Tenerife, Soria, La Coruña, Madrid… 17 localidades y 17 árboles que visitar durante el Día Mundial del Árbol

  • Viajes
cat-icon-on-post

Decía el poeta cubano José Martí que un hombre no podía morir sin haber plantado un árbol, tenido un hijo y escrito un libro... Y es que, aparte de la trascendencia de perpetuar nuestra especie y dejar un legado al mundo, plantar semillas de árboles y así poner nuestro granito de arena para la supervivencia del planeta es fundamental. Hoy es el Día Mundial del Árbol, que ha sido venerado y cuidado por las diferentes generaciones como un dios, un padre y un amigo.

Según las crónicas de antaño, una ardilla podía cruzar la Península Ibérica saltando de árbol en árbol. Eso ya no es posible. Los árboles nos dan fuerza, hay quien abraza árboles para sentir su magnificencia y quienes viajan para visitar los más ilustres, los más célebres, los que merecieron poemas, leyendas y placas. Viajamos por España de árbol en árbol.

Robles centenarios de Munain- Ocáriz (Álava)

Vamos a empezar nuestra ruta por el Norte de España, por el País Vasco y en concreto por la Llanada Alavesa, poblada antiguamente de unos bosques llenos de árboles centenarios a los que nadie hacía demasiado caso. Desde la Edad Medía se tenía por costumbre permitir que los robles crecieran a media altura y talarlos, consiguiendo que los troncos crecieran a lo ancho. El buen hacer de aquellas gentes permitía llevarse las ramas para leña y carbón y que los bosques siguieran creciendo sanos y fuertes.

Durante los años setenta, los pastizales se convierten en zonas de cultivo y se talaron muchos de aquellos maravillosos bosques. Siguiendo el curso del río Zadorra existen 385 hectáreas del bosque que unen los barrios de Munain y Ocáriz que guardan un tesoro excepcional: 608 robles de al menos cinco siglos de antigüedad con un perímetro medio de unos 428 centímetros.

Una ruta excepcional en invierno y en verano para conocer una comarca increíble.

Teixu la Iglesia de Bermiego (Asturias)

Teixu l'iglesia en Bermiego

Dice su escudo que “Después de Dios, la Casa de Quirós” y hoy, que es el Día Mundial del Árbol, no podemos dejar de reconocer que este espectacular tejo en el Concejo de Quirós reúne todos los requisitos de la grandeza. Árbol sagrado para los ritos ancestrales, bajo sus ramas lo mismo se ha reunido la plana mayor de la aldea que una pareja de enamorados (tirar los tejos). En concreto, este tejo de Quirós es milenario y hay que subir hasta la Sierra de Aramo en pleno Camín Real de la Mesa, para sentir toda su fuerza.

No dejéis de aprovechar para visitar el Museo Etnográfico de Quirós, y hacer rutas por la Senda del Oso, Peña Ubiña y el Puerto de Agüero. Y si tenéis tiempo, recorred el Principado, desde el interior a la costa, donde hay maravillosas rutas para hacer en bici.

El metrosidero de La Coruña

metrosidero excelso

Este soberbio ejemplar de metrosidero (Metrosideros excelsus) con un tronco de 6,85 metros de diámetro, ubicado en el patio del cuartel de la Policía Local de La Coruña, no deja indiferente a nadie. Es una visita obligada a todos los amantes de los árboles singulares que visiten la ciudad herculina.

Y ya que estáis por aquí, podéis disfrutar de muchos otros árboles maravillosos que tiene La Coruña, como el famoso magnolio de la Plaza de Azcárraga o los dos acebos de los Jardines de Mendez Nuñez, valorados por el Consistorio en 177.158 euros y 149.839 euros respectivamente.

La Torre de Hércules con sus menhires celtas, obra del escultor Manolo Paz, la espectacular Plaza de María Pita o la playa de Riazor reciben al visitante en una ciudad acogedora y encantadora.

El abuelo de Viveiro (Lugo)

alabuelo-viverio

Seguimos en el Norte, así que dejad el chubasquero a mano y vamos hasta Lugo, al precioso Concello de Viveiro y, en concreto, a la zona conocida como “Souto da Retorta” en la parroquia de Chavín. Nos trae hasta aquí “El Abuelo”, un eucalipto (“Eucaliptus Globulus”) que fue plantado alrededor de 1880. Alcanza los 67 metros de altura y tiene un perímetro de 10,5 metros.

