Nómadas digitales: ¿para que vivir y trabajar en Madrid, si puedes vivir en el Caribe y trabajar para Madrid?

  • Mente
cat-icon-on-post

Hoy en día, la tecnología nos permite no tener la necesidad de acudir a la oficina para trabajar. Normalmente, esto se aplica para determinados trabajadores que, en un momento puntual, pueden quedarse en casa para realizar sus tareas y, de esta forma, conciliar mejor vida personal y familiar. Pero también existen los casos extremos: los llamados nómadas digitales. Total, ¿para qué vivir y trabajar en Madrid, si puedes vivir en el Caribe y trabajar para Madrid?

Lógicamente, para hacer este planteamiento, nuestra profesión tiene que poder ejercerse con la ayuda de un ordenador e Internet, con los que se conecta de forma remota a la empresa, se comunica con los clientes o simplemente es capaz de organizar su propia empresa y sus ingresos con la ayuda de esta tecnología. Para conocer un poco más el fenómeno de los nómadas digitales, nos hemos puesto en contacto con la plataforma nomadadigital.org, para que nos ayuden a entender un poco mejor este fenómeno cada vez más pujante.

Un viaje que abre oportunidades de negocio o el viaje sin retorno

A todos nos gustaría que en nuestro tiempo de descanso del horario laboral, nos pudiéramos dar un baño en la playa. Trabajar desde un chiringuito en una zona paradisíaca, donde lo único que necesitamos es un enchufe para el portátil y “una WiFi” con una mínima calidad para poder conectarnos a Internet. Es el escenario perfecto para muchos, pero tampoco es la realidad en la mayoría de los casos.

Existen diferentes tipos de nómadas digitales, como nos cuenta Valen Correa de la plataforma NomadadigitalMuchos han comenzado viajando sin poder trabajar al mismo tiempo y, pasados unos años, han hecho de su profesión y su pasión por el viaje un conjunto. Como norma general, vuelven al sitio de partida, muy pocos consiguen establecer su trabajo una vez ya están en el camino. Desde el punto de partida se prepararan para volver a partir, esta vez con la idea de trabajar con la ayuda de internet, es decir, una mezcla de las dos. La primera como un primer contacto y una “llamada” y la segunda como el paso a la acción”.

De esta forma, tras un primer viaje de ocio, el nómada digital se vuelve a casa con el “gusanillo dentro”, con ganas de vivir más tiempo en su destino y busca la forma de lograrlo, de generar los ingresos necesarios para no tener que volver. En este sentido, existen diferentes fórmulas laborales que pueden garantizar el dinero necesario para vivir en otro país de forma solvente“Como trabajador por cuenta ajena para una empresa con sistema de trabajo remoto, como trabajador autónomo con tus propios clientes, o como emprendedor con un sistema de ingresos relativamente pasivos. La segunda es la más común y la tercera la más deseada”, tal y como nos cuenta Valen, según la experiencia de los usuarios de la plataforma.

nomada-descanso

Esto permite a muchos nómadas no tener un destino fijo, sino que el viaje puede continuar todo el tiempo necesario, que es lo que muchos buscan como una forma de conocer mejor la cultura local del país en el que están. Se trata de integrarse en sus costumbres y vivir esa experiencia, que muchas veces sólo se llega a intuir en el viaje inicial, pudiendo integrarse conviviendo durante un tiempo como un habitante más del país.

Lógicamente, el nómada digital tiene que buscar un equilibrio entre los ingresos que genera y el coste de su estancia en el destino. Si los ingresos se generan en España, pero estamos viviendo en Londres o Berlín, existirá un diferencial negativo del nivel de vida que les restará poder adquisitivo. Por el contrario, ese mismo trabajo en Madrid, pero con destino en un país con una renta per cápita más baja nos puede permitir vivir de forma muy solvente. Esto es clave a la hora de plantearse ser nuestros propios jefes, ya sea como autónomos o generando un negocio que nos facilite los ingresos necesarios para mantenernos.

