13 rutas de trekking imprescindibles para hacer senderismo en España

  • Viajes
cat-icon-on-post

Cada vez son más las personas que eligen para su ocio cada fin de semana, o incluso como modalidad vacacional, la combinación de actividad física y contacto con la naturaleza, dejando atrás la toalla y el chiringuito de playa. El trekking es la alternativa perfecta, ya que nos permite conocer y admirar el paisaje de un lugar mientras disfrutamos de una larga caminata al aire libre. A pesar de que el trekking es algo más duro que el senderismo, actualmente se tratan como dos conceptos equivalentes y, una vez que nos decidamos por él, no debemos olvidar informarnos de la equipación que tendremos que llevar ni de las rutas que queremos explorar para no llevarnos sorpresas. Tenemos que tener en cuenta que estamos ante un tipo de turismo ecológico y que, por tanto, debemos respetar el medio ambiente. Por todo ello, vamos a ver 13 rutas de trekking imprescindibles para hacer de nuestras vacaciones un destino imborrable:

1. El cañón del río Lobos (Soria)

Formado gracias a una erosión fluvial del río Lobos, este profundo cañón ubicado en la provincia de Soria nos ofrece una ruta sencilla pero preciosa para realizar un interesante paseo que se puede realizar con toda la familia. La ruta es de unos 25 kilómetros, aunque podemos elegir tramos más cortos y, al ser casi todo el terreno llano, no es de gran dificultad, por lo que la convierte en una opción más que válida para realizarla aunque no seamos grandes aficionados al senderismo.

Además de disfrutar de la formación espectacular del propio cañón, la abundante vegetación con árboles tan emblemáticos como la sabina albar, el enebro o los chopos que encontraremos en las riberas harán las delicias de los visitantes. Sin olvidar que podremos contemplar el vuelo del buitre común u otras rapaces protegidas. Es una estupenda forma de disfrutar de un día de senderismo en alguna de sus 15 rutas señalizadas.

2. El caminito del rey (Málaga)

Construido en las paredes del desfiladero de los Gaitanes, en la provincia de Málaga, servía de paso para los operarios de la Sociedad Hidroeléctrica del Chorro a principios del siglo XX y recibe su nombre desde que en 1921 el rey Alfonso XIII lo visitara para inaugurar la presa del Conde de Guadalhorce. En el 2001 se cerraron los accesos debido al mal estado de conservación, pero ha sido rehabilitado y desde el año pasado podemos disfrutar de unos de los mejores sitios para visitar, incluso de forma virtual, ya que Google Street View lo ha incluido en sus visitas virtuales. Antes de afrontar la caminata, conviene informarse, ya que con mal tiempo se suele cerrar la ruta.

El recorrido es de 7,7 kilómetros y se realiza en unas 3 o 4 horas y, al ser de dificultad media, se aconseja ir con un guía o monitor. La ruta es descendente y llana y se realiza en un único sentido, de norte a sur, así que al finalizar debemos regresar al punto de partida por nuestros propios medios o en un autobús lanzadera por un módico precio. El Caminito del Rey es extraordinariamente bello con unas vistas espectaculares, ya que atravesamos el corazón de los cañones por los que circula el río Guadalhorce. Eso sí, no es apto para aquellos que padecen vértigo, ya que las pasarelas y el puente colgante a 105 metros de altura pueden convertir el recorrido en un infierno.

3. Ruta del Cares (Picos de Europa)

Situada en los Picos de Europa se encuentra esta ruta de unos 12 kilómetros conocida también como la “Garganta Divina” del río Cares. El trayecto va desde Puente Poncebos (Asturias) hasta Posada de Valdeón (León) y es una de las más impresionantes de Europa al alcance de cualquier excursionista, incluyendo a los noveles, aunque debemos tener en cuenta que habrá que llevar un calzado cómodo y abundante agua, sobre todo en verano, porque es una caminata de 4 horas (8 si realizas la vuelta) y el agua del canal no es potable.

Cabe destacar que esta es una ruta espectacular por los grandes precipicios que tiene y casi todos los que la realizan coinciden en que la entrada al territorio leonés es una auténtica maravilla al encontrarse las paredes del desfiladero casi pegadas. Si este verano somos uno de los 2 millones de visitantes que queremos disfrutar del Parque Natural de los Picos de Europa, no podemos perder la ocasión de disfrutar con esta ruta.