O Avó estaba considerado como el árbol más alto de España, aunque el tiempo le está pasando factura, en 2010 la nueva medición comprobó que los hongos atacan sus pies y tiene decaimiento, un síntoma de vejez. No le respetan los temporales, que atacan sus ramas más altas, pero tampoco los visitantes, que aplastan la tierra donde se alimenta y no le dejan respirar. Así que en el Día Mundial del Árbol nos gustaría recordar que, si lo visitáis, lo tratéis con cuidado y respeto, que se puede disfrutar desde la distancia.

Una gran idea, aprovechando el paseo es visitar la Ermita de San Roque y su mirador, con espectaculares vistas de la desembocadura del río Landro.

Metasequoia de Lourizán (Pontevedra)

5613916ab5-matasequoia-00

Seguimos en Galicia y recorremos unos kilómetros hasta Pontevedra, para ver el arboreto de Lourizán, un árbol que no es autóctono pero sí muy especial. La metasequoia de Lourizán tiene una historia que habla de aventura, amor por la naturaleza y supervivencia. La metasequoia se consideraba una especie extinguida, convertida en fósil, cuando se redescubrió un ejemplar vivo en Moudao-Lichuan-Bubei, China.

11 semillas de metasequoia de Moudao llegaron en 1947 al Pazo de Lourizán de la mano del naturalista español Luis Ceballos y Fernández de Córdoba, que las consiguió al parecer vía Nueva York y se las entregó a Fernando Molina, exdirector y gran impulsor del Centro Investigación Forestal, quien las plantó en 1951 y solo germinó una.

El Pazo es una maravilla modernista que podéis visitar, con sus fantásticos jardines de estilo romántico, llenos de fuentes y en su jardín botánico se encuentran más de 1.900 árboles procedentes de todo el mundo. Y como seguimos hablando de romanticismo que no se os olvide ver la colección de camelias, cuyos especímenes antiguos de camelia de Lourizán se cree que pertenecen al Establecimiento Hortícola portugués de Jose Marques Loureiro en el siglo XIX.

Pino-Roble de Canicosa de la Sierra (Burgos)

pinoroble

Este ejemplar, único en el mundo, en el que conviven un viejo roble de unos 250 años con un pino de unos 130 años que ha crecido en su interior perfectamente integrados en el paisaje rebollar. Un ejemplar que resultó quinto del concurso del Árbol Europeo del Año 2016, en una lista de quince.

En una oquedad del antiguo roble, germinó y enraizó una semilla de pino albar, que ha ido desarrollándose en su interior con el paso del tiempo y acelerando la decrepitud del árbol que lo acogió, cuyo tronco va quedando rasgado. Este capricho natural viene al pelo en el Día Mundial del Árbol, ya que nos ofrece un espectáculo visual que se multiplica exponencialmente en otoño, gracias al contraste entre las verdes agujas del pino y las marrones hojas del roble.

Y si os gusta hacer senderismo, los Picos de Urbión son vuestro destino más cercano, marcan el límite riojano con Burgos y Soria en un mosaico de pinos silvestres, saltos de agua y círculos glaciares, tienen en sus cimas impresionantes lagunas de color azul cielo, como la Laguna de Urbión. Tampoco dejéis de visitar la Sierra de la Demanda  en la cabecera del río Arlanza y el bellísimo pueblo de Ezcaray.

Un olmo seco en honor a Antonio Machado (Soria)

Soria-06

“El olmo centenario en la orilla que lame el Duero” ( Antonio Machado, dixit) continúa inerte como homenaje al genial poeta sevillano, enamorado de las tierras sorianas. Escrito en un momento durísimo de su vida, mientras su esposa estaba agonizante, es un canto desgarrado a la esperanza. El árbol se encuentra en una placita en el centro de Soria, cerca de la Iglesia de la Virgen del Espino, patrona de la ciudad, de visita obligada.

Si sois unos románticos empedernidos, debéis visitar también la tumba de Leonor, el amor del poeta, situada a escasos metros. Como veréis, este árbol más que por su tamaño o belleza nos llama la atención por su misticismo y cruel recordatorio de la futilidad de la vida.

Farga de Arion (Tarragona)

farga-arion--644x362

Ubicado en Ulldeona, se ha demostrado que tiene una antigüedad de más de 1.701 años. Este olivo monumental es el árbol fechado más antiguo de la Península y está entre los más viejos de todo el mundo, según revela una investigación de la Universidad Politécnica de Madrid.

