta de sol fascinante, contemplando su puerto y los palacetes cercanos a la playa.

10. La playa de las catedrales, Galicia

catedrales

En la provincia de Lugo encontramos un conjunto de acantilados formados por el agua y el viento. Podemos recorrerla con marea baja y contemplar como el mar ha ido erosionando la roca formando auténticas obras de arte, de ahí su nombre de playa de las Catedrales.

Durante los meses de verano se han limitado las visitas debido a la afluencia de turistas pero, aún así, merece la pena hacer una visita y hacerlo al atardecer es la mejor opción cuando los rayos de sol se cuelan por las grietas de las rocas.

11. La playa de Gueirúa, Asturias

playa

Se trata de una playa de difícil acceso ya que hay que recorrer caminando un kilómetro y medio y bajar escaleras, así que la vuelta se puede hacer un poco dura, ¡pero merece la pena!

Los amantes de la fotografía se frotarán las manos ante esta playa ubicada en Cudillero y que nos hará amar, aún más si cabe, Asturias. Ver la puesta de sol allí es una experiencia casi enigmática ya que el lugar es silencioso, tranquilo y te permite disfrutar del momento segundo a segundo.

12. La Alhambra de Granada desde el Albaicín

alhambra

De la Alhambra ya se ha dicho todo, nadie pone en duda su belleza. Todos quieren verla y los que la hemos contemplado soñamos con volver. Pero nada tan espectacular como la puesta de sol desde el mirador de San Nicolás en el Albaicín, uno de los barrios más interesantes de toda la ciudad.

Con Sierra Nevada como fondo, la Alhambra va cambiando de color a medida que el sol baja hasta desaparecer, es indescriptible y resulta difícil de entender como algo puede llegar a ser tan mágico.

13. Toledo desde el Mirador del Valle

toledo

Antigua sede de la corte de Castilla, la ciudad de las “tres culturas” es una de las más hermosas y visitadas de España. La oferta cultural es bastante extensa y después de un largo día ejerciendo de turistas, lo mejor es acercarse al Mirador del Valle y terminar la jornada viendo el atardecer en el lugar con las mejores vistas de la ciudad. Las mismas que captó el Greco y que hacen de Toledo una joya espectacular.

14. El Acueducto de Segovia

acueducto

En la ciudad de Segovia nos encontramos con esta impresionante construcción del siglo II d.C. Contemplarlo es quedarte sin palabras durante un buen rato y ver como cae el sol con los rayos atravesando sus arcos es quedarte con la boca abierta. Es una de las puestas de sol urbanas más espectaculares que podemos contemplar así que merece la pena pararse un momento y disfrutar relajadamente mientras vemos como va llegando la noche.

15. La playa de la Concha, Donostia

donosti

Ir a Donostia es ir a la Concha. Quizás una de las playas más integradas en su ciudad, porque algunas ciudades costeras viven de espaldas al mar pero este no es el caso de Donostia y su impresionante paseo marítimo, uno de los más elegantes que se pueden contemplar.

La caída del sol entre el Monte Urgull y la isla de Santa Clara es difícil de olvidar, casi insuperable. Y lo mejor de todo es que sólo tienes que apoyarte en su inconfundible y preciosa barandilla, mirar al horizonte y ver como el mar se tiñe de ese color anaranjado tan característico… Y esperar un día para volver a verlo otra vez.

16. Cabo Finisterre

finisterre

Es el final del camino de Santiago, un lugar que fue considerado en la antigüedad como el fin del mundo conocido, cuando se pensaba que la Tierra era plana y que, simplemente un poco más allá, los barcos caían al abismo infinito. Quizás por eso tiene algo de místico el atardecer de este cabo gallego donde parece que el sol se precipita sobre el mar y desaparece. Sabemos que en el horizonte tenemos miles de millas sin tierra a la vista, sólo la inmensidad del Atlántico por delante.

17. Café del Mar, Ibiza

cafe-del-mar

Al inicio de nuestro artículo comentábamos que en ciertos lugares la puesta de sol se convierte en un auténtico ritual. Esto es lo que ocurre en la isla de Ibiza donde el atardecer es despedido cada día con aplausos, como si se tratase del final de un espectáculo. Realmente lo es, tanto como para que los que lo contemplan se sientan con una energía renovada tras la puesta de sol.

El Café del Mar ha hecho de la puesta de sol su mejor negocio, cuando hace unos años empezaron a celebrar el ocaso con música Chillout. Quizás ahora ha perdido un poco su esencia más mística, pero el atardecer sigue siendo, sin ninguna duda, maravilloso, aunque no es el único en Ibiza, donde otros lugares como Es Vedrà también compiten por ser el mejor atardecer de la isla.

Como habéis podido comprobar tenemos muchos lugares con una puesta de sol realmente impresionante. Lo único que necesitamos es un poco de calma y la pausa necesaria para disfrutar de uno de los momentos más relajantes del día, donde contemplar el cielo cambiando de tonalidades a medida que el sol se esconde en el horizonte es un espectáculo que no deberíamos perdernos por muy habitual que sea.

En Vive 0,0 | El Saludo al Sol: 12 posturas que ayudan a empezar el día con energía

Imágenes | lisiPrada | deepstereo | Lukasz Janyst/iStockPhotos | JoseIgnacioSoto/iStockPhotos | LUNAMARINA/iStockPhotos | PobladuraFCG/iStockPhotos | jarcosa/iStockPhotos | fisfra/iStockPhotos | Mimadeo/iStockPhotos | Fesus Robert Levente/iStockPhotos | fotoedu/iStockPhotos | Damlow/iStockPhotos | Susana Guzmán Martínez/iStockPhotos | nelik/iStockPhotos | jose1983/iStockPhotos | fisfra/iStockPhotos | antxonelorza/iStockPhotos | Lukasz Janyst/iStockPhotos

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.