salmorejo andalucia comunidad autonoma

7 destinos asiáticos y 7 viajeros que nos cuentan por qué volvieron fascinados

  • Viajes
cat-icon-on-post

Asia es uno de los continentes que culturalmente se encuentran más alejados de las tradiciones europeas. Quizás por eso es uno de los destinos que más atrae a todo tipo de viajeros. Descubrir una nueva cultura, nuevos valores y formas de enfocar la vida es uno de los motivos que llevan a muchas personas a viajar a estos destinos. Y cuidado, que el que lo prueba suele repetir. Para que nos lo expliquen de primera mano hemos contactado con siete viajeros que nos cuentan por qué volvieron fascinados de su viaje por Asia.

Sri Lanka, China, Japón, Tailandia, Corea del sur, Laos o La India son los destinos elegidos, casi todos muy documentados para saber qué se iban a encontrar, pero otros como Eduardo en su viaje a Corea no tuvo elección, ya que fue por trabajo. En todos los casos lo que encontraron fue mucho mejor de lo que pensaban y todos tienen ganas de volver otra vez a Asia.

La elección del destino para viajar a Asia

Para Isabel, que eligió Sri Lanka, lo que le atrajo del país fue que “todavía no estaba, turísticamente hablando, muy masificado. Aunque una vez en el país te das cuenta de que tampoco era virgen en muchos de sus atractivos”. Además es un destino con mucha diversidad, montaña, playa, Safari, templos ….

Regina eligió China y Juan, Japón, pero ambos con un propósito común: conocer mejor una cultura diferente. En el caso de Raquel, que viajó a Tailandia con su pareja, a esta cuestión cultural se unía conocer el entorno natural del país, donde los parques y reservas naturales eran un aliciente más.

En el caso de Norberto, la elección de Laos como destino fue también consensuada con su pareja, ya que se trataba de su viaje de bodas. Sin embargo, Ramón viajó a la India con la intención de conocer mejor un país antes de tomarse un año sabático para colaborar en algún proyecto con una ONG, es profesor y su intención poner un poco de su parte para ayudar a los demás.

Encontrar alguna sorpresa en nuestro destino es algo habitual

templo-chino

A pesar de que todos los viajeros tienen en común que se han documentado muy bien sobre lo que van a encontrar en sus destinos, una cosa es leerlo y otra diferente vivirlo en primera persona. A Isabel le sorprendió en Sri Lanka “lo pesados que eran los autóctonos para convencerte y que eligieses sus excursiones, traslados, hotel…”. No es lo habitual, ya que para Raquel, la amabilidad de la gente fue una de las sorpresas más agradables.

El coste de las cosas nos puede sorprender. Para Norberto y su pareja, Laos fue un descubrimiento al ver que entrar en lugares como la pagoda Luang Prabang o las famosas cascadas Kua Si Luang apenas si costaba unos céntimos. El caso contrario lo vivió Eduardo en Seúl, donde las dietas del trabajo casi no le daban para cubrir sus gastos por el alto nivel de vida de la ciudad, aunque no es un destino excesivamente caro.

Las dimensiones del país abrumaron a Regina en China. Ver “mega parkings, avenidas con ocho carriles por sentido” puede parecer una locura, pero estamos hablando de un país de más de 1.200 millones de habitantes. Para Juan, Japón fue una sorpresa en cuanto a la convivencia de aspectos muy avanzados, muy tecnológicos, en contraste con el respecto por la cultura y valores tradicionales. En este aspecto, el recuerdo del colonialismo británico, fue lo que llamó la atención de Ramón, donde “si no fuera por el calor, pensarías que estabas en cualquier barrio de una ciudad de Inglaterra”.

Las comidas, otra forma de adentrarse en la cultura

ganges

La cultura culinaria también es uno de los motivos para viajar a un país, como en el caso de Juan, apasionado de la comida japonesa que gozó en su viaje en cada comida. Otras veces no es tan fácil identificar qué estamos comiendo, como le ocurrió a Regina, ya que la comida china de España poco tiene que ver con lo que te encuentras en dicho país. Además, “casi ningún camarero habla inglés, las cartas no están traducidas, por lo que no sabes que estás comiendo, excepto si pides pato laqueado”.

