9 lugares abandonados que bien merecen una visita

  • Viajes
cat-icon-on-post

Pasear es una de las actividades más relajantes y enriquecedoras, a la vez que sencillas, que podemos llevar a cabo. Recorrer un lugar a pie, fijarnos en cada uno de sus detalles, observar cómo le afecta el paso del tiempo, dejarnos imbuir por la magia del sitio… son algunas de las vivencias que podemos extraer de esta experiencia. Pero, hay lugares que tienen un encanto especial, fueron construidos por el hombre y su posterior abandono provocó un deterioro que puede hacer de ese paseo una visita extraordinaria, en la que otros matices salen a la luz, en una atmósfera que no hubiéramos podido imaginar. A continuación, os presentamos una inspiradora colección de lugares abandonados, en los que la desolación sólo es un ingrediente más de la belleza.

Lugares abandonados, sueños intactos

Desde nuestro site, nos encanta proponeros actividades físicas con las que podáis mejorar la salud de vuestro cuerpo, de una forma equilibrada y armoniosa: el yoga, el pilates, el spinning… son ejercicios fantásticos. De igual forma, un paseo es una de las costumbres que nos aporta mayores beneficios. No sólo nos ayuda a cuidar de nuestra fisonomía, ayudando a controlar el peso, mejorando la circulación de nuestra sangre o evitando problemas cardíacos, sino que también supone una gran forma de cuidarnos a nivel mental.

Salir a pasear ayuda a que relajemos nuestra mente y olvidemos esa preocupación cotidiana a la que es tan fácil engancharnos psicológicamente. Nos permite abrir nuestra mente y buscar nuevos horizontes, recrearnos en un paisaje al que tantas veces no prestamos atención. Por eso cobra mayor importancia el contexto de los lugares abandonados. La esencia de estos espacios refleja tanta historia y carga emocional como la evolución de la lógica y de la vida. Construidos con el fin de maravillar e impactar, su posterior desarrollo nos deja joyas que aprendemos a valorar por otros motivos. Su majestad, su fuerza interna, permanece intacta a pesar del paso del tiempo o, precisamente, gracias al paso del tiempo.

Quizá hayáis tenido la suerte de pasear por algunos de estos lugares abandonados, en los que el tiempo y el espacio juegan a fascinarnos con unas inesperadas y certeras armas.

La fábrica de armas de Orbaizeta (Navarra)

Así de curioso es el mundo. En un lugar tan bello pero con un enclave tan determinado por los intereses fronterizos como es la selva de Irati, cerca del límite con Francia, se construyó una fábrica de armas, un símbolo de la guerra y la destrucción del hombre por parte del hombre. A pesar de su buen funcionamiento, esta fábrica sólo tuvo una existencia plena durante diez años, después, la llegada de los altos hornos, provocó su abandono. De esta forma, el lugar en el que se fabricaban cañones y munición, se convirtió en un paraje en el que el viajero puede deleitarse con la fuerza de los efectos de la naturaleza sobre la creación del hombre.

Hotel del Salto (Colombia)

Hotel_abandonado_sobre_el_salto_del_tequendama

Este hotel fue inaugurado en 1924 y, como tantas veces, suponía un símbolo del progreso del hombre y su explotación sobre los recursos naturales. Se convirtió en un catalizador para todo el grupo humano que vivía cerca de las cataratas de Tequendama, siendo un sitio privilegiado para los viajeros de mayor postín. El paso del tiempo hizo que todos lo dejaran de lado, convirtiéndolo en uno de los lugares abandonados más bellos del mundo al que su leyenda y ciertas connotaciones de escenario de eventos sobrenaturales le han devuelto toda la fama entre los turistas ansiosos de experiencias diferentes.

Castillo Bannerman (Nueva York)

castillo3

La leyenda es el compañero fiel de estos lugares abandonados tan imponentes. Francis Bannerman fue quien mandó construir este castillo a principios del siglo XX en la isla Pollepel. Su objetivo no tenía nada de majestuoso, pues su cometido era almacenar gran cantidad de armas, un sobrante de la Guerra Civil Americana. De nuevo, fines militares que se ven sobrepasados por la belleza del entorno, sobre todo, cuando el lugar dejar de tener la importancia que se le dio en un principio y pasa a ser un espacio en el que su valor se determina por todo lo evocador que despierta en el paseante. Así, los viajeros que llegan a Nueva York quizá no sepan que cuentan con un magnífico y abandonado lugar para pasear y a tan sólo una hora de la gran urbe.