Ubicado en la Mancomunidad Taula del Sénia, en una esta finca situada junto a la antigua Vía Augusta, se pueden admirar 35 olivos milenarios en poco más de una hectárea y, entre ellos, el mayor de Cataluña.

Farga del Pou del Mas (Castellón)

El Territorio del Sénia está formado por un conjunto de pueblos, situados a ambos lados de este río y alrededor del Tosal del Rey (punto de unión entre Aragón, Cataluña y la Comunidad Valenciana). Se trata de 27 pueblos valencianos, catalanes y aragoneses que conservan la mayor concentración de olivos monumentales del mundo: 4.798 de más de 3,50 metros de perímetro de tronco a 1,30 metros del suelo.

Su presencia configura el paisaje, un mosaico de árboles y piedra seca, conocido como “el mar de olivos”. En el Museo de Olivos de La Jana podemos encontrar auténticas maravillas de la naturaleza. En concreto están señalizados los nueve olivos más singulares, entre los que destaca el conocido como Farga del Pou del Mas, que tiene casi 8 perímetros de tronco (¡¡1.600 años de antigüedad!!), ya que habría sido plantado en el 833, durante el emirato de Abderramán II (822 a 852 dC.).

Pi Gros y el Faig Pare (Tinensa de Benifassar)

faig-pare

Una fantástica ruta por el Hayedo del Retaule, en La Tinença de Benifassà, nos lleva a conocer el Pi Gros. Saliendo desde el área recreativa de La Fou, hay una pista que nos conduce hasta uno de los pinos más grandes de España, con sus 4,60 m de circunferencia, un diámetro de casi 2 metros y medio y 33 metros de altura. Se le calcula una edad de más de 700 años.

En esta ruta la pista encontraremos el famosísimo Faig Pare.  En este hayedo se ecuentra un árbol muy singular por dos razones, primero por su ubicación, es el hayedo más meridional de Europa y la segunda por su morfología y estética.

Y es que el árbol parece estar sacado de un cuento de terror, con unas raíces que salen de la tierra y lleno de ojos y curiosos bultos. No nos sorprende que se identifiquen las creencias populares de seres mitológicos con los bosques, encontrarse en un anochecer en este lugar debe ser aterrador.

La Carrasca de Lecina (Aragón)

carrasca-lecina

Ubicada en la Sierra de Guara, se trata de una encina que se estima que tiene más de mil años de vida y queda muy buenas bellotas y en gran cantidad. Los lugareños la conocen también con el nombre de la Castañera de Carruesco, siendo testigo de acuerdos judiciales, pactos y celebraciones, como la boda de un guarda forestal.

La carrasca es uno de los símbolos naturales mejor conservados de Lecina, a ella están ligadas muchas leyendas de brujas y tradiciones de esa zona. Es según las creencia popular una encina milenaria y siempre ha estado allí.

La comarca es perfecta para deportes de montaña con sus paisajes como el nacimiento y el cañón del río Vero o los Oscuros del Bálces, un lugar ideal para practicar barranquismo, y a la vez un magnífico mirador sobre los barrancos.

El Arce de la Silla de Felipe II (Madrid)

arce-silla-felipe

¿Quién no se ha sentado nunca en la silla de Felipe II? El emperador observaba los adelantos de la construcción de su Monasterío cómodamente aposentado en un trono labrado sobre un canchal de granito en el monte de la Herrería, en el bellisimo pueblo de San Lorenzo de El Escorial, donde se ubica el magnífico Monasterio y cerca de la Casita del Príncipe, la Casita del Infante, el Santuario de Ntra. Sra. de Gracia, el Valle de los Caídos y el arboreto Luis Ceballos.

Aunque estudios recientes sugieren que podrían haber estado allí antes que el rey más importante de la época y tratarse de restos de un altar de sacrificios prerrománico, nos resulta más fácil imaginar a Felipe II disfrutando de las vistas.

Y para el rey más poderoso, el árbol más especial. Un ejemplar de arce de Montpellier, se encuentra situado en el propio recinto de la Silla de Felipe II, está catalogado como Árbol Singular por la Comunidad de Madrid, con más de 10 metros de altura.

La Olma de Guadarrama (Madrid)

OLMA-GUADARRAMA1

La Sierra del Guadarrama es rica en paisajes y naturaleza. Tiene rutas, leyendas, museos, gastronomía y mucho que ver. En concreto, hoy nos dirigimos al pueblo de Guadarrama, que toma su nombre del río, para conocer la Olma que preside su plaza Mayor.

