11 costumbres de los neoyorkinos

11 costumbres de los neoyorquinos que siempre llaman la atención

  • Mente
cat-icon-on-post

Aunque conocemos muchas de ellas por las películas y series de televisión, la vida de los habitantes de Nueva York está llena de costumbres que sorprenden a los que viajan a la ciudad que nunca duerme. Hoy queremos enseñaros once costumbres de los neoyorquinos que podréis descubrir cuando viajéis a los Estados Unidos.

Para sobrevivir a una estancia larga o pasar una temporada en Nueva York, hay algunas cosas que conviene tener en cuenta. Y es que, si quieres conocer a fondo Nueva York, tendrás que adaptarte a algunas de sus costumbres por mucho que algunas te sigan llamando la atención.

1. Nueva York es realmente la ciudad que nunca duerme

Es una frase muy oída, pero más que un tópico, es una realidad. Salgas a la calle a la hora que salgas, siempre hay gente y los comercios abren prácticamente de forma ininterrumpida, 24 horas al día y siete días a la semana. Todo está orientado al consumo y los trabajadores hacen turnos para cubrir todo el horario en tiendas y restaurantes.

2. Hay mucha mucha gente por todas partes

costumbres de los neoyorquinos mucha gente en Times Square
La foto puede parecer tramposa, pues está hecha en Times Square, uno de los puntos más turísticos de Manhattan, pero está sacada un domingo a las once de la noche y casi no se podía avanzar de la gran cantidad de personas, neoyorquinos y turistas que estaban allí en ese momento.

3. La gente es (en general) muy amable

Basta con quedarte parado en un cruce y mirar a un lado y a otro para que se te acerquen ofreciendo ayuda para indicarte cómo ir a algún sitio. Si preguntas por una dirección, es fácil que se ofrezcan a acompañarte. En el metro o autobús, se levantan inmediatamente para dejar el asiento a cualquier persona mayor y siempre sonríen cuando te diriges a ellos.

4. Tendrás que acostumbrarte a añadir a los precios las tasas y las propinas

En general, hay que acostumbrarse a añadir a los precios marcados el importe de las tasas o impuestos -en torno al 18%-, y además una propina de alrededor del 20% de la cantidad indicada. Para calcularlo fácilmente, puedes añadir al precio sin tasas un 35-40% para obtener el precio final que tendrás que abonar.

5. Los taxis no son solamente amarillos

costumbres de los neoyorquinos taxi verde
En cuanto a transporte, los clásicos taxis amarillos o Yellow Cabs no suelen salir fuera de Manhattan, y la ciudad de Nueva York incluye además otros distritos, como el Bronx, Queens, Staten Island o Brooklyn. Para cubrir las necesidades de taxi en los cinco distritos, surgieron los taxis verdes que te llevarán a cualquier punto de la ciudad. Estos son los Boro Taxis o Green Cabs.

6. Acostúmbrate a comer por la calle

En España no tenemos tanta costumbre de consumir productos de street food, pero lo de comer por la calle es común en casi todo el mundo y en Nueva York es algo muy habitual. Por las calles, en los parques, en el metro o en cualquier lugar, la gente aprovecha los trayectos para comer.

Todos van por la calle con su vaso de café y su bolsa de papel con la comida o con algo para picar. Tiene mucho que ver el elevado precio de los restaurantes frente al precio de la comida rápida.

7. La gente no tiene lavadoras en sus casas

costumbres de los neoyorquinos lavanderia
Ya lo has visto en muchas películas. La gente no tiene lavadoras en sus casas y baja a lavar la ropa a los cuartos de limpieza en el sótano de los edificios o usan las lavanderías públicas. Es algo que hacen como una tarea habitual. Tenlo en cuenta si vas a pasar una larga temporada en Nueva York, ya que no es habitual que los apartamentos que puedas alquiler dispongan de dicho electrodoméstico.

8.Los neoyorquinos y la salud

Aunque se ven bastantes obesos en un paseo por la ciudad de Nueva York, la gran mayoría de sus habitantes  está obsesionada con la salud. Es habitual ver a la gente haciendo deporte por las calles y parques públicos, y todos los alimentos se venden en versiones light o diet, para evitar un consumo excesivo de calorías.

Casi nadie fuma y es muy raro ver a los que lo hacen fumando por la calle. Solamente en las entradas de los edificios de oficinas se ve a algún empleado fumando.

9. Hay todo tipo de confesiones religiosas

costumbres de los neoyorquinos razas
La religión es uno de los puntos más importantes de la vida de los americanos e incluso está garantizada por su Constitución, que en su Primera Enmienda promulgada en 1791, garantiza el libre ejercicio de todas las religiones y prohíbe el establecimiento de cualquiera de ellas como religión oficial ni admite la promulgación de una legislación que prohíba la libertad de culto.

Desde las muchas confesiones de base cristiana -católicos, protestantes, mormones, metodistas, anabaptistas, etc.- a los judíos, musulmanes y seguidores de otras religiones, el hecho religioso es algo inherente a los habitantes de Nueva York, que suelen ser, además de creyentes, muy practicantes, acudiendo a los servicios religiosos con asiduidad.

10. Las personas miran más por su comodidad que por su aspecto

Es muy común que las personas vayan de traje pero con zapatillas cómodas o deportivas y el aspecto exterior de los demás no es lo que más preocupa a los neoyorquinos. La gran variedad racial hace que la gente esté acostumbrada a ver todo tipo de aspectos sin prejuzgar a quienes visten de una manera o de otra.

Las mujeres suelen llevar los zapatos de vestir -en general, con altos tacones- en el bolso, y caminan con cómodos zapatos bajos o zapatillas por la ciudad y en los vehículos de transporte público. Al llegar a sus trabajos o a sus citas, se cambian el modelo antes de entrar.

11. Les gustan las alturas

costumbres de los neoyorquinos manhattan
Todo o prácticamente todo el espacio disponible para edificar de la isla de Manhattan está construido por lo que la única forma de crecer ha sido construyendo edificios muy altos. Los rascacielos más famosos como el edificio Chrysler, el Empire State Building o el Flat Iron han ido dejando paso a otros edificios más altos, como el “Termómetro” de Donald Trump, o el actual techo de la ciudad, el edificio One World Trade Center, construido en la llamada Zona cero y que, con sus 1776 pies hasta la aguja, es el más alto de los Estados Unidos.

Al caminar por Nueva York y explorar sus calles, es inevitable fijarse en la arquitectura, admirando las formas y altura de sus construcciones, todas ellas singulares y atractivas para el viajero. Mientras que los turistas admiran las construcciones y se detienen mirando hacia arriba, los auténticos neoyorquinos admiran los edificios desde abajo, y conocen su historia y estilo arquitectónico.

Seguro que conocías algunas de estas once costumbres de los neoyorquinos, pero, probablemente, te sigan llamando la atención cada vez que visites la Gran Manzana o el resto de los distritos que forman la ciudad de Nueva York. Además de estas once, podríamos citar muchas más, como su orgullo de pertenencia a una nación, la práctica ausencia de vehículos privados en la isla de Manhattan y muchas otras. Si quieres contarnos alguna que te haya sorprendido o te haya llamado la atención en un viaje a esta fascinante ciudad, cuéntanoslo en un comentario.

Imagenes | Paco Becerro
En Vive 0,0 | Recorriendo el salvaje Oeste en bici: 11 rutas para los ciclistas más aventureros
En Vive 0,0 | 17 lugares en el mundo que los grandes viajeros consideran imprescindibles

[Total:1    Promedio:4/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.