4. Río Borosa (Jaén)

rio-borosa

Situado en la Sierra de Cazorla, el río Borosa es una de esas maravillas de la naturaleza que debemos explorar. La ruta, desde su inicio hasta la Cerrada de Elías, es bastante llana y no conlleva mucha dificultad. Allí encontraremos un pequeño cañón con una pasarela para poder pasar por encima del río. A partir de este tramo, la cosa se complica un poco pero merece la pena llegar al Salto de los Organos y ver su maravillosa cascada. Hay que decir que en este momento la caminata se hace algo más dura, pero el esfuerzo tendrá como recompensa llegar hasta la laguna de Valdeazores. Esta ruta pertenece a una zona de máximo nivel de protección debido a los valores ecológicos que posee y es, sin duda, un marco incomparable para sus visitantes. La ruta acumula un desnivel de 1.533 metros, por lo que a pesar de ser fácil si que es exigente.

5. Rutas de trekking por la Ribeira Sacra

ribeira

Si nuestro destino veraniego van a ser la tierras gallegas, tendremos una estupenda oportunidad de conocer la Ribeira Sacra. Hay varias rutas para recorrer y, en todas ellas, podremos apartarnos del mundanal ruido y reencontrarnos con nosotros mismos a través de un entorno natural inigualable. Dispone de múltiples rutas para realizar, con diferentes niveles, pero al alcance de casi todo el mundo que ya tenga el hábito de caminar unas cuantas horas.

Comprende las tierras bañadas por los ríos Miño y Sil, fluyendo este último a lo largo de un profundo cañón, entre Lugo y Ourense, mostrándonos un espectacular paisaje. La vegetación se compone de robles, castaños, abedules y alisos y en sus bosques se ocultan jabalíes, corzos o zorros. Pero no sólo disfrutaremos de su flora y fauna, ya que la Ribeira Sacra posee un gran número de monasterios y ermitas, que forman parte del patrimonio histórico cultural, y que podremos visitar y hacer paradas para reponer fuerzas en nuestras rutas.

6. Camino de Santiago

Camino

Si hay una ruta famosa para caminantes y senderistas es el Camino de Santiago. Con sus más de 750 kilómetros, del que ya os hemos hablado para recorrerlo en bicicleta, pero que sobre todo se hace a pie. Su dificultad estriba en la acumulación de jornadas caminando, ya que, a pesar de no ser demasiado exigente, si que es necesario prepararse bien antes de afrontarlo, ya que, como mínimo si lo que queremos es ganar la compostelana, habremos de hacer una semana seguida caminando ocho horas o más.

El Camino de Santiago dispone de una gran red de albergues para peregrinos y siempre vamos a encontrarnos con gente que realiza la ruta, por lo que si lo que buscamos es tranquilidad o el placer de caminar en solitario, mejor elegir otra ruta. Es fundamental ir bien equipado, donde el peso de nuestra mochila será clave para que podamos llegar al final. El equipamiento necesario, como los bastones o unas botas cómodas y que ya hayamos utilizado un par de meses, serán clave para disfrutar de todo lo que nos ofrece este viaje.

7. Monte Gorbea (País Vasco)

senderismo

El monte Gorbea es uno de los paraísos para los senderistas. Dispone de multitud de rutas, de diferentes niveles. Podemos hacer rutas circulares o llegar hasta la cima a 1.482 m de altura sobre el nivel del mar, donde podremos encontrarnos con una enorme cruz de 18 metros de altura que cada año acoge a miles de aficionados al senderismo y la montaña. Se trata de un monte mítico en Euskadi, ya que por su altura y localización le facilitaron el privilegio de ser uno de los cinco montes bocineros, desde donde mediante cornetas y hogueras se enviaban mensajes al pueblo.

8. Camí de Cavalls (Menorca)

cami-de-cavalls

Para los que alguna vez se han preguntado si se puede dar la vuelta a una isla caminando encontrarán la respuesta en Menorca. Este antiguo camino creado con fines de defensa de la isla, data del siglo XIV. El Camí de Cavalls se puede hacer por etapas de forma organizada, entre 6 etapas y 13, dependiendo del tiempo que tengamos y el número de horas que dediquemos a caminar. Se encuentra incluido dentro de las rutas de Gran Recorrido Europeas, con la referencia GR223. También podemos aprovechar si estamos de vacaciones para simplemente hacer alguno de sus tramos y disfrutar de sus playas, paisajes o los faros por los que pasa.

