Siete sorpresas con efecto wow que nos deparan nuestros océanos

  • Mente
cat-icon-on-post

Si tenemos en cuenta que un 71 % de la superficie de la Tierra está cubierta de agua, y solo el restante 29 % es masa continental, deberemos empezar a asumir que gran parte de los lugares y las cosas más sorprendentes del mundo se encuentran en terreno acuoso.

De toda el agua que hay en el mundo, solo el 0,5 % es potable, un 2 %, está atrapada como hielo polar y todo el resto, el 97,5 %, es salada, es decir, conforma los mares y océanos que deben protegerse porque constituyen el corazón del planeta. Por esa razón, desde el año 2009, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó cada 8 de junio como el Día Mundial de los Océanos.

El propósito de este día es combatir los factores que pueden destruir todo ese universo de agua, tales como la pesca ilegal, las prácticas de acuicultura insostenibles, la contaminación marina y la destrucción del hábitat y las especies exóticas, entre otros.

Para aprender a apreciar como se merecen los mares y océanos de la Tierra, vamos a descubrir algunos de los lugares o fenómenos más extraordinarios que podemos encontrar en ellos.

1. El abismo Challenger

Si bien conocemos las montañas más altas del planeta, ignoramos casi todo lo que hay bajo nuestros pies. La corteza terrestre tiene cientos de kilómetros de profundidad y, sin embargo, el orificio más profundo que ha excavado el ser humano apenas tiene 12.262 metros de profundidad, y se encuentra en la Península de Kola.

Sin embargo, el lugar más profundo de la Tierra al que podemos acceder está en el mar y se llama abismo Challenger. Concretamente se encuentra en la Fosa de las Marianas, en el fondo del Pacífico noroccidental, al sureste de las islas Marianas, cerca de Guam.

Su punto más profundo está a 11.034 metros de profundidad. Hasta la fecha, sin embargo, solo un ser humano ha conseguido llegar al fondo en solitario: el director de películas como Avatar, Terminator, Titanic o Abyss, James Cameron. En el vídeo podéis ver las primeras imágenes que nos llegaron de este lugar abisal en el se están descubriendo nuevas especies marinas.

2. ¿La única cascada submarina del mundo?

Mauricio

Ésta es la única cascada submarina del mundo. Bien, en realidad no es una casacada, solo lo parece debido a un curioso efecto óptico. La imagen está tomada en la isla Mauricio, un país soberano insular ubicado en el suroeste del océano Índico.

El agua parece caer por las laderas del arrecife, pero es una ilusión formada a consecuencia de las corrientes y la vegetación submarina.

Y nos demuestra, una vez más, que la Tierra es un mundo constituido fundamentalmente por agua, y que en el agua hay tantas o más maravillas que en tierra firme. Razón de más para cuidarla.

3. Cabo de las Agujas

800px-Agulhas

El cabo de las Agujas es el punto que oficialmente separa los océanos Atlántico e Índico, y también es el punto más meridional de África. Su ubicación exacta es 34º 49’ 58’’ S y 20º 00’ 12’’ E.

El lugar es tan poco conocido y está tan aislado por las afiladas y traicioneras rocas y los arrecifes que jalonan sus aguas turbulentas que incluso acoge especies en peligro de extinción, como la Microbatrachella capensis, una rana minúscula, y una alondra aplaudidora de las Agujas, llamada así porque, al aparearse, bate sus alas de forma muy escandalosa.

4. Esmeraldas de mar

card deck promo image 1-med

En los mares y océanos también encontramos algo único en la naturaleza: esa especie de piedras preciosas que parecen esmeraldas o rubíes y que, en realidad, son cristales de botellas pulimentados por acción del mar. Los orígenes de estas gemas preciosas pueden ser tan diversos como botellas, canicas, lámparas, vidrio común, faros de un coche y demás.

Richard LaMotte, autor del libro Pure Sea Glass y poseedor de una colección de más 3.000 piezas, asegura que el mar tarda alrededor de diez años en pulir y redondear las aristas de un vidrio y entre 20 y 30 años en dejarlo completamente liso. Aunque no es extraño que algunos de estos tesoros sean fragmentos de, por ejemplo, botellas de cerveza fabricadas a finales del siglo XIX: en ellos todavía pueden leerse inscripciones sobre la marca o el contenido.

5. Punto Nemo

800px-Oceanic_pole_of_inaccessibility

Si lo que queréis es huir de todo y permanecer en el lugar más distante de la tierra firme, como si fuérais Kevin Costner en la película Waterworld, entonces vuestro lugar es Punto Nemo.

Neomo es el punto del mar más distante de la costa, al sur del océano Pacífico, al oeste del cabo de Hornos. Miréis donde miréis, la costa más próxima está a 2.688 kilómetros de distancia y son tres: la Isla de Maher, en la Antártida, la Isla Ducie, en el Archipiélago de las Pitcairn, y Motu Nui, un islote junto a la Isla de Pascua. Así pues, Punto Nemo constituye el centro de un círculo de más de 21 millones de kilómetros cuadrados de superficie acuosa (aproximadamente la misma superficie que tenía la antigua Unión Soviética).

6. Glass Window Bridge

0_paisajesoceanicos_ampliacion

El mejor lugar del mundo desde el que contemplar dos océanos de tonalidades totalmente diferentes es Glass Window Bridge, una fina hilera de tierra (tiene solo 1,6 km de ancho) que surge de la isla de Eleuthera, en las Bahamas.

Este es el punto de encuentro entre el Océano Atlántico y el Mar Caribe, y solo esa fina línea de tierra de separación parece contener los colores de ambos mundos acuáticos como si fueran las acuarelas de un pintor.

7. Isla de plástico

1366_2000

Como muestra de lo necesario que es la concienciación medioambiental a través de iniciativas como el Día de los Oceános, una de las cosas (o casi lugares) más asombrosamente inquietantes que podemos encontrar en el mar es la llamada isla de plástico o la isla de residuos plásticos del océano Pacífico.

Según un informe de Greenpeace, gigantescas criaturas marinas de más de 3,5 millones toneladas de peso, formadas por un conglomerado de restos de plásticos (un 80 % del conjunto), redes marinas y demás deshechos, viajan a la deriva acabando con toda la vida que encuentran a su paso. Según un informe de Davos, las aguas del planeta contendrían más plásticos que peces en términos de peso en 2050. Más que una isla, pues, es un nuevo continente de plástico flotante con una gran capacidad para la destrucción.

Imágenes | Pixabay | Wikipedia | amusingplanet | KULfoto

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.