Correr con calor: las precauciones que debes tomar y cómo debes hacerlo

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

La primavera y los primeros días de sol nos animan a salir a la calle para practicar nuestro deporte favorito: partidos de basket con los amigos en el parque, excursiones en bici con picnic incluido y, por supuesto, salir a correr por las calles de nuestra ciudad. No debemos olvidar protegernos de forma adecuada del calor para poder dar lo mejor de nosotros mismos y para divertirnos mientras nos ponemos en forma. Toma nota de las precauciones que debes tomar para correr los días de más calor.

La hidratación antes y después de la carrera: un básico para correr con calor

Una de las cosas más importantes que debemos tener en cuenta es nuestra hidratación. Cuando hace calor y además nos encontramos en movimiento, nuestro cuerpo produce sudor como un medio de refrigeración para mantener una temperatura corporal estable y corremos el riesgo de deshidratarnos en el caso de que no hayamos bebido la suficiente agua antes, durante y después del ejercicio.

La hidratación previa a ejercitarnos es la parte más importante: asegúrate de que bebes suficiente agua como para mantener tu cuerpo hidratado siempre, pero sobre todo en las horas previas a practica ejercicio. Lo más indicado es ir bebiendo a pequeños sorbos hasta unos minutos antes de salir de casa preparados para correr.

Si tu entrenamiento no va a ser muy largo (menos de una hora de carrera) seguramente no necesites detenerte para hidratarte. En cualquier caso, si sientes sed, seguro que encuentras alguna fuente en el camino para reponer líquidos. Recuerda que es mejor parar y beber que encontrarte mal más tarde. Si vas a realizar una tirada de más de una hora, procura llevar un camel bag o una botella con agua fresca que te acompañe.

La hidratación post-carrera es otra de las claves para rendir bien y recuperar mejor. Una vez que hayas realizado la vuelta a la calma (recuerda no parar de correr de golpe, sino caminar unos minutos para regular tus pulsaciones) y los estiramientos, debes reponer los líquidos que has perdido mediante agua o bebidas ricas en sales minerales y electrolitos. Procura beber despacio y que la bebida no esté demasiado fría.

¿Cuál es la mejor hora del día para correr con calor?

Correr con calor

Quizás en la temporada de invierno hemos salido a correr a medio día o a media tarde, cuando todavía disponíamos de sol y no hacía nada de calor. Sin embargo, con la llegada de la primavera, de las altas temperaturas y del cambio de hora es necesario que modifiquemos nuestras costumbres de runners.

Lo ideal es evitar las horas del día de más calor, es decir las horas centrales: entre las doce de la mañana y las seis de la tarde, cuando todavía aprieta el sol, es mejor reposar o bien ejercitarnos bajo techo. Mejor elige las primeras horas del día o bien el ocaso para salir a correr al aire libre: en esos momentos el sol estará bajo, no nos molestará, la temperatura será más fresca y nuestra carrera será mucho más agradable.

Con el buen tiempo las carreras comienzan a trasladarse a las horas nocturnas, cuando es muy agradable correr: solamente recuerda que si corres de noche es necesario que te hagas bien visible tanto para los coches como para los peatones. Puedes hacerlo a través de pequeños dispositivos con luz, como las luces LED que podemos enganchar a los cordones de nuestras zapatillas, o bien mediante ropa reflectante. ¡La seguridad es lo primero!

Protege tu piel con cremas y con la ropa adecuada

Correr con calor

Protegernos correctamente de los rayos solares y del calor es básico para disfrutar de nuestra carrera. En cuanto a nuestra vestimenta, lo mejor es optar por ropa transpirable y que no acumule el sudor (hay tejidos técnicos que facilitan su evacuación) para mantenernos frescos y secos durante todo nuestro entrenamiento. Cubrirnos la cabeza con una gorra o pañuelo también es importante para no recibir los rayos del sol directamente. a la hora de evitar que el sudor nos entre en los ojos, una headband puede ser de mucha ayuda.

En los meses de calor salimos a correr con menos ropa, dejando al aire buena parte de nuestra piel. Por eso es importante recordar que siempre, independientemente de la hora del día a la que salgamos a correr, debemos proteger nuestra piel con una crema solar adecuada. Hay que estar atentos al factor de protección de la crema que usamos y que podrá variar en función de la duración de nuestro entrenamiento: un SPF más bajo significa que tendremos que renovar la aplicación cada menos tiempo, algo a tener en cuenta si vamos a hacer salidas largas. Actualmente disponemos de cremas específicas para deportistas que además de protegernos de los rayos UVA y UVB también son resistentes al agua y al sudor.

Aplícate el protector solar una media hora antes de salir de casa y recuerda incidir en zonas que estarán muy expuestas como, por ejemplo, los hombros y el escote. Los brazos y las piernas son zonas que seguramente estén bajo los rayos del sol, y no olvides partes de tu cuerpo menos obvias como la nuca, la zona alta de la espalda y la parte de arriba de las orejas, donde no es raro sufrir quemaduras solares.

Con estos consejos ¡ya estás listo para seguir poniéndote en forma incluso en los días de más calor! ¡Que el ritmo no pare!

Imágenes | iStock / Jacob Ammentorp Lund / nd3000 / ipopba / m-gucci

En Vive 0,0 | Infografía: todo lo que necesitas saber para empezar a correr

En Vive 0,0 | Quiero empezar a correr ahora: ¿qué debo revisar en mi salud para hacerlo con garantías?

En Vive 0,0 | Running para novatos, cómo aprender las técnicas básicas de carrera

En Vive 0,0 | Cómo mejorar mis marcas de running con la ayuda del fartlek y el gimnasio

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.