Es uno de los 284 árboles singulares que merecen especial protección en la Comunidad de Madrid. Por sus características, por presidir en centro del municipio de Guadarrama o por haber sido uno de los ejemplares que se han clonado (que permite conservar el legado genético que garantizará la permanencia de los árboles singulares de la región), por su interés social o cultural arraigado en los vecinos.

La olma de Guadarrama es uno de los pocos ejemplares que ha resistido al paso del tiempo y la plagas que acabaron con los olmos en toda la península.

Castaño Santo de Istan (Málaga)

PENTAX Image

Este espectacular castaño se encuentra ubicado en un extenso y hermoso bosque de alcornoques, castaños, encinas y pinos de la Serranía de Ronda. Dice la leyenda que este increíble árbol presenció la rebelión de los moriscos que tuvo lugar el 31 de diciembre de 1568. Cuentan las crónicas de la época que, antes de la batalla, se celebró una misa bajo el inmenso ejemplar, de donde le viene el apelativo de Santo.

Sus raíces se encuentran totalmente descalzas en la zona de mayor pendiente, parecen los pies de un enorme gigante. Más que un vegetal se asemeja a un tremendo animal prehistórico.

Por supuesto, la zona cuenta con mucho que visitar. Por ejemplo, Istán, con sus estrechas y empinadas calles entre las que se encuentran las tradicionales casas de fachadas encaladas y las numerosas acequias de las que manan agua de los manantiales de la sierra, nos recuerdan su pasado andalusí.

Y si decides bajar hacia la Costa del Sol, Marbella, Puerto Banús, San Pedro de Alcántara o Benahavis, tienen una oferta turística y gastronómica de todos conocida.

Pino de El Galapán (Jaén)

pinoelgalapan

Jaén, regada de olivares es una de las provincias más desconocidas de Andalucía. En otras ocasiones hemos visto rutas y senderos por la Sierra de Cazorla, pero en este homenaje a los árboles más ilustres de España, vamos a detenernos en el Pino de El Galapán.

Situado a pocos kilómetros de la localidad de Santiago de la Espada, en mitad del Parque Natural de la Sierra de Segura, este pino laricio es muy conocido por su espectacular tamaño. A pesar de sus dimensiones, el Pino de Galapán no es muy viejo. Cercano a él, en las cumbres más altas, existen pinos retorcidos y pequeños, con edades cercanas a los 1000 años, todo un reto de supervivencia y salvaguarda del medio ambiente.

Los Árboles del Mora  (Cádiz)

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

La playa de la Caleta es un símbolo de la “Tacita de Plata”, puerto natural que en la Antigüedad vio atracados barcos fenicios, romanos y cartagineses, y se ha convertido en un lugar emblemático por su ubicación, flanqueada por los castillos de San Sebastián y Santa Catalina y junto al famoso Hospital de Mora, donde se encuentra nuestros siguientes ejemplares.

Se trata de dos ficus que unas religiosas traían en macetas por barco desde la India y que iban con destino al norte de España. Pero la casualidad hizo que una de ellas se pusiera enferma y tuviera que quedarse en Cadiz, entonces los ficus se plantaron en la ciudad y echaron unas fuertes y profundas raíces. El hospital data de 1903, luego estos singulares ficus tienen 113 años de edad, con perímetros de 9,8 metros y 10,5 metros cada uno.

No dejéis de hacer la Bahía de Cádiz en bici, es una ruta espectacular que realmente merece la pena.

Día Mundial del árbol: Drago milenario (Tenerife)

Drago-Milenario

Se acercan peligrosamente las vacaciones y uno de los destinos favoritos de los españoles son las islas. Pero no sólo playas y sol, en Tenerife nos encontramos con lugares maravillosos, realmente dignos de visitar como el Parque Natural del Teide o municipios como Garachico, La Orotava o Icod de Los Vinos, donde, junto a la Iglesia Parroquial de San Marcos, en el parque del Drago, podemos encontrar el Drago Milenario. Aunque su edad se cifra actualmente en unos 800 años, es uno de los símbolos naturales, culturales e históricos más importantes de Canarias.

El Drago de Icod (Dracaena Draco Canariensis), considerado como el más antiguo del archipiélago, mide más de 16 metros de altura y posee una base de unos 20 metros de circunferencia.

¿Qué os ha parecido el paseo por España de árbol en árbol? ¡Feliz Día Mundial del Árbol!

 

Imágenes | Magnet, Árboles Nacionales, Pontevedra Viva

En Vive 0,0 | Día Mundial de la Tierra, en bici por el medio ambiente

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *