Scrapbooking: relajación y mindfulness a través de los álbumes de recortables

  • Mente
cat-icon-on-post

Las actividades asociadas al mindfulness son positivas porque el tiempo que pasamos dedicándonos a estas técnicas sirve para que nuestra mente se concentre en el presente. No significa que nos olvidemos de los problemas, sino que romperemos la tensión que nos producen estos al ocupar nuestra mente por completo. Con otro estado mental, encontraremos con mayor facilidad su solución o la forma de no darles tanta importancia. E incluso si no llegamos a resolverlos, por lo menos habremos sido capaces de relajarnos durante algunas horas.

Hemos visto el coloreado de intrincados diseños, ya sean mandalas, motivos realistas o creaciones abstractas, así como el Zentangle o dibujo terapéutico y muchas otras sugerencias para llegar al estado mental completo. Ahora vamos a descubrir las características y ventajas del scrapbooking.

Qué es scrapbooking

Se trata de crear álbumes de recortes o fotografías rodeadas por objetos y materiales. Se puede limitar al pegado de cosas o acompañarse de dibujos o escritos con caligrafía cuidada. Es una práctica que no se ha inventado ahora, ni muchísimo menos, pero que se sugiere en la actualidad con el objetivo de ayudar al bienestar de la persona que la practica.

Diy project from waste magazine. Rolled old papers combine bowls.

La diferencia del scrapbooking con respecto a las prácticas de mindfulness citadas más arriba es que realizará un ejercicio psicológico mucho más intenso, debido a que es mucho más personal al utilizar fotos propias o familiares. Se hace una exploración con la idea de conseguir resultados que nos liberarán, nos impulsarán a mejorar, nos ayudarán a encontrar dónde radica lo que nos impide avanzar… Cada caso tendrá un resultado diferente, pero servirá en definitiva para ayudarnos a encontrarnos mejor con nosotros mismos.

Qué necesitamos para comenzar con nuestro scrapbook

Lo principal son las fotografías. Se recomienda tener dobles copias de todas las fotos que vayamos a emplear para que no nos dé pena destrozarlas, porque muchas veces la composición en página nos pedirá que recortemos una foto, ya sea para quedarnos con un fragmento más relacionado con lo que estamos contando, ya sea para darle una forma deseada que tenga un significado o para ocupar un espacio menor que componga el conjunto sumada a otras fotos. Si las instantáneas que te interesan están en formato digital, tendrás que imprimirlas en papel fotográfico en algún establecimiento especializado.

Note paper hanging on old wooden wall

Necesitaremos un soporte, que puede ser un gran cuaderno de dibujo con hojas de cartulina resistente o un álbum de fotos. Si aún no conocemos la extensión del álbum, podemos hacerlo en cartulinas sueltas y llevarlo a encuadernar cuando terminemos. Nos harán falta tijeras, pegamento o cola, celo y lápices o rotuladores de colores por si queremos añadir nuestro propio arte.

A partir de ahí, prácticamente todo vale. En este blog siempre hemos hablado del reciclaje y de la reutilización de materiales, por lo tanto procuraremos que nuestro álbum de recortes se pueda hacer por completo con cosas que tengamos por casa o que alguien nos pase porque no le sirven.

Notebook with gift box, red pencil and hearts on old wooden backgroundPor ejemplo, cartulinas de colores, post-its, tarjetas, cartones de cualquier procedencia, hilos, clips, lazos, restos de papel de envolver regalos, retales de tela, mechones de cabello, letras troqueladas de una caja de cartón de alimentos o electrodomésticos, entradas de cine, museos u otros sitios a los que hayamos ido, piedrecitas, conchas de mar, hojas de árbol, billetes de avión, celofán, botones de colores, recortes de bolsas de la compra de cartón, resguardos de hoteles, sellos de correos de otros países, flores que secaremos previamente, objetos o juguetes planos de plástico, fragmentos de cartas recibidas o escritas y no enviadas, antiguas postales adquiridas en mercadillos, cualquier tipo de recuerdo no voluminoso

Piece of paper and sea stuff on wooden background

Fomenta tu creatividad con el scrapbooking

El scrapbooking no requiere ninguna preparación, no es necesario que seamos artistas o diseñadores gráficos, que sepamos pintar o siquiera tomar buenas fotos, pues estas pueden ser malas o estar hechas por otra persona (solo nos importa que lo retratado sí sea cercano a la persona que hace el álbum).

Beautiful redhead women with retro camera in black dress on graffiti background.

Servirá para fomentar en gran medida la imaginación y la creatividad, debido a que permite casi cualquier combinación. Las infinitas posibilidades de materiales que podemos usar nos ofrece la misma libertad para crear las composiciones de la página. Y cada elección y cartón resultante reflejará inequívocamente la personalidad de quien lo ha creado.