Para Isabel, lo que más le llamó la atención fue la cantidad de comida que servían, sobre todo en los restaurantes menos turísticos. A pesar de que la comida asiática es una de sus preferidas, era casi imposible acabar los platos. Para Raquel, el picante (“superado con pastillas para la diarrea”) fue todo un reto. También vieron insectos en el mercado callejero, aunque no se decidieron a probarlos. El picante también fue todo un reto para Ramón en la India, ya que los platos pican aunque los hayas pedido específicamente sin picante.

Eduardo tuvo alguna experiencia curiosa en este aspecto. Comer pulpo que todavía está vivo y se mueve o ver que el consumo de carne de perro no es un mito. Llegar a Corea y ver que, aunque está prohibido en algunos restaurantes, siguen manteniendo la tradición… “Por otro lado, también se ven perros como mascotas, lo que resulta un poco contradictorio”. Los sabores ácidos en diferentes platos fue lo que llamó la atención de Norberto y su pareja en su periplo por Laos, sopas ácidas, que fueron todo un descubrimiento, como su precio y lo barato que era comer.

Muchas anécdotas para un viaje inolvidable

seul

Entre las anécdotas de Isabel en Sri Lanka destacan “la invitación de unos locales a una fiesta de cumpleaños, una celebración de una fiesta típica del lugar con danzas. También no poder salir de un hostel por la noche porque era el paso de elefantes y podían atacarnos”. Para Raquel, resultó curioso que los tailandeses fueran unos fanáticos del fútbol. Hacer una excursión a una isla, tomar el sol en la playa y sin darte cuenta estar con un mono al lado fue otra experiencia que no olvidarán.

Eduardo vivió alguna situación curiosa en su viaje de trabajo a Corea. A los coreanos “les gusta mucho salir por la noche. Además como el alojamiento está muy caro y muchos viven lejos, luego se iban a dormir a la empresa. Así que te los encontrabas por cualquier lado, abrías un armario y estaba un coreano durmiendo”.

Las experiencias caóticas con las motos por Laos de Norberto, devolviendo la moto de alquiler a las pocas horas o a Ramón parado 20 minutos en una carretera ocupada por una vaca, hasta que decidió moverse, son algunos aspectos curiosos que podemos vivir en un viaje a Asia.

¿Dispuestos a repetir viaje a Asia?

cascadas-laos

La experiencia en todos los casos fue tan buena que todos están dispuestos a repetir. Para Isabel, “el nivel de vida, que te permite hacer un viaje extraordinario sin salirse del presupuesto le ha llevado a repetir ya en varias ocasiones. Eduardo se quedó con las ganas de conocer más después de su paso por Corea, “en un viaje de trabajo hay poco tiempo libre para hacer turismo”. Lo mismo le ocurrió a Regina, China es tan grande que no le importaría repetir destino para conocer mejor su cultura.

Al final, en un viaje de estas características, toca elegir y siempre se quedan cosas en el tintero. El Japón rural es lo que dejó Juan para una próxima visita. Raquel “volvería por la amabilidad de la gente, belleza submarina, experiencia con el elefante, cultura budista, cocktel mai tai y comida pad tai…y nos quedamos con ganas de ver más parques”.

Lo mismo le ocurre a Norberto y su pareja, que después de conocer Laos, ya están planificando un viaje a Vietnam para dentro de poco. Para Ramón, su viaje a la India supuso la confirmación que necesitaba para tomarse un año sabático y dedicarse a colaborar con alguna ONG para trabajar sobre el terreno ayudando a los demás.

Desde aquí queremos agradecer a todos su amabilidad para contarnos su viaje. La verdad es que tal y como lo cuentan apetece buscar un billete para esas zonas de Asia tan alejadas de nosotros culturalmente.

En Vive 0,0 | Infografía: ¿Dónde vamos los españoles de vacaciones?
Imágenes | HonzaHruby/iStock | pigphoto/iStock | USAGI_POST | Unsplash | rjames1045 | Poswiecie

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.