Kolmanskop (Namibia)

Namibie_Kolmanskop_04

Los lugares abandonados de los que estamos hablando encierran muchas metáforas sobre la propia existencia del hombre. Muchos se planificaron con el propósito de explotar los bienes naturales, como sucedió con las minas de diamantes en lugares como Namibia, que dieron paso a la construcción de flamantes edificios como el pueblo de Kolmanskop. El paso del tiempo hizo que la mina perdiera fuelle y, así, también los lujos de una ciudad construida sin miedo al mañana. El hombre la abandonó, el desierto la reconquistó y aquí surge lo hermoso de nuestra historia, pues el propio hombre es quien ha vuelto a ver la belleza que un lugar como éste puede tener. El ser humano aún tiene esperanza en esa búsqueda de la nostalgia que siempre anida su corazón.

Eilean Donan (Escocia)

Eilean_Donan_Castle,_Scotland_-_Jan_2011

Nuestros lugares abandonados despiertan a la imaginación los fascinantes momentos que hicieron vivir a sus habitantes. En Escocia, uno de los edificios más famosos es, a la vez, un castillo que preside la región desde la majestuosidad de su poderosa construcción. En 1220, se comenzó a construir por mandato de Alejando II, como defensa frente a las invasiones de los hombres del norte. Después, fue residencia de varios nobles y un enclave estratégico. Hoy es un lugar venerado por los turistas que se acercan a Escocia y quieren desatar esa pasión que la poderosa región ejerce sobre el espíritu, como una visión de una apasionante vida llena de sobresaltos que ni el paso del tiempo ha logrado domar.

Kalavantin Durg (India)

Kalavantin

En Maharashtra, una región India que se encuentra entre Matheran y Panven se alza, a más de 2000 metros del suelo, otra magnífica fortaleza a la que el abandono y el paso de los años ha recubierto de misterio, mito, solemnidad e inamovible belleza. La leyenda nos cuenta que la reina Kalavantin fue la homenajeada con la construcción de este lugar, que se alza sobre una meseta rocosa de difícil acceso. Su vertiginosa ascensión, con sus prolongados tramos verticales, dan cuenta de la dureza y osadía de quienes se atrevieron a soñar que allí habría un lugar para vivir. La propia roca fue el mejor material de construcción de un espacio que no tiene barandillas ni otro tipo de medidas de seguridad.

Angkor Wat (Camboya)

Angkor_Wat

En nuestros paseos por los lugares abandonados, no podía faltar una nueva visita a Camboya, el país que nos ha impresionado en tantas ocasiones. El Imperio Jemer fue la poderosa civilización que creció y dominó la región del sudeste asiático. Uno de los exponentes de su poder es lo que ahora conocemos como uno de los lugares abandonados más fascinantes del mundo. El templo de Angkor Wat, con su estructura piramidal en tres niveles, sus patios concéntricos, sus terrazas, lagos, templos menores… nos hablan de la grandiosidad de otros tiempos y, sobre todo, de cómo ese pasado sigue presente con una fuerte huella que impregna la memoria del hombre hasta el punto de venerar lo que, sin duda, son las ruinas de una época muy lejana.

Craco (Italia)

Craco0010

Si un edificio abandonado ya nos parece un lugar lleno de recovecos que queremos observar, imaginad ahora toda una ciudad, todo un pueblo que tuvo que ser abandonado por quienes vivieron allí dejando impresos sus recuerdos, sus amores, sus alegrías… La mala suerte se cebó con Craco, en la región de Matera: las guerras y los terremotos fueron más fuertes que una construcción que data del año 540 d.C, que fue perdiendo población hasta el definitivo corrimiento de tierras ocurrido en 1963. Todos los que vivían allí se fueron, dejando su hogar. Pero lo que sí ganó la comunidad internacional es un maravilloso lugar para pasear y evocar esa época medieval que nunca llegamos a vivir.

La pista de bobsleigh de Sarajevo

Sarajevo_Bobbahn_Olympia_84

Para terminar, nos acercamos a un lugar que no se construyó hace miles de años, sin tener consciencia de hacia dónde se encaminaría la vida de los hombres. Las construcciones humanas, su afán de posesión, nos llevan hasta curiosas encrucijadas como la que representa las magníficas instalaciones que se habilitaron para los Juegos Olímpicos de Invierno de 1984, que se disputaron en Sarajevo y que supusieron el primer escenario socialista de este tipo de eventos. Concebidas para que los ojos del mundo se fijaran en las competiciones deportivas más importantes, las construcciones no tardaron en sufrir los duros y crueles avatares de la guerra, que dieron paso a un mundo en el que la realización a través del deporte no tiene cabida. Pero hoy, tantos años después, espacios como la antigua pista de bobsleigh, se han integrado con la naturaleza del lugar, en la montaña Trebevic, y se han convertido en el inesperado y fantástico escenario de los paseos de miles de viajeros.

Imagen | Wikipedia, Luke H. Gordon

En Vive 0,0 | Seis destinos fuera de rutas turísticas para unas vacaciones inolvidables

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.