Elige el tema de tu álbum

El álbum cuenta una historia, el scrapbooking es una forma de narrar, como cualquier otra. No se trata de juntar fotos porque sí, eligiendo las más recientes o aquellas en las que salimos mejor, sino de hacer algo con un significado profundo. El conjunto de imágenes puede reflejar un recorrido espiritual y, por lo tanto, tal vez empiece con una instantánea antigua, quizá ni siquiera favorecedora o positiva y, tras pasar por las intermedias, acabará mostrando cómo hemos llegado a captar otra más reciente que ha modificado todos los carices negativos de la inicial.

Message and red hearts on the clothesline against wooden background

En otros casos, en lugar de contar una historia, podemos hacer una exploración y elegir siempre el mismo sujeto en todas las fotos –uno mismo sería lo más habitual- para estudiarlo. No solo usaremos las fotos, sino que también dibujaremos su silueta, cambiaremos su peinado, ropa y color de ojos con recortes de cartulinas de colores pegados por encima, lo situaremos en fondos de lugares en los que nunca ha estado y veremos por qué quiere estar ahí y por qué nunca ha ido… Este análisis puede hacerse en soledad, en compañía de amistades o con la supervisión de un terapeuta, que nos irá pidiendo realizarle modificaciones al sujeto.

Office desk

A la hora de elegir qué fotos utilizar de los carretes positivados, no necesariamente hay que pensar en las que representen nuestros lugares, personas o cosas favoritas. Pueden tener significado por sí solas, pero también existe la opción de que no te hubiesen aportado nada en un principio y, al situarlas junto a otras o ponerlas en contexto, cobren un nuevo sentido. Esa puede ser una parte muy divertida de la práctica que recomendamos, pues te traerá sorpresas y te hará reír, así como recordar momentos emotivos o sentirte mejor con respecto a algo pasado.

Regresa al pasado desde tu perspectiva

Solemos distorsionar el pasado según avanzamos en el tiempo y, cuanto más lejanos sean los recuerdos, más difícil es mantenerse fieles a ellos. Recuperar de los armarios aquellas fotografías antiguas que hacía tiempo que no mirábamos puede suponer todo un viaje al pasado. Quizá sea positivo sin más, pero tal vez comience dándonos una mala impresión, ya sea por culpa de la nostalgia o por sacar a flote cuestiones enterradas.

vintage vision of the profession of reporter

Incluso en el segundo caso, la exploración nos vendrá bien porque pondremos las cuestiones de entonces en perspectiva y, o bien aprenderemos que hemos mejorado esos aspectos, o bien tendremos por fin la distancia para resolverlos y dejarlos definitivamente cicatrizados. El álbum de recortes es una forma de terapia que puede ser placentera al cien por cien o de choque durante un tiempo, pero con un proceso que concluirá en una mirada positiva.

Incluso la creación de un álbum dedicado a un ser querido y perdido, aunque se presente muy dolorosa, a la larga puede cerrarse como una catarsis, aunque para casos así recomendamos que se consulte con un especialista antes de comenzar o que se haya dejado pasar el tiempo suficiente.

Desktop

Desarrolla vínculos gracias al scrapbooking

Se trata de una distracción muy amena, pues no nos exige concentración ni destreza y, por ese motivo, se puede practicar mientras se escucha música o se charla animadamente con otras personas que estén haciendo su propio cuaderno de recortes. La conversación será más profunda al realizarse en presencia de las fotos y dará pie a confesiones voluntarias, preguntas con sincero interés por los demás, descubrimiento de pasados comunes, hallazgo de cuestiones que nos unen, etc…

De esa forma, lo que podría ser una amistad superficial o un mero conocimiento social puede convertirse en una relación mucho más intensa y valiosa, con un fuerte vínculo con esas personas que nos acompañan.

Office desk table with notebook, supplies, coffee cup and flower

Comparte tu álbum

Estamos hablando de una manualidad, por lo que bastaría con rellenar álbumes en Internet a partir de plantillas prediseñadas, pero recomendamos hacerlo “con estas manitas”, como todas las prácticas DIY que hemos tratado anteriormente. Pero, una vez que cada página está completa, podemos tomarle una fotografía digital para colgarla en una red social. Se produce una poderosa conexión emocional cuando las personas comparten algo que para ellos es personal y significativo, por lo que el momento de publicarlo puede completar nuestro esfuerzo por sentirnos mejor.

Si necesitas inspiración, puesto que no sabes por dónde empezar y no tienes ni idea de cuál debería ser el resultado de tus páginas, puedes buscar ejemplos de otras personas que ya han practicado el scrapbooking y lo han colgado en Internet. Los resultados podrían ser de lo más diversos, así que sugerimos que visites muchos para que lo tuyo no sea una mera copia del primero que has visto, sino algo realmente inspirado.

Fotografías | iStock Photos

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.