gravity

9,8 Gravity: cómo ponerte en forma luchando contra la fuerza de la gravedad

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Ponernos en forma en esta época es más fácil que nunca: disponemos de métodos de entrenamiento al alcance de todos, como la calistenia, el running o el Power Walking, para los que solo necesitamos salir a la calle. No obstante, siguen surgiendo cada día nuevas formas de entrenar que hacen del ejercicio algo ameno y divertido, como ocurre con los cientos de aplicaciones que podemos descargar en nuestros teléfonos para gamificar nuestros entrenamientos y hacer de ellos un juego de niños.

Otra de las vertientes del entrenamiento es la que revisita los conceptos que surgieron hace ya tiempo y los adapta a la nueva demanda que surge hoy en día. Este es el caso de Gravity 9,8: un entrenamiento con nuestro propio peso corporal que surgió ya antes del método Pilates y que hemos probado para vosotros. Así es como se entrena contra la fuerza de la gravedad.

¿En qué consiste el entrenamiento Gravity?

Gravity es un sistema de entrenamiento en el que se trabaja con una máquina compuesta por unas poleas y un banco deslizante a través del cual podemos trabajar todo nuestro cuerpo. El banco se coloca en diagonal y puede cambiarse su ángulo en función de la condición física de cada persona para facilitar los ejercicios o bien para hacerlos un poco más difíciles. Las sesiones de Gravity siempre están dirigidas por un entrenador que nos va indicando qué ejercicio debemos realizar, a qué ritmo, que coloca nuestro banco en el ángulo idóneo para nuestro nivel y que va a adaptando los ejercicios a nuestras necesidades para asegurarnos un entrenamiento efectivo y seguro.

En el entrenamiento con Gravity, que puede durar entre 30 y 50 minutos, se trabajan todos los grandes grupos musculares del cuerpo: desde las piernas hasta los brazos, el pecho o la espalda, haciendo especial hincapié en nuestra zona media que se mantiene activada durante toda la sesión para asegurarnos una postura correcta.

Al trabajar única y exclusivamente con nuestro peso corporal y con la máquina, Gravity nos asegura un entrenamiento libre de impacto y, por lo tanto, sin cargar nuestras articulaciones y evitando cualquier tipo de lesión. Podría ser el equivalente a entrenar en el agua, pero haciéndolo en un medio seco.

Los distintos entrenamientos de Gravity

En el estudio 9’8 Gravity Madrid, situado en el céntrico bulevar de Alonso Martínez, se realizan tanto entrenamientos personales como semi-personales, con un máximo de cuatro personas por sesión. Esto permite a los entrenadores estar siempre atentos a las necesidades de cada uno de los alumnos, motivándolos y adecuando el esfuerzo a cada situación personal.

Dentro del entrenamiento con Gravity podemos encontrar diferentes variantes dependiendo de nuestra condición física y de lo nuestros objetivos:

  • Gravity postural: un programa de 50 minutos de ejercicio destinado a mejorar la postura de los alumnos para que puedan moverse mejor en su día a día. En este entrenamiento se trabaja sobre la máquina con diferentes metodologías como Pilates o stretching para mejorar la calidad de vida de los alumnos.
  • Gravity vital: si crees que ponerse en forma es solo algo para la gente joven, piénsalo dos veces. En este programa de 50 minutos de entrenamiento se realizan dos sesiones semanales para mejorar la movilidad, la fuerza, la estabilidad y la resistencia de nuestro cuerpo, sea cual sea nuestra edad. Un programa adaptado para mejorar la calidad de vida a partir de la mediana edad.
  • Gravity funcional: porque no hay que practicar un deporte para estar en forma, sino que debemos estar en buena forma para practicar mejor nuestro deporte favorito. Si practicas running, pádel, fútbol o cualquier otra disciplina, este entrenamiento con Gravity te ayuda a mejorar todas tus características físicas básicas (fuerza, agilidad, resistencia) para dar el 100% en el deporte.
  • Gravity woman: un programa especialmente dedicado a las mujeres y a las zonas del cuerpo más conflictivas como los glúteos, las piernas, los tríceps y el abdomen. A través de distintas técnicas, como los abdominales hipopresivos o el trabajo de fuerza y resistencia, nos ponemos en forma al mismo tiempo que conseguimos un cuerpo estilizado.
  • Gravity express: si eres de los que no se pone en forma porque cree que no tiene tiempo, este es el programa ideal para ti. Solo 35 minutos de duración en los que se trabaja todo el cuerpo combatiendo los kilos de más y tonificando la musculatura.

Mi experiencia entrenando con Gravity

gravity

La verdad es que desde hacía tiempo tenía mucha curiosidad por probar este método de entrenamiento, ¡y no me lo iba a perder ahora que tenía la oportunidad! En mi visita el estudio de Gravity realizamos una pequeña sesión que me sorprendió gratamente y en la que trabajé todos los grandes grupos musculares de una manera bastante intensa.

Las sesiones se realizan al ritmo de la música, con playlists que incluyen los temas que se encuentran en las listas de éxitos, algo que convierte al entrenamiento en una experiencia muy amena. Quizás lo que más me sorprendió fue que yo esperaba un entrenamiento muy tranquilo, tipo Pilates, y me encontré con una sesión muy aeróbica en la que enseguida rompes a sudar y notas cómo cada músculo trabaja: una buena combinación de entrenamiento de fuerza y cardiovascular.

Realizamos ejercicios sencillos y complejos, utilizando las poleas en pies y manos: sentadillas, trabajo abdominal, flexiones… Todos los ejercicios que normalmente se realizan en una sesión de entrenamiento tradicional tienen cabida en el método Gravity, solo que además en este caso podemos adaptar el estímulo al nivel del alumno con un solo gesto.

Fue una sesión muy divertida que se me pasó volando y sin duda me dejó con ganas de más. Un entrenamiento apto para todos los niveles si queremos ponernos en forma sin riesgo de lesión.

Más información | 9,8 Gravity Training Studio

Imágenes | Gravity, Total Gym

Vídeo | Total Gym

En Vive 0,0 | Yoga para principiantes: qué diferencias hay entre el Hatha Yoga, Kundalini, Bikram… ¿y cuál me conviene?

 

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *