¿Soy una persona kinestésica?

  • Mente
cat-icon-on-post

Si necesitáis organizar el viaje de vuestros sueños, podéis contar con nosotros. Os ofrecemos excursiones, escapadas y planes para satisfacer todos los gustos. Lo mismo si queréis cuidar vuestra alimentación. En Vive 0,0 nos preocupamos por poner a vuestro servicio las recetas más sanas, originales y ricas que podáis imaginar. Y si lo que queréis es conoceros un poco mejor a vosotros mismos y aprovechar al máximo vuestras aptitudes, también estamos ahí. ¿Queréis saber si vuestra personalidad es kinestésica?

Sobre la programación neurolingüística

Hace unos días os hablamos de los principios de la programación neurolingüística, una disciplina que ha revolucionado los estudios sobre los comportamientos de los seres humanos. Hagamos un poco de memoria. Como sabéis, la PNL parte de una interesante idea: no todas las personas percibimos el mundo de igual forma, sino que cada uno de nosotros tiene su propio mapa mental. Según el contexto en el que hemos nacido y en el que nos hemos criado, nuestra forma de percibir la realidad será diferente. Por eso, es tan importante conocer los fundamentos de la PNL cuando nos acercamos a otros y queremos llegar a acuerdos con ellos.

Hay algo más. La PNL distingue a las personas en tres tipos diferentes, según el sentido que más utilizamos para relacionarnos con el mundo. Así, podemos ser visuales, auditivos o kinestésicos. Aprender a discernir cómo es cada persona en nuestro entorno nos ayudará a acercarnos a ella y saber cómo podemos hacerle comprender mejor lo que sentimos y necesitamos. De igual forma, imaginad qué útil para nuestras vidas será el saber cómo somos cada uno de nosotros y qué tipo de actividades nos resultan más complicadas o sencillas. Hoy vamos a estudiar a la persona kinestésica, un individuo que se relaciona con el mundo usando los sentidos del tacto, el olfato y el gusto.

Así es y así reconoces a una persona kinestésica

kinestesica (2)

Lo primero que tenemos que saber es que las personas no son 100% visuales, auditivas o kinestésicas. Lo más normal es que presenten cualidades y aptitudes relacionadas con los tres ámbitos, por lo que el estudio de nuestra identidad se presenta como algo mucho más enriquecedor y profundo.

Ahora bien, si eres una persona a la que le gusta el ejercicio físico, la actividad, moverse, interactuar con los objetos, trabajar con las manos y en entornos libres… tienes muchas posibilidades de ser una persona kinestéstica. Así que mucha atención a todo lo que te vamos a contar, pues estamos hablando de ti.

La persona kinestésica se relaciona con el mundo a través del olfato, el gusto y el tacto. Por eso, el contacto con los objetos es totalmente necesario para poder interpretar las sensaciones que le envía el mundo. Una persona kinestésica adora el ejercicio, es un gran amante de los deportes, pero también de las manualidades, del baile, de la cocina… de aquello que necesite actividad y movimiento, acción. Eso consigue ponerles en marcha y captar toda su atención.

Construir objetos con sus propias manos, plantar y cultiva un huerto… Las actividades que suponen un esfuerzo y un contacto real y efectivo con las cosas son las que definen a los kinestésicos. ¿Y con otros personas? Pues, al igual que a la persona kinestésica le gusta tocar el objeto para conocerlo, para aprehenderlo y hacerlo suyo, también le gusta abrazar y acariciar a los demás. Son personas cercanas y expresivas.

Inteligencia kinestésica

kinestesica (4)

En este punto, no podemos evitar complementar nuestra información con una formulación de 1983 hecha por el profesor Howard Gardner, que estableció la teoría de las inteligencias múltiples. Según esta teoría, el intelecto en el ser humano no se desarrolla en una única línea, sino que existen hasta siete formas diferentes de inteligencia que todos poseemos y que podemos emplear según el contexto o la información que tengamos que procesar.

Una de esas siete inteligencias sería la corporal kinestésica, que se vincula a la capacidad de nuestro cuerpo para realizar diferentes actividades físicas, tanto deportivas como de manualidades. El aprendizaje se da a través de la experiencia que nosotros mismos hemos establecido gracias a ese contacto. A esto se le llama aprendizaje significativo.

La mejor manera de aprender

La persona kinestésica es alguien a quien le gusta la actividad física, pero ésta no es su única característica. De hecho, conociéndoles bien, seremos capaces de optimizar y canalizar sus esfuerzos y energías en pos de un beneficio mayor con el que sus aptitudes trabajen al máximo rendimiento.

Hemos de saber que a este tipo de persona le gusta trabajar en silencio y sin distracciones alrededor, por lo que, si queremos que una persona kinestésica se concentre y mejore su rendimiento, hemos de construir un ambiente sin perturbaciones que le puedan desconcentrar. Esto se debe, en gran parte, a que la persona kinestéstica tiene una forma de aprendizaje totalmente relacionada con la experimentación. Estas personas pueden entender la teoría, pueden haber leído y escuchado sobre cómo hacer ciertas cosas, pero es cuando lo llevan a cabo por sí mismas, cuando ponen en práctica ese conocimiento, cuando ven los resultados reales y obtienen conocimiento. Además, son individuos que hablan despacio, que visten de manera cómoda, sin pensar en cuestiones sociales como la moda, y que toman decisiones en el momento, según sean sus sensaciones en ese instante. Por lo general, son personas relajadas y distendidas.

kinestesica (5)

Algunas veces se ha comentado que nuestro sistema educativo no está adecuado para las personas kinestésicas. La mayoría de las materias se estudian y aprenden a través de esquemas, símbolos, textos y también de las explicaciones de un profesor (ideal para las personas visuales o auditivas), pero el kinestésico necesita aproximarse a la materia a través de la experimentación, de poder tocar y aprehender. No se trata de que una persona sea más inteligente que otra por ser visual o kinestésico, sino de que su forma de comprender es diferente, y es importante tenerlo en cuenta a la hora de enseñar.

Las actividades que pueden favorecer el aprendizaje en personas kinestésticas son las que incorporan elementos de movimiento y acción. Así, los ejemplos dramatizados pueden ayudar a que una persona entienda mejor una situación e incluso un sentimiento. Los ejercicios que ponen en marcha a estos individuos les permiten asimilar información mientras se mueven, se estiran, se expresan… Algo fundamental para que un kinestésico desarrolle sus capacidades al máximo.

De hecho, un sistema de aprendizaje kinestésico es definido como algunos expertos como totalmente necesario. Se trata de un sistema que necesita más tiempo pero, a la vez, repercute en una asimilación de los conceptos mucho más profunda y duradera. No se trata de memorizar una lista de palabras, fechas o definiciones, sino de experimentar por nosotros mismos aquello que estamos aprendiendo. Es ponerse en marcha, realizar una actividad, algo que resultará más enriquecedor y más determinante; pues no se recibe la información de una segunda persona sino que es el individuo, por sí mismo, quien tiene esa percepción que se quedará grabada en su mente.

Y, ahora, ¿ya sabes si eres una persona kinestésica? ¿Te gustaría saberlo? En el enlace os dejamos un test para que lo averigüéis. ¡Satisfaced vuestra curiosidad!

Imagen | Pixabay

En Vive 0,0 | Cómo lograr que la música te ayude a encontrar el bienestar

 

[Total:1    Promedio:5/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.