9. Senda del oso (Asturias)

camino-del-oso

La senda del oso se encuentra en Asturias, en el parque natural de Somiedo. Es una ruta de unos 48 kilómetros con poco desnivel y asequible para todos, que se puede realizar caminando o en bici. Tiene forma de “y” por lo que se puede dividir en varios tramos. Dispone de áreas recreativas donde tomarse un descanso y numerosas fuentes de agua. Está muy bien señalizada y es perfecta para iniciarse en el senderismo. En el tramo 1 de Tuñón a Cueva Huerta nos encontramos con el área recreativa de Buyera y, desde aquí, se accede al cercado osero, en donde en la actualidad se encuentran las osas Paca y Tola y el oso Furaco.

10. Ruta de las Médulas (León)

las-medulas

Las Médulas se encuentra en la provincia de León, en la zona del Bierzo. Se trata de una zona cuyo paisaje es el resultado de las explotaciones auríferas romanas, y declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO. Para disfrutarlo, podemos hacer una ruta circular de unos 14 kilómetros y 530 metros de desnivel al alcance de todo el mundo, donde pasaremos por alguno de los mejores miradores que nos permitirán admirar estas antiguas minas romanas. Lo cierto es que es uno de los recorridos de los que merece la pena disfrutar, imprescindible si estamos por la zona o incluso programando una escapada de fin de semana para ello.

11. Valle de Ordesa (Huesca)

ordesa

Cuando hablamos de los Parques Naturales, ya tuvimos la ocasión de mencionar Ordesa. Es uno de los más antiguos y, por lo tanto, mejor conservados. Dispone de diferentes rutas, por lo que se puede adaptar al nivel de dificultad que estemos dispuestos a afrontar. Es posible acampar excepto en las zonas de La Reserva, aunque la tienda es necesario desmontarla al amanecer. Las rutas se encuentran bien señalizadas y algunas son accesibles también para personas con alguna dificultad motora.

12. Peñalara (Madrid)

sierra-guadarrama

La subida desde el puerto de Cotos al punto más alto de la sierra de Guadarrama, el pico de Peñalara (2.428 m), es uno de los recorridos de trekking más famosos de la sierra de Madrid. Es una ruta apta para ir acompañados con gente más experta, y no se recomienda realizar en invierno sin el equipamiento adecuado, debido a la formación de placas de hielo. Además con mal tiempo y por la altura a la que discurre es mejor no realizarla, ya que una fuerte nevada nos puede dejar aislados. Es un rincón de enorme diversidad y contiene los mejores restos glaciares que pueden encontrarse en la Sierra de Guadarrama.

Se puede hacer una ruta circular desde el puerto de Cotos al que podemos llegar en el tren. Es una ruta de dificultad media en condiciones ambiantales buenas, que se puede convertir en complicada si no llevamos el equipamiento necesario. Es decir, los crampones en invierno para caminar en la nieve helada o también si cambia el tiempo, algo bastante habitual en invierno, ya que podemos empezar la ruta con buen tiempo y acabar con un temporal.

13. El torrent de Pareis (Mallorca)

torrent

El torrent de Pareis es una ruta en la sierra de Tramuntana de Mallorca que a través de su desfiladero nos conduce hasta la desembocadura del torrent en el mar. Es de dificultad alta, por lo escarpado y el elevado desnivel requiere sobre todo de habilidad para sortear el camino, aunque grupos de voluntarios y bomberos han acondicionado los pasos más complicados. Se puede hacer entre mayo y octubre. El torrente suele ser practicable pasados unos diez días desde las últimas lluvias fuertes, aunque, si encontramos las pozas llenas, es mejor volver al punto de partida. La ruta se puede hacer tanto en modo ascendente como descendente, que es algo más complicada.

Como habéis visto, lugares en los que practicar el trekking y el senderismo desde luego no nos faltan. Ahora lo que nos queda es llevar una vida sana y prepararnos entre semana para poder disfrutar los fines de semana o en vacaciones de las caminatas y el contacto con la naturaleza. Es un ejercicio muy saludable, ya que requiere un esfuerzo constante pero no explosivo. Además los lugares que se recorren y el contacto con la naturaleza nos hace sentirnos mejor al final de la jornada, sabiendo que el esfuerzo ha merecido la pena.

En Ciudadano 0,0 | Caminar es buenísimo (y para muchas más cosas de las que uno imagina)

Imágenes | 171yes/iStock | Taroncheta | kaleidoscope_/iStock | Jose Antonio Gil | StockPhotoAstur/iStock | JoseIgnacioSoto/iStock | Aljdr/iStock | locuig | Hans

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.