La mayor parte de los usuarios de Nomadadigital.org están relacionados con el boom de la tecnología, las startups y el sector digital. Los más comunes son desarrolladores, marketing consultants (especialistas en algún canal especifico), diseñadores y traductores, aunque también hay algunos fotógrafos o productores musicales. En algunos casos, son los propios nómadas los que plantean a su empresa la posibilidad de trabajar en otro país y no al revés. Es un concepto de trabajo relativamente nuevo, más desarrollado fuera de España que dentro de nuestras fronteras, donde para muchas empresas el trabajo remoto es todavía una utopía.

Dificultades y dudas de los nómadas digitales

nómada trabajando

Pero adaptarse a la vida de nómada digital no es fácil, ni en el plano laboral ni como viajeros. Valen nos cuenta que “a muchos de los que comienzan les cuesta encontrar el equilibrio entre viajar y trabajar. Hay que entender que viajar mientras trabajas ralentiza el viaje y es necesario encontrar un sistema que te permita disfrutar y realizar ambos. Aquí es donde la mayoría tienen problemas al inicio”. Para los nómadas más itinerantes, la no disponibilidad durante el 100% de su tiempo de Internet supone un pequeño inconveniente.

Además, en muchos casos, aquellos que viajen de forma constante o estén asentados en una ciudad concreta en otro país tendrán que acostumbrarse a trabajar en una zona horaria en muchas ocasiones totalmente distinta a la suya, con sus ventajas y sus inconvenientes. Para un periodista digital, puede suponer una oportunidad ser el primero en cubrir noticias que ocurren cuando el resto de sus compañeros de redacción están durmiendo, pero también se pierde información y hace que la comunicación con clientes o el resto de miembros de su empresa sea un poco más complicada.

Por último, un aspecto a considerar por los nómadas digitales es la cuestión fiscal, ya que, tal y como nos comentan desde la plataforma Nomadasdigitales, “existe un gran vacío en la legislación internacional actual y es casi imposible hacer las cosas 100% correctamente, porque ni ellos mismos saben cómo hacerlo (las entidades fiscales), así que muchos van encontrando sistemas que les son posibles por el camino”. A esto le tenemos que sumar algunas dudas o lagunas respecto a las futuras pensiones, seguros de salud, etcétera, que también son muy comunes y, según se va prolongando la estancia o el viaje, van adquiriendo más atención por parte de estos nuevos trabajadores. Lógicamente, no es lo mismo trabajar tres meses como nómada digital que estar diez años viajando y trabajando a la vez.

El mito de la isla en vacaciones

paraiso nómada

Lo cierto es que el mito de la isla en vacaciones en realidad no existe cuando ese mismo entorno se vuelve laboral. Es cierto que, si estamos en un lugar con un poder adquisitivo menor que donde generamos nuestros ingresos, o hemos logrado montar un negocio que genera sus propios dividendos durante nuestro viaje, tal vez no necesitemos dedicar ocho horas diarias a trabajar, pero igualmente tenemos que ser conscientes de que una gran parte de nuestro tiempo estaremos dedicados a estas tareas. No es lo mismo estar en la isla de vacaciones, tomado una cerveza fría en el chiringuito que trabajando en ese mismo lugar con la gota de sudor deslizándose por el cuello porque hay que realizar una entrega y ahora no funciona Internet.

Sin embargo, hoy es más posible que nunca  lograr viajar y trabajar a la vez. Además, en muchos casos, toda esta experiencia acumulada durante nuestro periplo viajero nos da una perspectiva y una visión de negocio que nos ofrece una oportunidad cuando volvemos a nuestro país de origen. En muchos casos, los viajeros acaban montando algo relacionado con los países en los que han vivido durante estos años, aprovechando el conocimiento que han adquirido o los contactos que han hecho en origen.

En Vive 0,0 | Tailandia, Perú, China, Japón y México: 5 viajeros nos cuentan la escapada de su vida
Imágenes | Owan | Ed Gregory | Zach Betten | Zukiman Mohamad | startupstockphotos.com

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *